Una perra bodeguera acaba atropellada en Jerez tras huir por el ruido de los petardos en Nochevieja

La familia hace público su caso para concienciar sobre las consecuencias que tiene el lanzamiento de pirotecnia en las mascotas

Una perra bodeguera, en una imagen de archivo.
Una perra bodeguera, en una imagen de archivo.

Bimba, una perra bodeguera adoptada por la familia de Pablo Guerrero, perdió la vida la pasada Nochevieja, poco después de la medianoche. El ruido de los petardos hizo que Bimba se asustara y saliera corriendo hacia la calle, como relata el jerezano en Radio Jerez, donde acabó atropellada por el coche de un vecino.

"Es muy nerviosa y con los petardos entra en pánico, pierde los estribos", relata Pablo en los micrófonos de la emisora, donde relata que Bimba salió corriendo de su casa durante la medianoche y que, al percatarse de su ausencia, la familia la buscó en la calle. Pablo la encontró y la llamó, pero el ruido de otros petardos lanzados en ese momento, hizo que se volviera a asustar y cruzara la calzada despavorida, momento en el que fue atropellada.

La familia de Pablo escuchó el golpe que sufrió la pequeña bodeguera, tras lo que intentaron contactar con un veterinario de guarda, pero su vida ya se había esfumado. Bimba entró en muerte cerebral y la familia relata su historia para evitar que otros años se vuelvan a repetir casos similares.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído