El abuelo 'gadirita' que renació de la tierra

Se cumplen 131 años desde el hallazgo del sarcófago masculino fenicio del Museo de Cádiz

Descubrimiento del sarcófago fenicio masculino en 1887.
Descubrimiento del sarcófago fenicio masculino en 1887.

Estamos de cumpleaños fenicio. No, no se trata de Cádiz. La ciudad sigue teniendo 3.000 años (o tres mil y pico). Hablamos del sarcófago antropoide masculino que fue descubierto tal día como hoy hace 131 años. Su hallazgo se produjo de manera casual, como consecuencia de unas obras realizadas en el lugar llamado "Punta de la Vaca", en 1887, para levantar el pabellón de la Exposición Marítima Nacional. El 10 de marzo aparecieron los dos primeros hipogeos de una serie de doce. Uno contenía un esqueleto de hombre junto con restos de armas de hierro y huesos de animales tallados, y el otro un esqueleto de mujer y algunas joyas de oro. Pero fue el 30 de mayo cuando apareció el tercer hipogeo, el más importante de todos por contener el sarcófago. Así lo han recordado desde los perfiles digitales.

https://twitter.com/MuseoCadiz/status/1001811876861366272

El Museo Arqueológico de Cádiz nació después de este descubrimiento, ya que el sarcófago fue su primera pieza. Después de ello se comenzó a profundizar en la historia de Gadir. Sorprende su estado de conservación, a pesar de datar del 400 a. C., la época púnica. Tiene una longitud de 2,19 metros y 81 centímetros de anchura. No hallaron mucho ajuar, pero alojaba los restos de una persona de clase alta o con algún tipo de cargo. Se compone de dos piezas de mármol, caja y una tapa que representa a un hombre con barbas, vistiendo túnica larga y sosteniendo una granada o manzana en una mano y una guirnalda de hojas y flores en la otra, que ya hoy no se conserva. Dentro se encontraba un esqueleto, algunos fragmentos de madera y cinco clavos de bronce, restos de la caja interior.

La Dama de Cádiz, la compañera que preside la sala junto a él bajo la visita de miles de turistas y visitantes, fue hallada casi un siglo más tarde, el 26 de septiembre de 1980, en el curso de unas obras de excavación destinadas a la colocación de cimientos para una nueva construcción en la gaditana calle de Ruiz de Alda. Después del descubrimiento del masculino, el arqueólogo Pelayo Quintero Atauri se obsesionó con la búsqueda del sarcófago femenino, sin llegar a localizarlo. Curiosamente, décadas más tarde de su muerte lo hallaron debajo de la que fuera su casa. Había vivido desde que llegara a Cádiz de su Uclés Cuenca natal.

Estos sarcófagos, según los estudios, procedían de Sidón, aunque existen teorías de que se realizaron en un taller local. Inspirados en las formas de enterramiento egipcias y ejecutados materialmente por artistas griegos, aportan señalados materiales de conocimiento de las costumbres vitales del pueblo fenicio, tanto en su centro físico de origen como a lo largo de la totalidad de su expansión mediterránea. El hecho de que tallas de esta envergadura fuesen realizadas a centenares de kilómetros del lugar donde fueron halladas habla por sí mismo tanto de los usos mantenidos por el pueblo fenicio como de la misma importancia adquirida por la ciudad de Cádiz como centro neurálgico de su presencia en el punto más occidental del continente.

El año pasado, al ser una cifra redonda, el Museo de Cádiz abrió un buzón, físico y virtual, para recoger todas las felicitaciones a nuestro antepasado fenicio. Además se leyeron algunas de esas cartas y notas de cariño que habían dejado los escolares y visitantes. En este año nos quedamos con esa cifra capicúa y esperamos una celebración mayor para los 132.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído