el_circulo_2
el_circulo_2

EL CÍRCULO (The Circle, Estados Unidos, 2017, 110 min.); director: James Ponsoldt; guión: Dave Eggers y James Ponsoldt (sobre la novela de Dave Eggers); fotografía: Matthew Libatique. Música: Danny Elfman; reparto: Emma Watson, Tom Hanks, John Boyega, Karen Gillan, Ellar Coltrane

La fábula y el cuento clásico tenían un carácter didáctico, advertían a los niños de los peligros de la vida; ésta podía ser oscura como un bosque lleno de alimañas. No era conveniente complicar mucho trama o personajes, al fin y al cabo la claridad del mensaje y su moraleja correspondiente eran lo importante.

El Círculo es una fábula ejemplarizante, una advertencia a niños y jóvenes de lo peligroso que es adentrarse en la espesura de las redes sociales, una interconexión que es a la vez contacto y exposición.

Dave Eggers, autor de la novela homónima, ha colaborado con su director, James Ponsoldt, en la elaboración de un guión, probablemente fiel al original literario, pero que adolece de linealidad y simpleza. Es esquemática como la fábula: el zorro siempre es astuto, el lobo taimado, y la hormiga laboriosa. El lector-espectador joven debe identificar al primer vistazo al villano y acompañar a la candorosa niña en su aprendizaje.

Emma Watson es una actriz limitada, llena de tics que resultan familiares al público aficionado a la saga Potter y es posible que en su elección para el papel de Mae Holland (joven seducida por un gurú de la tecnología que le promete un mundo sin mentiras ni secretos) haya influido precisamente esa identificación con la sabionda y algo repelente Hermione.

Para el lobo feroz se requería alguien con más matices, alguien capaz de usar las palabras para transmitir confianza y al mismo tiempo mantener ocultos los colmillos. Tom Hanks no parece el más adecuado; se le asocia con la honestidad y la mirada clara. En El Círculo hace lo que puede en el papel de Eamon Bailey, el magnate fundador de una secta basada en el culto a la tecnología, que promete una utopía basada en la transparencia, en la falta de secretos. Sus intervenciones a lo Steve Jobs, taza en la mano y ropa informal, resultan casi paródicas.Como thriller amable sobre nuestra propensión al voyeurismo El Círculo no está a la altura del Show de Truman; como distopía futurista sobre la falta de privacidad, la manipulación y control paternalista del Gran Hermano (orwelliano), resulta infantil.

El Círculo es una película plana en desarrollo argumental, sacrifica la profundidad de personajes en favor del didacticismo, evita la violencia física y verbal para subrayar los aspectos reconfortantes de la interconexión digital, el caramelo del hombre del saco. El uso de la presentación oral —la charla del gurú— frente a una audiencia entregada como nueva forma de charlatanería, resulta reiterativo. Parece que lo más importante de la historia ocurre durante esas charlas aderezadas de powerpoints.

A la producción de El Círculo hay que reconocerle un buen diseño visual; la sobreposición de mensajes de whatsap a las imágenes evoca la imposibilidad actual de concentración ante tanto estímulo, la ausencia de silencio y la alerta permanente por si suena el móvil.

Recurrir a un mensaje ejemplarizante no es en absoluto criticable, pero conviene que la fábula además de moraleja cuide su lado narrativo. Conviene contar una historia credible, emocionante y a ser posible reflejar la complejidad y ambivalencia del mundo. Puede que El Círculo disuada a alguien de mostrar su vida en la plaza pública, pero como producto cinematográfico es tan inofensivo como insustancial.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído