El TSJA condena a la Junta por impedir la huelga de la ayuda a domicilio en Marinaleda

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía condena al Gobierno andaluz por no respetar el derecho de huelga de las empleadas del servicio

Trabajadoras de ayuda a domicilio de Marinaleda, en huelga.
Trabajadoras de ayuda a domicilio de Marinaleda, en huelga.

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) condena a la Junta de Andalucía por no respetar el derecho de huelga de las empleadas de la ayuda a domicilio del municipio sevillano de Marinaleda, por "vaciar de contenido el derecho fundamental", haciendo "ilusoria la capacidad de presión pretendida por la huelga". El TSJA estima así recurso presentado por la CGT, como recoge eldiario.es.

"No se aportan razones que permitan concluir que existe un verdadero juicio de proporcionalidad en los servicios que se imponen a los huelguistas", recoge el Alto Tribunal. "No se hace referencia alguna a las razones por las que se fija el concreto porcentaje sin determinar el número de trabajadores en cada uno de los servicios, en relación al personal total de los mismos y las peculiares de la localidad, y del tiempo de huelga convocado", añade.

Seis de las once empleadas de la ayuda a domicilio del Ayuntamiento de Marinaleda, que gobierna desde 1979 el histórico líder comunista Juan Manuel Sánchez Gordillo, iniciaron una huelga el pasado mes de septiembre tras ser modificados sus condiciones laborales de forma "unilateral y arbitrariamente" desde el pasado mes de agosto, cuando se establecieron servicios mínimos del 100%. "La complicidad del gobierno de la derecha y ultraderecha andaluza con el Ayuntamiento de Marinaleda sufre un fuerte revés ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía de lo que CGT Andalucía se congratula", expresa Miguel Montenegro, secretario general del sindicato en Andalucía, en declaraciones a eldiario.es.

La sentencia del TSJA señala que "la falta de motivación implica la falta de proporcionalidad de la decisión adoptada, cuando se fija el 100% del servicio en grandes dependientes e incluso de manera oculta respecto al resto al obligar a garantizar el aseo personal, alimentación y medicación así como las tareas de cuidados especiales de siempre que constituyen en esencia la ayuda a domicilio, lo que determina que deba entenderse ilusoria la capacidad de presión pretendida por la huelga, vaciando de contenido el derecho fundamental".

CGT se alegra de que "nuevamente la administración andaluza del Hobierno de derechas sea condenada por atentar contra derechos fundamentales y lamenta que el Ayuntamiento de Marinaleda quede retratado por su propuesta antihuelga quedando en evidencia por decisiones vengativas contra la plantilla de ayuda a domicilio de este municipio sevillano que otrora fue símbolo de la lucha obrera y que ahora demuestra con sus actos la falta de respeto a un derecho básico de las trabajadoras/es como el derecho a huelga, aunque a estas alturas, tras tener a la plantilla durante muchos años sin vacaciones, ya no nos extraña nada".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído