Un saco lleno de cadáveres: localizan un asentamiento de perros de caza en Almería: “Viven entre excrementos"

La protectora Galgos del Sur denuncia el estado de salud y los signos de maltrato de los animales que sufren delgadez extrema, parásitos externos y enfermedades crónicas

Uno de los perros de caza hallados en estado de insalubridad en Níjar.
Uno de los perros de caza hallados en estado de insalubridad en Níjar.

La protectora Galgos del Sur ha denunciado ante la Guardia Civil y el Ayuntamiento de Níjar (Almería) un asentamiento de perros de caza en un estado de salud lamentable y con evidentes signos de maltrato y dejadez. Además, ha desvelado la existencia de una arqueta próxima en cuyo interior se han hallado restos óseos de cadáveres de galgos con decenas de cartuchos de escopeta en el suelo, alrededor de los mismos.

Los restos cadavéricos presentan diferentes estados de descomposición, y en alguno de ellos incluso puede apreciarse alrededor del cuello el collar que llevaban puesto en el momento de su muerte.

Tanto la altura de la arqueta desde el suelo hasta la superficie como el hecho de estar cerrada con una tapa metálica habrían imposibilitado la salida a los perros. Eso en el caso de que los animales siguieran con vida en el momento de ser arrojados allí.

El macabro hallazgo en esta instalación de toma de agua no vino solo, ya que a escasos metros se encontró también un saco con cachorros de perro muertos en su interior. Los canes estaban ensangrentados, con signos de haber recibido golpes y sufrido una muerte violenta.

Huesos de perros muertos.
Huesos de perros muertos. 

Los perros que quedan vivos pertenecen a un hombre residente en la localidad y que reconoció a Galgos del Sur su condición de cazador. En el recinto que esta persona tiene habilitado para ellos viven en condiciones de total insalubridad perros de diversas razas habitualmente utilizadas para la caza, en su mayoría galgos y podencos.

El informe veterinario que Galgos del Sur ha adjuntado en la denuncia no deja lugar a dudas y concluye que los animales presentan un estado de dejadez acuciante que justificaría un decomiso por parte de las autoridades competentes.

La veterinaria Elisabeth Viejo, autora del informe, destaca aspectos preocupantes como una “delgadez extrema debido a una mala alimentación de forma sostenida en el tiempo, una gran cantidad de parásitos externos y un entorno insalubre constituido por elementos cortantes que pueden producirles daños”.

Además, en algunos de los perros se observan “secreciones purulentas en ambos ojos, heridas, alopecias y erupciones cutáneas”. En su opinión, todo esto hace sospechar de “enfermedades crónicas que, claramente, no han sido tratadas”, como Leishmania, Erhlichia, Anaplasma o Borrelia, entre otras.

El documento hace también hincapié en la gran cantidad de excrementos y basura que puede apreciarse en el suelo del recinto, junto a trozos de pan y otros alimentos, además del hecho de que los animales no tienen libre acceso a agua limpia y potable.

Perro encontrado en la finca de Almería.
Perro encontrado en el asentamiento de Almería.

La veterinaria concluye su informe advirtiendo de que los perros presentan “un gran déficit en materia de bienestar animal” y necesitan de forma “urgente” recibir asistencia y atención veterinaria, estando en algún caso comprometida su supervivencia si no se interviene lo antes posible.

Tras conocer estos hechos, Galgos del Sur se personó el pasado viernes en el cuartel de la Guardia Civil de Níjar para presentar una denuncia por la vía penal y solicitar la incautación de los perros, ofreciéndose para hacerse cargo de todos ellos en su protectora, ubicada en Córdoba, mientras la autoridad judicial realiza los trámites que procedan.

A pesar de su ofrecimiento, el decomiso fue inicialmente rechazado por parte de la Guardia Civil, al considerar los agentes que no se aprecian signos de maltrato animal suficientes que justifiquen tal medida, dejando en manos de un veterinario municipal la decisión final sobre qué hacer con los animales.

Por su parte, el cofundador de Galgos del Sur, Javier Luna, lamenta la "falta de sensibilidad e interés de las autoridades" para perseguir con determinación el maltrato animal que sufren de forma sistemática los perros empleados para la caza.

“Es una vergüenza que este tipo de delitos no se investiguen”, lamenta, al tiempo que pone el foco en el hecho de que ninguna autoridad, ni siquiera el propio Ayuntamiento de Níjar, se haya preocupado por el bienestar de unos perros que “viven atados, entre excrementos, comiendo mendrugos de pan y bebiendo agua verde no potable”.

Además de la denuncia presentada en el puesto de la Guardia Civil de Níjar, Galgos del Sur ha formulado otra este lunes dirigida a la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento por “múltiples infracciones administrativas en materia de protección animal”, solicitando de forma cautelar la retención temporal de los animales.

“Los animales albergados en el lugar indicado se encuentran en unas deplorables condiciones higiénicas y sanitarias, tanto en cuanto a las instalaciones como a la atención veterinaria de los mismos, estando dos de ellos en pésimas condiciones que hacen temer por su vida, y encontrándose una de ellas en estado de gestación”, argumenta la asociación protectora en el texto de la denuncia.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído