"La violencia de género no conoce de escalas sociales ni de perfiles económicos"

José Carlos Merchán, coordinador del Grupo Mike de la Policía Local, analiza la trayectoria de la unidad de seguimiento de víctimas de violencia machista, reconocida en los Premios Ciudad de Jerez 2019

José Carlos Merchán, coordinador del Grupo Mike de la Policía Local, con el Premio Ciudad de Jerez. FOTO: MANU GARCÍA
José Carlos Merchán, coordinador del Grupo Mike de la Policía Local, con el Premio Ciudad de Jerez. FOTO: MANU GARCÍA

“Tenemos el caso de un condenado por violencia de género que pasó ocho años en prisión. Lo primero que hice cuando salió fue llamarlo e ir a verlo. No hay mejor protección a la víctima que palpar el grado de tensión y la situación emocional del agresor. Es importante saber cómo sale, si el trabajo penitenciario ha servido para su reinserción o no”. Con estas palabras explica José Carlos Merchán a qué se dedica desde que en junio de 2018 se creara el Grupo Mike, formado por el propio Merchán y por otros tres agentes de la Policía Local de Jerez, que componen la unidad de seguimiento de víctimas de violencia de género de este cuerpo policial.

La firma del nuevo protocolo para la valoración policial del nivel de riesgo de Violencia de Género (Ley Orgánica 1/2004) y de gestión de la seguridad de las víctimas fue el germen del Grupo Mike de la Policía Local de Jerez, que este 2019 ha recibido el Premio Ciudad de Jerez a la Igualdad, un reconocimiento que reciben con “orgullo”, apunta Merchán, “como ciudadano de Jerez y como miembro de este grupo”. El coordinador de esta unidad hace extensible el premio a todos los agentes de la Policía Local, a la Policía Nacional, a la Guardia Civil, y al Centro Asesor de la Mujer, instituciones con las que colaboran estrechamente.

Los agentes Pilar Peral, Mariluz Rojo y José Antonio Morales, además de José Carlos Merchán, que dirige la unidad, forman parte del Grupo Mike, que gestiona más de un centenar de casos activos de mujeres a las que protegen por ser víctimas de violencia de género. Merchán explica que hay cinco niveles de riesgo —no apreciado, bajo, medio, alto y extremo— y que la Policía Local atiende a mujeres situadas entre los niveles no apreciado y medio. “Nos coordinamos con otros cuerpos para garantizar la seguridad de las víctimas”, señala.

Cuando hay un requerimiento, la primera unidad que actúa es la uniformada, por eso cuando recogimos el Premio Ciudad de Jerez dijimos que se trataba de un trabajo colectivo, porque todos los compañeros ponen su granito de arena"

El nivel de riesgo asignado a cada víctima determina la actuación llevada a cabo por el Grupo Mike. En el inferior, basta con una llamada telefónica cada 15 o 20 días para comprobar cómo se encuentra, aunque los agentes también acompañan a las mujeres a organismos judiciales si es necesario, les prestan asesoramiento jurídico o realizan controles cerca de la vivienda del posible agresor. “En los casos de nivel extremo se lleva a la víctima a un recurso de emergencia —que puede ser el Centro Asesor de la Mujer— mientras garantizamos su seguridad”, cuenta Merchán.

Una vez que se recibe una llamada, el Grupo Mike se encarga de acompañar a la mujer y de protegerla si fuera necesario. “Cuando hay un requerimiento, la primera unidad que actúa es la unidad uniformada, por eso cuando recogimos el Premio Ciudad de Jerez dijimos que se trataba de un trabajo colectivo, porque todos los compañeros ponen su granito de arena”, cuenta el coordinador de la unidad de seguimiento. “Vamos y atendemos a la víctima, a la que se acompaña al centro de salud, a la comisaría de la Policía Nacional o a la de la Guardia Civil, asesorándola si quiere presentar denuncia”, señala Merchán.

José Carlos Merchán, durante la entrevista con lavozdelsur.es. FOTO: MANU GARCÍA

“Cada cierto tiempo intentamos hacer una visita al domicilio de la víctima, pero depende de lo que nos vaya contando, porque si ha rehecho su vida con otra persona y el supuesto agresor también tiene pareja, invadir su nueva esfera puede ser contraproducente”, apunta el coordinador del Grupo Mike, por lo que en ese caso, apunta, se realiza una llamada para preguntar por su situación. “Si ella requiere un trato más cercano, la visitamos, e intentamos hacer una ronda de seguridad por donde viven los dos, para que el agresor no incurra en un posible delito de quebrantamiento de condena”. La Policía Local, cuenta Merchán, “siempre ha tenido trato directo con víctimas de violencia de género”, pero desde la creación del Grupo Mike, “la diferencia es que ahora lo hacemos estando de paisano, por lo que el trato es más especializado e individualizado”.

¿Es efectiva la Ley de Violencia de Género?

La Ley supuso un avance social muy importante. Como todas las leyes, se puede mejorar, pero el legislador acertó cuando creó esta ley para proteger a la mujer, que en diversas situaciones es vulnerable. No creo que la Ley desproteja al hombre, desde el punto de vista jurídico el Código Penal sigue castigando una acción que el hombre haga sobre la mujer. La pena que le caería a la mujer sería inferior, pero no veo que el hombre salga desprotegido con esta Ley.

¿Conoce algún caso de denuncia falsa?

No tengo conocimiento de mujeres que denuncien falsamente. Hay un principio jurídico que es la presunción de inocencia y para romperla es necesario una serie de pruebas que hay que demostrar durante el procedimiento. Hay casos en los que el juez determina el sobreseimiento de la causa y el agresor sale absuelto pero porque no ha habido pruebas suficientes para desvirtuar esa presunción de inocencia, lo que no quiere decir que la víctima haya denunciado falsamente. Hay casos de denuncias falsas pero todas las que salen absueltas no es porque la víctima haya denunciado falsamente.

Hay casos en los que el juez determina el sobreseimiento de la causa y el agresor sale absuelto pero porque no ha habido pruebas suficientes, lo que no quiere decir que se trate de una denuncia falsa"

José Carlos Merchán, por su experiencia, sostiene que no existe un perfil concreto de agresor. “La violencia de género no conoce de escalas sociales ni de perfiles económicos”, dice. “Lo importante para evitar estos casos es la educación”, añade, por eso la Policía Local de Jerez participa en la iniciativa municipal Educapol, que acerca la labor policial a los alumnos de colegios e institutos de la ciudad. “Vamos dando charlas para poner nuestro granito de arena, ya que la educación es la piedra angular, la primera herramienta por la que tenemos que empezar para erradicar esta lacra”, apunta Merchán.

¿Cómo acogen los escolares estas charlas?

Aprendemos mucho con ellos, porque nos preguntan sus dudas. La base, para mí, es la educación en la igualdad. Hay que educar a los niños en que todos somos iguales y que esa igualdad es la base para poder luchar contra la violencia de género. Pero vemos que mi generación, por ejemplo, se educó en un sistema educativo y con unos medios muy distintos. Las nuevas tecnologías hacen mucho daño, por lo que los padres las tienen que controlar. Es bueno para enseñar pero peligroso al mismo tiempo.

José Carlos Merchán, coordinador del Grupo Mike, con el Premio Ciudad de Jerez al fondo. FOTO: MANU GARCÍA

El coordinador del Grupo Mike cree que contra la violencia de género “tenemos que sumar todos, toda la sociedad tiene que ser partícipe de la lucha contra esta lacra”. Para ello, en el caso de Jerez, “es fundamental que todas las instituciones estemos conectadas y vayamos de la mano”. José Carlos Merchán sostiene que, “aunque hay que seguir mejorando”, ahora la sociedad “está más concienciada que antes, porque hace 20 años escuchabas a los vecinos discutir y hacías oídos sordos, ahora quienes nos llaman son los vecinos o personas que presencian los hechos”.

El Grupo Mike, además de acompañar a las víctimas y de asesorarlas, se encarga de investigar situaciones que, en un principio, no parecen casos de violencia de género. “Cuando los compañeros que están en la calle nos pasan su informe, de una discusión de pareja por ejemplo, indagamos en nuestra base de datos, hablamos con los dos si tienen antecedentes y muchas veces vemos que detrás puede haber un caso de violencia de género”, explica. El trabajo fundamental, añade, lo hace el Centro Asesor de la Mujer, “que es quien guía a la víctima”.

Los agentes que forman parte de la unidad de seguimiento de  de violencia de género de la Policía Local de Jerez tratan casos muy duros y, a veces, “es inevitable llevarte trabajo a casa”, señala Merchán. “Lo más duro para mí es cuando ves a una víctima destrozada emocionalmente, porque las secuelas físicas se curan, pero una mujer emocionalmente destruida tiene mucho trabajo por delante y es muy complicado”.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído