La trastienda de una cofradía: "El mayordomo no es la fregona de la hermandad"

José Antonio Faiguel, mayordomo de La Amargura, no se atreve a vaticinar cómo será la Semana Santa: "Veo de todo: gente con muchas ganas y a otra con pasotismo"

El mayordomo José Antonio Faiguel revisando los varales del palio de la Amargura.
El mayordomo José Antonio Faiguel revisando los varales del palio de la Amargura. ESTEBAN

Criado en La Amargura

José Antonio Faiguel Bello, diez años como mayordomo de la Hermandad de la Amargura en diferentes mandatos y hermano desde que nació. Cuenta 54 años de edad, es profesional de artes gráficas. Cofrade amargurista con una importante ascendencia familiar en la hermandad, prácticamente desde la fundación de la cofradía. Su misión es complicada y de mucha labor. Pero los años y la experiencia le han enseñado que la mayordomía debe ser un trabajo de equipo en el que todos aporten no solo trabajo sino también ideas. Fue costalero desde que pudo entrar bajo el palio de La Amargura; ya fuera de las trabajaderas, disfruta de su cofradía en cualquier rincón y en cualquier momento, aunque confiesa que el instante en el que de verdad se relaja es cuando se recoge la hermandad.

¿Asumir la  mayordomía es algo vocacional?

Te tiene que gustar, evidentemente. Esa pregunta, para mi, tiene una forma de contestarla: soy mayordomo solo de La Amargura. Es decir, que si estuviera en otra hermandad o me lo propusieran en otra cofradía no me apetecería serlo. Soy de la mía, en la que he nacido.

Perchero con túnicas de nazarenos preparadas para ser retiradas.    ESTEBAN
Túnicas de nazarenos listas para ser retiradas.   ESTEBAN

Todo lo que toque que sepa a Amargura es lo que le motiva.

Es donde me he criado. Ves fotos de los que habemos en el grupo y observas que somos los mismos conforme van pasando los años; desde chavales hasta peinar canas limpiando respiraderos, montados en los pasos…

¿El mayordomo es el cargo más sacrificado para el que lo ostenta?

Creo que sí. Todo pasa por el mayordomo. No hay nada que pase  en la cofradía que no tenga que entrar la mayordomía. Cualquier cosa que s haga en un paso, las túnicas, los cultos…, donde yo me escaqueo más es en la feria en el sentido de la organización pero como hermano también trabajo en el montaje.

"En la hermandad casi todo pasa por la mayordomía; asume  mucho trabajo"

¿Cómo se define como mayordomo?

Me defino dentro del clasicismo de la hermandad. Intento seguir alinea marcada por la cofradía desde hace muchos años y esa línea es la que te han dado los años, lo que has aprendido aquí. Eso no quita que en algún momento haya que innovar.

¿Qué le satisface más, el palio o el misterio?

Los dos por igual pero sí es verdad que al misterio me dedico menos porque tiene su grupo de montaje establecido. Estoy más dedicado al palio. La Virgen te da otra alegría y al Señor lo tengo como algo más serio en todo lo que le rodea en cultos y salida procesional por ejemplo.

El mayordomo señalando el nuevo dorado del canasto del paso.    ESTEBAN
El mayordomo señalando el nuevo dorado del canasto del paso.    ESTEBAN

¿El mayordomo es la ‘fregona’ de la hermandad?

No. No me considero la fregona de la hermandad sobre todo porque aquí hay un buen grupo de personas. Un mayordomo solo tiene que ser horrible. Este cargo lleva implícito muchísimo trabajo que se alivia si tiene tu grupo de gente. Lo que sí intento es llegar con el primero e irme con el último que se va.  Estoy muy arropado. Además tenemos al grupo de los niños que son los jubilados de la hermandad que como tienen más tiempo echan una mano más generosa.

¿El mayordomo debe ser severo en el mando, como un capataz?

No se puede ser severo. Las personas necesitan sentirse útiles; no puedes desoír sus ideas o aportaciones. Todos suman a la hora de planear los trabajos como besapies, besamanos, cultos…Me considero más propicio a la participación.

" No se puede ser severo, las personas necesitan sentirse útiles"

 

La mayordomía, ¿suele ser el espacio que más llama la atención en cuanto a la participación de hermanos?

No solo es mi responsabilidad. Esta de todos en la hermandad fomentar la presencia y participación de los hermanos. Todos tratamos implicar al mayor número de hermanos. No olvidemos que hay otras aéreas como la secretaría y la tesorería que precisan de mucha atención. Son dos pilares fundaméntale para el funcionamiento de la hermandad.

¿En la salida procesional dónde le gusta estar?

He sido costalero del palio desde la primera cuadrilla del palio; antes salí de dalmática y después de nazareno; pero te confieso que lo que de verdad me gustaría e Sri como el director de cofradía ‘ suelto’; vamos, sin serlo. En pocas palabras ir a mi aire.

¿Sigue echando de menos la trabajadera?

Cuando te acostumbras tras tantos años a ir debajo, luego te cuesta. Primero por comodidad y te lo digo así. Lo más pesado en la cofradía es ser nazareno y no costalero.

"Lo más pesado en la cofradía es salir de nazareno y no de costalero"

Cuando peine más canas, ¿cómo le gustaría ver a su hermandad?

Así de pronto, ver terminado el dorado del misterio, y después dedicarnos al palio. Una delas tareas pendiente ese manto, aunque se le hizo una lim pieza y unos arreglos para reforzarlo. Pero lo que le hacer falta es un pasado completo porque el terciopelo está muy estropeado.

¿Es de los que piensa que el color turquesa de las caídas y techo hay que cambiarlo?

Con ese palio nos hemos criado. Es un sello de identidad que no habría que cambiarlo. Y si se hiciera, porque llegarás día que haya que renovarlo para mantenerlo, habría que dejarle algo del color que tiene. De todas formas ahora ni lo hemos planteado. No hace falta.

El entrevistado dando un repaso a los candelabros de cola del palio.    ESTEBAN
El entrevistado dando un repaso a los candelabros de cola del palio.    ESTEBAN

¿Tres años sin salir se hace muy cuesta arriba?

Se hace cuesta arriba pero ha sido peor en cuestión de trabajo los años sin salir por la pandemia. Ha sido mucho follón todos: monta las veneraciones, cumbia las cosas de sitio, las fechas, epatar atento los mandatos sanitarios en cada momento. Ha sido más lioso esa anormalidad que la normalidad porque todo está programado desde los montajes hasta el final. Pero sí, estamos deseando ponernos en la calle. Ten en cuenta que esta junta de gobierno no lo ha hecho todavía excepto cuando nos volvimos en 2019 por la lluvia cuando apenas habíamos avanzado por la calle Medina. Hay ganas, esperemos que no llueva.

"La gente se ha acomodado a pasar de las cofradías después de estos años. Hay que volver a ilusionar"

¿Hay un efecto negativo por ese tiempo en blanco?

La gente se ha acomodado a pasar de las cofradías. Hay que volver ilusionar y darle lo suyo. No me atrevo a vaticinar cómo será esta Semana Santa. Veo de todo: gente con muchas ganas y a otra con el pasotismo de los tres años. Público en la calle seguro que habrá.

¿Qué momento espera con más ganas del Miércoles Santo?

Si te digo la verdad, el momento de la recogida (risas). Ahora en serio, no tengo ni un momento ni un lugar en concreto; estos me surgen conforme voy andando y vivo un instante que me hace recordar algo pero no en ningún sitio especial.

Sobre el autor:

KIKO ABUINA 1

Kiko Abuín

Periodista.

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído