Potenciar el cultivo de leguminosas, una solución ante la dependencia externa en alimentación animal

El grupo operativo Impulse ha mostrado su compromiso de reducir la dependencia externa de proteína para los piensos de nuestra ganadería, en un contexto de tensión entre Rusia y Ucrania, importantes exportadores

Vacas en la marisma
Vacas en la marisma MANU GARCÍA

El Grupo Operativo Impulse  trabaja para reconectar la cadena de alimentación animal en España, potenciando el cultivo de leguminosas y reducir así la dependencia externa de proteína para los piensos de nuestra ganadería.

El contexto actual abre una gran oportunidad para intentar fortalecer la cadena de suministro de leguminosas producidas en nuestro país. El aumento constante de las tensiones comerciales, incrementadas por la pandemia, y la mayor volatilidad de las materias primas agrarias, sujetas a una mayor demanda global y crisis de oferta por los efectos del cambio climáticos, así como el déficit productivo de leguminosas en España, hacen necesaria una diversificación de la fuentes de suministro, altamente dependiente de importaciones, particularmente de soja.

Claro ejemplo de ello, son las tensiones que se viven actualmente en la frontera de Rusia con Ucrania podrían condicionar el mercado de alimentación animal. En concreto, y al margen de la elevada importancia que tienen los envíos de cereal o girasol de estos países, las importaciones de Ucrania y Rusia suponen de media el 70% de las llegadas de guisante, una de las principales alternativas a la soja, con más de 100.000 t.

Estas situaciones suponen un grave riesgo para nuestra balanza de pagos, tiene efectos perjudiciales para el medio y, lo que es más grave, supone un riesgo de seguridad alimentaria, afectando a la competitividad y sostenibilidad de la cadena de alimentación animal por su situación de dependencia externa y poniendo a nuestra industria cárnica en manos de las oscilaciones del precio internacional de la soja y otras producciones.

 

Por otro lado, las leguminosas presentan una importancia destacada en la protección del medio ambiente y en la lucha contra el cambio climático. Son cultivos resilientes que ofrecen nutrientes esenciales a los ecosistemas biológicos, y fijan nitrógeno que beneficia a la salud del suelo.

Además, las políticas en la UE y en España abogan por una potenciación de estos cultivos, tanto por su beneficios ambientales, como sociales y económicos, ya sea en el marco del Pacto Verde europeo o el Plan Proteico para la UE, como en el propio Plan Estratégico para la nueva PAC, recientemente presentado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Sobre el autor:

logo lavozdelsur

lavozdelsur.es

… saber más sobre el autor

Archivado en:



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído