Un mes a la intemperie: "Creo que no hay justicia para nosotros los trabajadores"

Manuela Vargas cubriéndose con una bolsa de plástico, durante las lluvias, frente al hotel Tierras de Jerez. FOTO: MANUELA VARGAS.
Manuela Vargas cubriéndose con una bolsa de plástico, durante las lluvias, frente al hotel Tierras de Jerez. FOTO: MANUELA VARGAS.

El 23 de octubre, a las 14:43 horas, Manuela Vargas, la camarera de piso jerezana de 45 años de edad, que ha sido humillada y “maltratada psicológicamente” durante los dos últimos años por el gerente de Alojamientos Jerez, y que se vio obligada a pedir la extinción de su contrato el pasado mes de junio, escribió esto en su muro de Facebook: "Hoy dejo de creer en la justicia, me anulan la citación en el juzgado y se niegan a nombrar aministrador judicial. ¿Señores jueces quién me asegura que voy a cobrar mi dinero? ¿Sí la deudora fuera yo, me daríais las mismas oportunidades? Mientras ustedes tenéis vida normal yo y mí familia vivimos un infierno... Poneos en mi lugar".

Manuela lleva sentada frente a las puertas del hotel Tierras de Jerez (calle Corredera, Jerez) desde el pasado 27 de septiembre. Desde entonces, pasa los días protestando desde las 9:00 hasta las 19:00 horas. ¿Por qué? "Porque yo no puedo estar trabajando y sin cobrar”, respondió. “Me sentía impotente y no hacer nada… Yo ya no podía esperar más, a mí me comía en mis carnes”. ¿Hasta cuándo estará? “La fecha límite que tengo es hasta que me paguen los 31.000 euros del finiquito que me deben. Estaré ahí aunque llueve, ventee o me tengan que llevar para el hospital…”, contestó a lavozdelsur.es.

Manuela Vargas mostrando la carta del juzgado en el que cancelan su citación para el próximo 31 de octubre. FOTO: MANU GARCÍA.

Desde que su caso de explotación laboral y de "maltrato psicológico" se hiciese público en los medios de comunicación, muchas han sido las organizaciones, representantes políticos, compañeras del sector y asociaciones que se han pasado para apoyar a la kelly jerezana que lo único que pide es que le den lo que es suyo. Y en breve se cumple un mes de la protesta que lleva protagonizando Manuela. "Yo voy a seguir estando aquí, hasta que me tengan que llevar arrastras. Si me voy para mi casa, no veo ningún duro más", asegura a este medio digital, después de conocer que el Juzgado de lo Social nº 2 de Jerez ha cancelado su citación del próximo 31 de octubre para nombrar a un administrador judicial que recaude el dinero que vaya entrando en la caja del hotel y abonarle la totalidad de su deuda.

"Lo único que hace el juzgado es embargarle las cuentas. Pero tal como llega el dinero a la caja, se pierde, se va. En las cuentas nunca hay nada", explica Manuela, que tan solo ha podido percibir casi el 35% del dinero que acordaron para su indemnización. "Me veo en la misma situación tal como empecé, como si fuese el primer día", expresa frustrada a lavozdelsur.es.

"El juzgado le sigue dando a él la oportunidad de seguir haciendo lo que hace. Las cuentas llevan embargadas un mes y ahí no se ve dinero", comparte, al tiempo en que dice que se siente agotada y decepcionada por la justicia, "porque en vez de ayudarme a mi le están ayudándolo a él. Me siento una mujer maltratada. Para mi, esto es maltrato, me llevo todo el día tirada en la calle". Dice que le dan ataques de ansiedad, que apenas puede dormir y que para colmo "los que están en la obligación de ayudarme, no lo hacen". "He querido creer en la justicia, pero ya, por lo que me está pasando, creo que no hay justicia para nosotros los trabajadores. Ahora entiendo por qué hay tanta gente suelta de este tipo por ahí, porque ellos mismo les dejan, se lo ponen en bandeja", denuncia.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído