Paco Yesa, 42 años de capataz, volverá a disfrutar de la Semana Santa: "Me he sentido muy maltratado"

El jerezano, a sus 67 años, se siente 'resucitado' al ser designado como capataz de La Candelaria: "Me quitará las fobias que tengo y me devolverá la ilusión"

El capataz ante una de las puertas de San Miguel, desde donde volverá a sacar al Santo Crucifijo, tras la entrevista con lavozdelsur.es.
El capataz ante una de las puertas de San Miguel, desde donde volverá a sacar al Santo Crucifijo, tras la entrevista con lavozdelsur.es. ESTEBAN

Experiencia y sabiduría

Francisco Yesa a sus 67 años de edad, de los que 42 ha ejercido como capataz, vuelve esta Semana Santa ante un llamador de un paso de palio. Lo hará en La Candelaria. No oculta que esa responsabilidad le devuelve una ilusión que había perdido tras ser cesado de los palios de La Amargura, 29 años, y del Valle, otros 29 años. Ha bebido de Sevilla todo lo que sabe en los llamadores. Los míticos capataces sevillanos Bejarano y Borrero son sus principales referentes; de ellos aprendió las formas, estilo y mucha técnica. Ha mandado en otros pasos como La Esperanza de Sanlúcar, donde comenzó en esto; sigue en el Santo Crucifijo de la Salud. Pese a que lleva 40 años viviendo en la capital hispalense, frente a la Hermandad de San Benito, no es hermano de ninguna hermandad de allí. Sí lo es del Santo Crucifijo, Cristo de la Expiración, del Nazareno y de la sanluqueña de La Esperanza. Ahora jubilado, ha sido director financiero en los hoteles Los Lebreros y Colón de Sevilla.

Yesa ante uno de los paneles de la exposición de planetas de la Plaza del Arenal.   ESTEBAN
Yesa ante uno de los paneles de la exposición de planetas de la Plaza del Arenal.   ESTEBAN

¿Los capataces veteranos estáis hoy arrinconados?

Desgraciadamente no solo los capataces veteranos, algo inexplicable porque quitan a una persona con 40 años de experiencia y ponen a un chaval con experiencia cero. Como decía Churchill, construir es una labor lenta de años; destruir es el acto irreflexivo de un solo día. Eso es así y eso es lo que ocurre en muchas ocasiones. Se quita algo que funciona bien para poner algo que ni siquiera se sabe cómo va a funcionar. Esto no sucede solo con los capataces, también con los hermanos mayores, las juntas de gobierno…El mayor patrimonio inmaterial que tiene una hermandad son sus mayores, los que atesoran la experiencia y por ende la sabiduría; se prescinde de ellos totalmente para meter a gente con otras ideas, sin saber el terreno que pisan; se mete la pata muchas veces incluso a la hora de expresar opiniones en gente que está representando a una hermandad, que deben vigilar su buen nombre. Esto se obvia y se deja a la institución a la altura del betún.

¿Aún le duele su salida y el cómo se hizo de sus pasos icónicos, Amargura y Valle?

Me han tratado muy mal en ambas hermandades. Me he sentido muy maltratado; no se puede usar peor a una persona. No tiene explicación, siempre he sido una persona de hermandad. Los intereses de la cofradía siempre han ido por delante de los míos propios. He sido y soy una persona que ha colaborado en todo lo que se me ha pedido e incluso me he adelantado a las necesidades.Sin embargo hay otra gente que han tenido más suerte, nunca han hecho nada por la hermandad y ahí están. Se les ha dado el sitio mejor que a mí pese que esos mismos han tenido épocas en las que han despotricado de la cofradía. Hay cosas que no se entienden; es inexplicable.

"He sido maltratado en Amargura y Cristo. No se puede tratar peor a una persona" 

Con un gesto alegre, posando en la calle San Miguel.   ESTEBAN
Con un gesto alegre, posando en la calle San Miguel.   ESTEBAN

¿Vale hoy más un capataz por la gente de abajo que aporta sobre otros valores?

El tener gente es un valor añadido, pero no considero que deba ser el principal activo de un capataz. Es lógico que se busque un capataz que aporte costaleros en las cofradías que andan escasas de ellos. Nunca he sido de comprometer a la gente que llevo en otros pasos cuando he cogido otra hermandad. Por cierto que podría haber sido capataz de muchas. Por circunstancias me vi obligado a decir que no porque me llegó recién sufrido un infarto y por haber tenido un empleo que me absorbía muchísimo, trabajando 11 horas al día. Además, residiendo afuera me costaba muchísimo esfuerzo aceptar.

Lleva 40 años viviendo en Sevilla. ¿Allí aprendió a ser capataz?

De Sevilla aprendí todo y además tuve la suerte de tener una buena amistad con el difunto Manolo Bejarano. Él ha sido mi referente del que he recibido auténticas clases magistrales. Cuando lo conocí ya no ejercía como capataz pero su sabiduría la conservaba y he compartido con él muchas horas de tertulia. Otro gran amigo, de una larga dinastía, Juan Borrero ha sido un consultor para mí. Mi estilo lo traigo a Jerez. Es el estilo de Sevilla. Cuando empecé en Jerez los palios andaban de costero a costero. Tenemos la memoria corta y no nos acordamos de esas cosas.

Por eso fue un referente en Jerez por cómo andaban sus palios.

El palio del Valle sentó cátedra en su momento. Traje la norma de trabajar las marchas completas, el repicar una marcha… Todavía recuerdo la entrada del Valle en el inicio de la Carrera Oficial cuando estaba en la Rotonda con la marcha Rocío que sonó dos veces. La gente alucinaba porque eso no se veía. Considero que he importado muchas cosas de Sevilla, no solo esto, también otras muchas otras.

¿Entre ellas el costal?

Y hace mucho de eso cuando un año saqué a la Virgen del Carmen. En el Santo Crucifijo llevo alrededor de 26 años. Recuerdo que cuando lo hice con costal me pusieron de vuelta y media en una carta la director. Sin embargo ahora en Jerez se ven muchos costales y nadie dice nada.

La Tierra tras el veterano capataz, este año, también de La Candelaria.   ESTEBAN
La Tierra tras el veterano capataz, este año, también de La Candelaria.   ESTEBAN

Con sinceridad, ¿es capaz de diferenciarnos dónde está el efecto estético externo de ir con costal en vez de con molía?

Siendo sincero como me dices, exteriormente no veo la diferencia. Una cuadrilla que con molía trabaje bien no hay diferencia alguna. Cada herramienta tiene ventajas e inconvenientes. Cuando igualas con costal la gente sigue igualada; la molía desiguala. Otro problema del costal es el piso de las calles que es lamentable. Ahora se están arreglando algunas pero sigue habiendo zonas muy complicadas en las que con el costal se sufre más.

"Exteriormente no veo la diferencia entre un paso cargado con costal o con molía"

El apellido Yesa está ineludiblemente vinculado al Cristo donde habéis tenido un recorrido que a día de hoy es complejo en vuestra relación con la hermandad.

Mi padre era hermano del Cristo y fue el que nos metió todo esto en el cuerpo. Fue un hermano muy colaborador. Viví desde muy niño la hermandad de la mano de mi padre; era totalmente distinta a lo que hay hoy en cuanto a relaciones humanas. Había armonía y convivencia entre las familias. Después, lo mismo que ha sucedido en otras hermandades, se instaló la política junto a las malas artes que se emplean en la política. Con tal de ser hermano mayor, si tengo que desprestigiar a alguien no me duele hacerlo. Y si tengo que difamar al que llamo hermano pues lo hago y me quedo tan tranquillo y me pongo en la fila para ir a comulgar sin remordimiento alguno. Eso lo ha sufrido mi familia. Se ha generado un odio fuerte a las personas simplemente porque no esté de acuerdo con las ideas de tal hermano mayor. Siempre he colaborado en todas las hermandades en las que he estado, me gustara o no quien estuviera al frente. Nadie puede decir lo contrario. Lo que pasa es que hay señores que se erigen en mandarines y dueños de las cofradías; si no eres de su onda te cortan el cuello o lo intentan. Se compran voluntades para ser hermano mayor y así funciona esto. Así pasó en El Cristo, así pasó en La Amargura y lo que sucede en otras hermandades. Sí, me fastidia que se exija al capataz ser hermano pero sin ningún derecho como tal. Si quiero presentarme a una junta de gobierno creo que estoy en mi derecho por encima de mi condición como capataz, que es un día al año.

Francisco Yesa en otra imagen posando ante uno de los accesos a San Miguel.   ESTEBAN
Francisco Yesa en otra imagen posando ante uno de los accesos a San Miguel.   ESTEBAN

¿Eso le convirtió en enemigo a batir?

En enemigo, aparte de otras cositas, que no son para contarlas aquí. Enemigo en los dos pasos, en El Cristo y en La Amargura, aunque en este último caso ya venía orquestado desde hacía mucho por un señor que maneja la hermandad.

¿Qué hace un Viernes Santo?

Me quedo en mi casa. Desde que me hicieron esa charraná no he vuelto a la hermandad. El dolor que siento es tan grande que no puedo ir. Si voy a misa a la ermita y hay una serie de señores que sé que me han hecho daño mi atención se va hacia esas personas. La eucaristía no me aprovecha porque estoy maldiciendo. Entonces dirán, ¿dónde está tu devoción hacia tus imágenes? El salón de mi casa lo preside un cuadro de la Virgen del Valle a la que rezo todos los días. En una habitación tengo otro con La Amargura a la que rezo todos los días. Para mi, la Virgen y Cristo no son imágenes de madera; no necesito ir a ningún sitio para rezarles. En mi casa les rezo. La Semana Santa ha sido lo más grande para mí; me han provocado que no salga. Mi Semana Santa en los últimos años se ha limitado a estar ante el Santo Crucifijo de la Salud.

"El Viernes Santo me quedo en mi casa. Mi Semana Santa en los últimos años se ha limitado a procesionar con el Santo Crucifijo de la Salud"

Y este año La Candelaria.

Me ilusiona muchísimo. Tengo una ilusión tremenda sobre todo por ir con un palio . La Candelaria me gustaría que este año destacara de alguna manera. Pongo todo de mi parte. En un año no se consigue todo pero intento que este Lunes Santo la gente vea el palio de manera distinta. Ni mejor ni peor, distinta simplemente. Eso ayudará a quitarme todas estas fobias que tengo y hace que vuelva a disfrutar de la Semana Santa de Jerez porque es la de aquí la que he vivido con mi padre y desde mi niñez.

"Tengo una ilusión tremenda por ir con un palio. La Candelaria me ayudará a quitarme todas estas fobias que tengo"

Le dejo la hoja en blanco por si quiere añadir algo.

Quiero decirle al pueblo de Jerez que llevamos dos años sin procesiones. He importado muchas cosas de Sevilla, donde no todo es bueno. Aquí hay cosas buenísimas y otras no tanto. Pero hay algo que siempre he envidiado de Sevilla, el respeto de la gente cuando se acerca un paso y se guarda silencio. En Jerez entro en la Carrera Oficial y veo al personal en otras cosas, la tertulia, ignorando lo que va pasando por delante, pese a que se ponen en pie…. aunque no todos. Animaría a que disfrutemos como lo hice en la plaza de San Francisco de Sevilla. He visto aparecer al Gran Poder por Sierpes y notar como el silencio se va apoderando de la plaza. Eso es un disfrute, un gozo. Tenemos que aprender a disfrutar de los silencios. Aún no hemos aprendido eso en la ciudad. Pruébenlo, lo disfrutarán.       

Sobre el autor:

KIKO ABUINA 1

Kiko Abuín

Periodista.

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído