¿Zambombas con mascarillas?

El gobierno municipal reconoce la incertidumbre a la hora de planificar otro de los picos fuertes para el turismo en la ciudad, en apenas cuatro meses. "Hay eventos masivos que corren serio peligro", asegura Rubén Pérez, responsable de Fiestas

Ambiente de Zambombas en Jerez, el pasado año. FOTO: MANU GARCÍA
Ambiente de Zambombas en Jerez, el pasado año. FOTO: MANU GARCÍA

Solo en la Zambomba institucional que organizan Junta de Andalucía y Ayuntamiento de Jerez en los museos de La Atalaya pasaron el año pasado unas 4.000 personas, según el balance municipal. Por las calles y plazas de la ciudad, entre finales de noviembre y el día de Nochebuena, los visitantes se multiplican. De unos años a esta parte, vienen autobuses desde muchos puntos de España y los hoteles cuelgan el cartel de no hay camas libres.

La Zambomba, al parecer, era un gran invento, un imán para el turismo que lleva tiempo representando una nueva temporada alta para una ciudad en segunda línea de playa y acostumbrada, como muchos otros puntos de Andalucíua, a la estacionalidad de uno de sus sectores económicos más potentes. El covid ha tirado por tierra todas estas previsiones. Nadie se atreve a decir qué ocurrirá en unos meses, cuando en teoría deberían volver a mezclarse las coplas navideñas, los aficionados locales a estas celebraciones y el aluvión de turistas que llegan a Jerez por esas fechas.

"Hay eventos masivos que corren serio peligro, esa es la realidad. No sabemos aún cómo estará la cosa cuando llegue esa fecha, qué orden se dictará por parte de la Junta; las propias Fiestas de la Vendimia se han hecho con las recomendaciones en vigor, pero cuando llegue el 29 de agosto bien puede haber cambiado todo. Esto todo es incertidumbre", ha declarado a lavozdelsur.es el responsable municipal de Fiestas, Rubén Pérez. Las avalanchas (literales) de visitantes y los cientos de celebraciones en casi un mes no parecen demasiado compatibles con la situación de alerta sanitaria que sigue viviendo el mundo. El gobierno local es consciente y trabaja con el escenario actual, pero también pensando en otras situaciones sobrevenidas en unos meses.

"La previsión que hacemos es la de montar a partir de lo que hay ahora mismo porque si no, no podríamos trabajar, pero lo hacemos con la suficiente agilidad para modificar el programa o adaptarlo, también aprovechando las nuevas tecnologías. Cumplimos escrupulosamente con las normas, intentamos garantizar la seguridad de la gente y nuestro compromiso es total con la salud y la economía de la ciudad, pero con incertidumbre porque el panorama no es tan previsible y vacuna no va a haber en esa fecha", avanza ya el delegado, que ya vio cómo la pandemia obligó a cancelar hasta 2021 la Feria del Caballo, uno de los grandes eventos del año en Jerez.

Con esta perspectiva tan incierta, "estamos afrontando esto con todas las reservas del mundo y cuando lleguemos a ese puente veremos cómo lo atravesamos… aunque tiene todo la pinta de que cantaremos villancicos con mascarilla, en el mejor de los casos", señala el edil socialista y delegado del ejecutivo que preside Mamen Sánchez. E insiste: "Todo dependerá del control también del SAS de los casos positivos, de que haya medidas anticipatorias, de rastreos… Certezas no tenemos ninguna, pero seguimos trabajando en el programa festivo aunque adaptándonos a la realidad que tengamos, como no puede ser de otra manera. Hay que hacer compatible la salud con la economía, con mucha precaución y extremando protocolos".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído