Un bombero malagueño, investigado por la Justicia italiana por "salvar a 5.000 personas" en el Mediterráneo

El bombero malagueño Miguel Roldán en una imagen de archivo.
El bombero malagueño Miguel Roldán en una imagen de archivo.

Miguel Roldán Espinosa nació hace 32 años en Cuevas Bajas (Málaga) y en 2013 sacó su plaza de bomberos en el Ayuntamiento de Sevilla. En junio de 2017 participó junto a más voluntarios en una misión de la ONG alemana Jugend Rettet para auxiliar a inmigrantes en las costas de Libia. "Nuestro barco y nuestras manos salvaron 5.000 personas abocadas al fracaso". Ahora la Justicia italiana ha abierto una investigación contra diez de estos voluntarios, entre ellos este andaluz, por presunto tráfico de personas.

Este joven bombero, "agobiado" por toda la situación que se le ha venido encima pero agradecido por el apoyo recibido, conoció la situación de investigado al comienzo del mes de junio de 2018, justo un año después de haberse embarcado durante más de 15 días a bordo del barco Iuventa de la ONG alemana con una misión: auxiliar y salvar a las miles de personas que tratan de alcanzar las costas europeas desde Libia en busca de una vida mejor.

Roldán no es el único al que investiga la Justicia italiana, pues la causa está abierta contra un ciudadano portugués, una escocesa y siete alemanes. Todos ellos están acusados por tráfico de personas y se enfrentan a penas de cárcel que pueden alcanzar los 20 años.

"Durante la misión no tuvimos ningún problema y nadie nos advirtió de posibles irregularidades", ha asegurado, explicando que toda su actuación estaba regulada por el Centro de Control en Roma. "Todo se hacía bajo la órdenes de Roma. Si decía que no, pues no se podía hacer nada. De hecho, tuvimos que hacer frente a situaciones difíciles, como ver la muerte de personas por culpa de este tiempo de espera", ha lamentado.

Y después de este trabajo en la misión, "nos comunican que estamos bajo investigación judicial", que se está llevando "con secretismo y hermetismo", pues parte de la misma se encuentra bajo secreto de sumario. "No sabemos las causas, qué hemos hecho mal para acarrear esta situación", ha afirmado desconcertado.

Roldán, junto a otros voluntarios, entre ellos algunos españoles más, se embarcó en junio de 2017 en un misión que partía desde La Valeta (Malta) hacia la costa fronteriza con Libia, siendo éste el campo de trabajo y la zona de búsqueda y rescate.

En agosto de ese año Italia inmoviliza el barco Iuventa a la ONG alemana, actualmente en casi "bancarrota" y sin intervenciones en el Mediterráneo. "Mi misión terminó satisfactoriamente, fue la que más personas cruzó y más gente ayudó. Nuestro barco y nuestras manos salvaron a 5.000 personas", ha expresado Roldán, que un año antes también participó en una misión en la zona griega de Lesbos.

"Es duro decir estas cifras en un periodo tan corto de tiempo", ha admitido. Si bien, ha subrayado que fue una misión "satisfactoria porque salvamos a muchas personas abocadas al fracaso. Si la ONG no interceptaba a estas personas, la muerte era segura. Es imposible que las embarcaciones en las que viajaban desde Libia llegasen a Europa, donde la costa más cercana era la italiana de Lampedusa, a 250 kilómetros".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído