Se marcha de su instituto el joven que denunció la presencia de crucifijos sin conseguir que los retiren

Héctor y sus padres se agarran a la aconfesionalidad del Estado que recoge la Constitución Española y al Estatuto de Autonomía de Andalucía, que en su punto 21.1 también señala el carácter laico de la educación

Clase exhibiendo un crucifijo en una imagen de archivo.
Clase exhibiendo un crucifijo en una imagen de archivo.

El joven que inició una batalla para que el instituto de Dos Torres, en Córdoba, dejara de exhibir símbolos religiosos, cambiará este verano de centro sin haberlo conseguido. A sus 15 años, Héctor Sánchez comenzará el bachiller y a pesar de haber entregado una carta y 6.000 firmas al consejero de Educación, no habrá visto cumplido su objetivo, según publica el diario Público.

Cristina García, la madre de Héctor, relata que todo comenzó cuando hace cuatro años visitaron el centro y vieron que había crucifijos en cada aula. Tras solicitar una reunión con el director, "le dijimos que nos parecía anacrónico y le solicitamos que retiraran los símbolos”, señala Cristina. A pesar de ello, el director no atendió a las reclamaciones de la madre y puso el asunto en manos del consejo escolar. A partir de ahí, se abrió un procedimiento administrativo que acabó en el Defensor del Pueblo Andaluz, el cual resolvió a favor de los padres.

Héctor y sus progenitores se agarran a la aconfesionalidad del Estado que recoge la Constitución Española y al Estatuto de Autonomía de Andalucía, que en su punto 21.1 también señala el carácter laico de la educación en la comunidad. El director del instituto Dos Torres, por su parte, se acoge a una consulta realizada anteriormente por un centro de Vélez Málaga, en la que finalmente se pudieron mantener los símbolos religiosos debido a que constituyen una "expresión de identidad cultural de la tradición”.

Los padres de Héctor y otras asociaciones laicas discrepan en forma y fondo de estas resoluciones. El alumno se marchará a un instituto de Pozoblanco a seguir con el bachiller, y confiesa que lo hace “con un sabor agridulce”. "No se han quitado los símbolos religiosos pero me voy orgulloso conmigo mismo por haber defendido mis derechos”, admite, tras señalar que muchos de sus compañeros de clase comprenden su marcha y apoyan su reinvindicación.

Sobre el autor:

logo lavozdelsur

lavozdelsur.es

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído