Dos horas de directo con sus grandes éxitos en el cierre del Tío Pepe Festival.

Miguel Bosé ha clausurado el lunes 14 de agosto, ante un abarrotado Patio de la Tonelería de González Byass, el IV Tío Pepe Festival con un espectacular directo con el que ha celebrado 40 años sobre los escenarios. Con las casi 2.000 localidades vendidas desde hace ya un par de meses, el artista ha repasado durante algo más de dos horas todos sus grandes éxitos para delirio de sus incondicionales, llegados hasta Jerez desde numerosos puntos de la geografía nacional e internacional. A lo largo de un concierto trepidante y sin descanso, Bosé ha vuelto a demostrar ser todo un showman a través de muchos de sus himnos, mediante una comunicación constante con su público y gracias a una increíble puesta en escena plagada de efectos audiovisuales. 

Ovacionado en numerosas ocasiones, el público no ha podido más que ponerse en pie, bailar al son que ha impuesto el madrileño y aplaudirle con palmas por bulerías para rogarle que no se marchara del escenario. El cantante ha respondido con generosos bises en los que Bandido, Hacer por hacer y Te amaré han terminado por provocar la comunión total en las bodegas. “Ha sido una noche que nunca olvidaré”, ha llegado a señalar tras diez minutos de aplausos a la finalización del concierto que ha ofrecido en el IV Tío Pepe Festival.
Antes de eso, Miguel Bosé ha repasado los éxitos fundamentales de su carrera, cuatro décadas de trayectoria artística en las que, curiosamente y como él mismo ha señalado, nunca antes había actuado en vivo y en directo en Jerez. Sereno, Duende, y Nena han servido para romper el hielo ante el auditorio y, casi sin solución de continuidad, ha ido hilando composiciones que, de una manera o de otra, han marcado su carrera, como Mirarte, Este mundo va, Si tú no vuelves y Gulliver. La actuación, que forma parte de su gira Estaré —nombre de una canción que dedica a sus hijos y que también ha interpretado con una calurosa acogida del público—, ha dejado numerosos momentos para el recuerdo y un gran sabor de boca entre los numerosos espectadores que han acudido a esta última propuesta musical de un evento que combina cultura, vino, gastronomía y tradición.

Respaldado por un ramillete de grandes músicos y con un par de segundas voces femeninas que, prácticamente, han conformado una coreografía continua en torno a este grande del pop español de todos los tiempos, Bosé ha hecho las delicias de sus incondicionales con hits como No hay ni un corazón, Morena mía y Como un lobo. Sin embargo, mención aparte merece el medley en el que, como en una especie de máquina del tiempo, ha destapado las esencias que impregnaron a muchas generaciones. Ahí han sonado algunos de los temas más populares de su primera época: Morir de amor, Superman, Diablo y La chula

Después del concierto, el IV Tío Pepe Festival ha continuado con la cuarta y última de Las Cenas de las Estrellas, en la que el chef Mario Sandoval, del restaurante Coque y que cuenta con dos estrellas Michelin, ha ofrecido una degustación de varios platos y un maridaje especialmente seleccionado con los vinos más exclusivos de González Byass. El evento ha continuado en la zona Tío Pepe Festival Club, un espacio singular en el corazón de las bodegas jerezanas donde también se han podido degustar diferentes tapas selectas, copas y cócteles, y disfrutar con música en directo.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído