De El Portal a Puerto de Gáliz: los paseos de los hermanos García Lázaro recogidos en un libro

Los autores del conocido blog ‘En torno a Jerez’ editan un primer tomo en el que recogen 20 recorridos que van desde el mito del Guadalete a los “elíseos jerezanos prados” de Don Quijote: “Nos importa más el camino que el final, el paisaje rural es un escenario de la historia”

Los hermanos García Lázaro con su libro 'En torno a Jerez'. FOTO: MANU GARCÍA.
Los hermanos García Lázaro con su libro 'En torno a Jerez'. FOTO: MANU GARCÍA.

Fue a finales de 2008 cuando Agustín le propuso a José hacer una página web recogiendo algunas de sus incursiones e investigaciones por la campiña jerezana. "Pero ¿tú tienes los datos? Me hizo bajar al sótano y empezó a sacar papeles. Venga... vale", explica el mayor de los hermanos, que reconoce que 40 años "guardándolo todo" constituye "información privilegiada". Este par de maños llevan prácticamente toda su vida en Jerez, lugar al que vinieron tras destinar a su padre en la azucarera de Jédula. Mientras que Agustín García Lázaro (1958) se desempeñó como profesor en la enseñanza pública, José García Lázaro (1949) hizo lo propio de funcionario primero en la Hispalense, y luego en la Universidad de Cádiz. 

“Dudaba mucho de que funcionara”, dice a lavozdelsur.es José, que ha vivido muchos años junto a su hermano. En su sótano tiene una biblioteca de unos 7.000 ejemplares. "Hace poco escaneamos a Ecologistas en Acción un fondo de 400 carteles de temática ecologista... yo ya le dije a mis hijos que cuando me muera tiren todo a la basura", ríe. Con ese fondo documental la idea empezó a tomar forma y se configuró en una referencia en el año 2009, cuando empezaron a publicar regularmente En torno a Jerez. En muy poco tiempo sus artículos empezaron a circular por todos los lugares, potenciando su carácter divulgativo en las redes sociales.  

“Muchos de nuestros artículos han sido publicados en Jerez Información, Diario de Jerez y lavozdelsur.es”, afirma Agustín, que cree que aportan "un granito de arena" al rico patrimonio rural, parece que denostado y olvidado por gran parte de los gaditanos. "La impresión que tengo es que no se conoce mucho, pero que se quiere conocer", dice José. Agustín recuerda una frase que siempre le dicen: "Hay que ver la de cosas que encontráis en internet". Y él mismo se responde: "No, no, la de cosas que también vamos subiendo. El sótano de Charly —el cariñoso mote de su hermano — es enorme”. Ahora lo que también es enorme es el contenido sobre el entorno rural de Jerez que hay volcado en la red.  

Los hermanos García Lázaro durante el encuentro con lavozdelsur.es. FOTO: MANU GARCÍA.

“Un día como hoy que hace levante y mucho calor no sales, pero al año no hay menos de 200 días que no nos demos un paseo” dice Agustín, que destaca la costumbre “muy del norte” de tomar café después de comer. “Es lo que dice mi hermano. No es como aquí, que se toma a la tarde. Ese café nuestro es un motivo para dar un paseo, te lo tomas en El Chaparrito, en San José del Valle o en Puerto de Gáliz”, añade. Allí, en la cumbre del término municipal de Jerez, lindando con Cortes de la Frontera y la provincia de Málaga, la venta homónima tiene enmarcados algunos artículos suyos, como uno de La Sauceda.  

“Somos paseantes curiosos, desde que comencé como maestro a finales de los 70 ya salía de paseo con mis alumnos y hacía publicaciones con la UCA sobre el aprovechamiento del entorno”, explica. Esa afición y esa vocación profesional se fue incrementando en el tiempo con lecturas e investigaciones de archivo. Ahora son las academias las que acuden a ellos para complementar y ayudarse en sus trabajos. Hace poco fue la Universidad Autónoma de Madrid a colación de un artículo sobre la introducción de las truchas en los ríos europeos, en otra ocasión fue la Universidad de Valenciacon motivo del deterioro de Torremelgarejo y un estudio sobre el patrimonio amenazado. "Es un ejemplo de la proyección que tiene esto que hacemos", dice el profesor, orgulloso del trabajo divulgativo. 

Agustín y José García Lázaro, durante la entrevista. FOTO: MANU GARCÍA

El libro, que recoge 20 paisajes con historias en torno a Jerez, ha sido revisado y actualizado con motivo de su publicación por Ediciones Remedios, vinculada a la librería El Laberinto. “Manolo (Romero Bejarano) nos dijo que había bastante gente que le preguntaba si teníamos algo publicado... nos ha ido convenciendo y después de un tiempo hemos decidido dar el paso”, explica Agustín. La idea de este primer libro —si el experimento funciona pretenden continuar para hacer una colección—, consiste básicamente en recoger lugares con referencias temporales e históricas. “Cuando vas por un sitio te das cuenta de que el paisaje es el escenario de la historia. Al hacer una excursión hay gente que quiere llegar cuanto antes al cerro, no lo entendemos... a nosotros nos importa más el camino que el final”, cuenta el docente, que insiste en la humanización del entorno. “Me dice más un entorno rural que un bosque puro y duro. Un paisaje de Finlandia es un paisaje anodino, monótono... donde el hombre ha metido mano nos gusta más, hay una fuente, los restos de un castillo, un paisaje antropizado”, dice. 

En esa línea y pese al valor que esconde la campiña jerezana, lamentan su dejadez, que va desde el plano social al patrimonial: “Está abandonado... de Despeñaperros para arriba cualquier pozo, cualquier abrevadero, cualquier noria se conservan, e incluso algunos están señalizados y musealizados. Sin embargo, la visión sigue la contraria. “Se organizan excursiones para que los vecinos de Torrecera visiten la Catedral pero no para que los jerezanos visiten la Torre de Cera”, dice Agustín, que incide además en el plano turístico. “Imagina ir a la bodega Entrechuelos, subir 200 metros a la torre, que alguien te interprete el mensaje con todas las torres y almenaras y luego subir al Cerro de la Harina y ver la colonización del Guadalete entera”, propone. Un valor añadido en el que todavía no han incidido las administraciones. “No tenemos las ruinas de Pompeya pero lo que tenemos hay que ponerlo en valor”, dice el docente. Su hermano José le interrumpe: “Pompeya no, pero ruinas sí, muchas”, ironiza. 

Cuando van a tomarse el llamado café de sobremesa, los hermanos García Lázaro se paran en lugares como la A-381 de Arcos a la altura de La Peñuela y echan un vistazo a su alrededor: “Aquí estuvo Riego y paró con sus tropas el segundo día tras su asonada. Aquí también se descubrió el sarcófago visigodo mejor conservado de Andalucía. Pero por aquí también pasaron los franceses”. Hasta en el Bar-Kiosco del Retiro, Agustín y José tienen recursos: “Si queréis recortes del parque del Retiro te llevo a la caja correspondiente", bromea Agustín. En el libro del Retiro nada, pero de la azucarera de El Portal, del mito del Guadalete, el llamado río del olvido, de los “elíseos jerezanos prados” que describe Miguel de Cervantes en referencia a los caballeros jerezanos, o de la Sidueña del Padre Luis Coloma, todo.  Así hasta Puerto de Gáliz. El granito de arena de los hermanos García Lázaro se hace una playa más allá de las orillas del lago Ligustino. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído