javierfergo_xxespacios_13_1.jpg
javierfergo_xxespacios_13_1.jpg

Una guía práctica para exprimir los 16 días que dura el maratón de baile flamenco y danza española más prestigioso del mundo: qué ver, qué comer, dónde alojarse, cómo vivir el 'trasnoche'...

Quizás seas venezolana, chilena, italiana, francés, rusa, japonesa y, aunque llevas viniendo al Festival de Jerez muchos años no conoces aún todos sus secretos. O probablemente seas de San Sebastián, o de Barcelona... incluso, qué sé yo, jerezano. Da igual, tanto si eres de fuera o de casa, como si eres cursillista, mero aficionado o curtido flamencólogo, prepárate para vivir (o revivir) una experiencia única e inigualable. Para experimentar todo lo que ofrece la muestra de baile flamenco y danza española más importante del mundo, aquí va una lista de pistas y consejos para no perderte nada durante los 16 días en los que la capital del sherry se transforma en la meca del flamenco, arte patrimonio de la Humanidad del que es una de sus cunas. Hay tanta oferta de espectáculos que casi es imposible verlos todos —hay quien asegura que ha podido y sigue vivo— pero es que, aparte de los escenarios del Festival, hay incontables actividades públicas o privadas para llevarse el mejor souvenir posible: la experiencia de unas semanas únicas. 

Transporte y alojamiento

Uno de los encantos de la muestra es que todo pasa en un radio de acción muy reducido: el centro histórico de Jerez. Todo el mundo celebra que el desarrollo del certamen ocurra año tras año en un espacio "muy recogido". Sin necesidad de transporte se puede ir caminando desde sus puntos más alejados —de Sala Paúl a Los Apóstoles de González Byass; del Palacio de Pemartín a Villamarta—, por lo que moverse entre los puntos de interés es muy fácil. El alojamiento no suele ser tampoco inconveniente y si los hoteles están a rebosar siempre hay opciones en casas particulares y alojamientos vacacionales que, aunque suelen subir un poco el precio en estas fechas, no son disparatados. Desayunar, almorzar y cenar depende lógicamente del presupuesto para el viaje de cada cual pero hay múltiples opciones para no pasar hambre y tener un buen recuerdo enogastronómico de la ciudad.

Buen comer y buen beber

Dos de las paradas obligadas, especialmente en los momentos previos de los espectáculos que suceden en el escenario principal del Festival, el Teatro Villamarta, suelen ser el tabanco El Pasaje y el bar La Manzanilla, junto al edificio de Correos aledaño a la plaza Romero Martínez. En el primero, el palo cortado marida a la perfección con el papelón de queso y la mojama con almendras. Un buen aperitivo con flamenco en directo en un ambiente añejo y auténtico a más no poder. No en vano, es el tabanco más antiguo de la ciudad. En la Manzanilla suelen contar, además de con unos chicharrones excepcionales, con una plancha mirando a la calle que estos días se pone a rebosar de pinchitos de cerdo y cordero a módico precio. En el centro no suelen fallar para comer el Mesón del Asador (tapas en la barra), el tabanco Cruz Vieja, y los restaurantes Albores y la Cruz Blanca, algunos de los más concurridos por su calidad-precio en estos 16 días de maratón flamenca. 

Zapatos, complementos y moda flamenca

Si eres cursillista o artista y necesitas zapatos, complementos o moda flamenca, el centro cuenta con dos tiendas especializadas que en estas fechas suelen atestarse de clientes venidos de todo el mundo. En la calle Santa María se encuentra Tamara, una de las preferidas de quienes nos visitan estos días. Adentrándonos en intramuros, en la calle Tornería, está el pequeño y coqueto estudio de Fátima Canca, otra de las veteranas de una muestra que lo mismo viste espectáculos que atiende a clientela que pasa estos días por la muestra jerezana. Aparte de calzado para bailaores y bailaoras profesionales, uno de los elementos más vendidos por Flamenco Fátima Canca es una tarima plegable y portátil para zapatear en cualquier lugar. El accesorio perfecto para quienes estén adentrándose (o incluso cuentan con un nivel más avanzado) en el mundo del baile flamenco. En la zona también hay tiendas especializadas en instrumentos musicales. Abrines, en calle Larga, es una opción, con un gran surtido en un comercio tradicional con mucha historia. En la calle Rosario, frente al Conservatorio Joaquín Villatoro, se encuentra también Prieto Música, que vende cajones flamencos y una enorme variedad de guitarras.

Los mejores maestros de baile en el centro de Jerez

El Festival de Jerez tiene una vertiente eminentemente formativa. Son las cursillistas quienes realmente mantienen viva la llama de la muestra tras más de 20 años y, aparte de la oferta de cursos oficiales, hay multitud de cursos en academias privadas por toda la ciudad. En horario de mañana, mediodía y tarde, el Festival oferta plazas con maestros como Angelita Gómez, Javier Latorre, Rafaela Carrasco, María del Mar Moreno, Mercedes Ruiz... Aún quedan algunas plazas disponibles para aprender la técnica y estilo del baile por seguiriyas, por tangos, del Clásico español, o una introducción al baile por bulerías. Estos cursos exigen cierto nivel aunque algunos sean más básicos. En cambio, hay academias para empezar de cero o para montar pasos de baile con grandes especialistas como La Lupi, Concha Jareño y La Truco. Estas maestras pasarán hasta el 10 de marzo por la academia de La Chiqui, una veterana maestra jerezana que tiene su estudio en la calle Empedrada del barrio de San Miguel.
 

Universo formativo: de cómo tocar las castañuelas o el bajo flamenco

De unos años a esta parte, el Festival ya no solo enseña baile flamenco o danza española. Alrededor de la muestra han brotado otras iniciativas formativas en forma de talleres que ayudan a adentrarse en otras disciplinas artísticas o a conocer mejor la intrahistoria flamenca. Gala Vivancos ofrece un taller de castañuelas flamencas; Perico Navarro, otro de percusión; y son ya famosos los de David el Gamba y Jerónimo Utrilla dedicados al compás y a las palmas flamencas. Ricardo Piñero ofrece un taller centrado en el bajo, mientras que Ezequiel Benítez y Pepe del Morao ofrecen cursos superiores de cante y toque flamenco, respectivamente. El especialista Juan Vergillos ofrece, en el Centro Andaluz de Documentación Flamenca (CADF) —plaza San Juan—, el seminario Historia del baile flamenco, donde descubre el origen del flamenco y las claves de los grandes bailaores y etapas de la historia de este arte. Una oportunidad para conocer mucho más en profundidad la teoría de este género fascinante. 

El flamenco se sube por las paredes

En estos días de Festival también hay que sacar tiempo para ver algunas de sus muchas propuestas expositivas. Una de ellas, que se prolongará hasta mayo, es la que el Centro Andaluz de Documentación de Flamenco (CADF) dedica a la maestra del baile jerezana Angelita Gómez. Aparte de que ya de por sí es una parada obligatoria pasar por el Palacio de Pemartín, el mayor centro documental de flamenco del mundo, merece la pena revisar la vida y obra de esta artista en Angelita, baile y magisterio. También hay que acudir a los Claustros para disfrutar de los retratos de Paco Sánchez y su muestra Bailaoras. El tabanco Cruz Vieja también exhibe una muestra fotográfica de Pepe Salas bajo el título de Miradas flamencas y seguro que más de uno se topará, por sorpresa, con alguna que otra exposición inesperada en algunos de los muchos rincones más conocidos y populares del certamen.

El cartel oficial: casi 40 espectáculos de máximo nivel

Casi 40 espectáculos repartidos por cuatro escenarios (Villamarta, La Compañía, bodega Los Apóstoles y Sala Paúl) conforman el cartel oficial del 21 Festival de Jerez. Si es posible, el aficionado o el amante del flamenco y la danza debe pisar los cuatro. Como partimos de que verlo todo es casi imposible, hay imprescindibles que no deben perderse en cada uno de ellos. El coliseo jerezano volverá a combinar estrenos con propuestas que ya acumulan cierto rodaje pero que hay que ver. Igualmente, no solo se abrirá a estrellas y artistas consagrados, sino que también vuelve a dar oportunidad a que bailaores emergentes suban a su escenario sus creaciones. El debú de Estévez y Paños al frente del Ballet Flamenco de Andalucía, con la obra Aquel Silverio..., viene rodeado de gran de expectación, por lo que, si hay entradas, no hay que dudarlo. Otros de los espectáculos clave que pasarán por Villamarta ene esta edición serán los de Rocío Molina, Caída del cielo; María Pagés, Óyeme con los ojos; y Pastora Galván, que presenta Mírame. Algunas de las estrellas incipientes que desfilarán por el principal escenario de la muestra serán David Coria, con El encuentro; y Patricia Guerro, con Catedral. 
Al apartado de los pequeños formatos se dedica la sala La Compañía, una antigua iglesia reconvertida en teatro, en el que podrá verse un nuevo trabajo de Marco Flores, Tránsito, o el estreno de un espectáculo de la cantaora jerezana Melchora Ortega, que presenta a La Memole y su combo flamenco con la obra Por los pelos. En este caso, tendrá como invitados de lujo a la bailaora Isabel Bayón y al cantaor David Lagos. A mediodía del sábado 4 de marzo, dará que hablar Lola, una creación de Rafaela Carrasco que presentará, en un horario inusual en la muestra, un trabajo dedicado a Lola Flores, en el marco de la bodega González Byass. El cante desenchufado volverá a ocupar los salones señoriales del Palacio de Villavicencio en el Alcázar. Una cita básica en esta muestra de cante en la distancia más corta es la de José de los Camarones y Antonio Agujeta. Aquí hay que andarse rápido porque las entradas vuelan. Y cómo no solo de baile vive el Festival, el cante rancio y las voces más líricas también tendrán mucho protagonismo. Esenciales serán los directos de Mayte Martín y Carmen Linares en González Byass, dos de las gargantas más importantes del flamenco contemporáneo, pero también el recital que ofrecerá Antonio Malena en La Compañía, donde contará con la participación especial de María del Mar Moreno.

El día de Andalucía, 28 de febrero, Los Apóstoles albergarán el estreno de un espectáculo flamenco dedicado al escritor jerezano nonagenario José Manuel Cabellero Bonald. El ramillete de artistas que subirá a las tablas de este escenario con duende es impresionante: Manuel Moneo, Paco Cepero, Alfredo y David Lagos, Sordera y La Macanita, entre otros. Por último, la muestra también da sitio a la guitarra solista y a otras propuestas y proyectos artísticos que se mueven en los márgenes del flamenco. En el primer caso, no hay que perderse el recital de guitarra de Manuel Valencia, Giraldillo en la Bienal de Sevilla, o el espectacular directo de Ultra High Flamenco, que contará con la bailaora Rosario Toledo como invitada. En cualquier caso, estas son solo algunas de las propuestas entre una multitudinaria oferta en la que siempre hay sorpresas y trabajos que, a priori, pueden pasar desapercibidos y que, a la postre, se convierten en grandes revelaciones en los 16 días de Festival. 

Las peñas flamencas: viaje al origen

El flamenco no es ni mucho menos (solo) cosa de grandes escenarios. La mejor forma de vivir un intenso momento flamenco es dejarse caer por alguna de las peñas de la ciudad. El ciclo De peña en peña, un clásico del Festival, vuelve revitalizado y apostando abiertamente por buscar otros horarios más factibles para quienes nos visitan. Durante años se pisaba con otras actuaciones del cartel oficial de la muestra o, directamente, suponía un enorme esfuerzo para las cursillistas desplazarse a la una de madrugada a escuchar buen cante de jóvenes valores o artistas menos conocidos para el gran público. En esta edición, el ciclo pasa a la hora del almuerzo y, además, estará maridado por la degustación de platos típicos de la suculenta gastronomía jerezana. Comer una buena berza y escuchar flamenco tradicional (con entrada gratuita) puede ser uno de los mejores recuerdos del paso por la muestra, por lo que hay que aprovechar la oportunidad que brinda un ciclo organizado por la Federación de Peñas Flamencas de la ciudad. La Bulería (calle Empedrada), la Buena Gente (Barranco), Chacón (Salas) o Tío José de Paula (calle Merced) son algunos de estos santuarios flamencos que, solo por curiosear sus paredes, ya merecen la pena ser visitados. En este viaje al origen, donde nace la afición y por donde han pasado muchas de las grandes figuras de hoy, es una inmersión más que recomendable para experimentar o repetir año tras año. 

El 'OFF Festival', la muestra flamenca alternativa

Más allá de la programación oficial del 21 Festival de Jerez, por si fuera poco, hay otras propuestas privadas que prácticamente durante estos días concentran una oferta, más modesta si se quiere, cargada de recitales y actuaciones desde las siete de la tarde y hasta la medianoche. Es el caso de La Guarida del Ángel, que lleva ya una década protagonizando el llamado OFF Festival. En su cartel de esta edición, dedicada a Paco Cepero por su 75 cumpleaños, sobresalen nombres como los de Juana la del Pipa, Dolores Agujetas, Luis el Zambo, Capullo, Juan Diego Mateos y el propio Cepero, que ofrecerá un recital junto a otros maestros del toque jerezano como José Luis Balao. En tabancos y otros locales de la ciudad también puede disfrutarse de una amplia oferta de actuaciones gratuitas de nuevos valores del género. 

El trasnoche: solo para 'jartibles'

Si los mediodías del Consejo Regulador, en el arranque de la avenida Álvaro Domecq, sirven para conocer de cerca a los artistas e intercambiar impresiones del día anterior —suelen ser a la una del mediodía y sirven para presentar los espectáculos oficiales del día siguiente—, los trasnoches son una oportunidad para hacer balance del día con una copa y disfrutar pacientemente de esa magia que provoca que, en cualquier instante, pueda encenderse la mecha y recordar una pataíta o un cante memorable. Aunque estos días son frenéticos y el cuerpo difíciltemente resiste tanto aluvión, merece la pena el esfuerzo por sumarse alguna madrugada al trasnoche del Festival. Tradicionalmente estuvo enclavado en El Colmao aunque cada año aparecen nuevos establecimientos donde especialistas, aficionados y artistas se reúnen para pasar un rato agradable que, en ocasiones, se prolonga "hasta que viene el lechero". Inolvidable es recordar a artistas como Miguel Poveda, Capullo, El Torta, Sara Baras, José Valencia o David Lagos arrancarse en alguno de estos trasnoches solo aptos para los llamados jartibles del Festival de Jerez. Esto es, aficionados hechos de otra pasta, capaces de aguantar lo que les echen con tal de encontrar ese enigma que denominan duende. Hay quien jura que alguna vez se ha topado frente por frente con él y que ya no vuelve a ser el mismo. Sobre todo, cuando le suena el despertador a las ocho de la mañana del día siguiente. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído