Penes y vaginas de gofre que 'escandalizan' a Sevilla: “Me dijeron que era una provocación por ser una calle por la que pasan 15 cofradías”

La Verguería relanza sus ventas en la calle Cuna tras la "promoción gratuita" de la Delegación Municipal de Urbanismo, que ordenó la retirada de los rótulos publicitarios y el color de la fachada

Los gofres con forma de genitales que ofrece La Verguería, en la calle Cuna.
Los gofres con forma de genitales que ofrece La Verguería, en la calle Cuna. MAURI BUHIGAS

Comerse un pene o una vagina nunca fue una experiencia tan dulce –o sí–, todo depende en realidad del contenido y del continente. El empresario y actor porno catalán, Andrea Suárez, es el creador de La Verguería, la tienda de gofres recién abierta, "y muy abierta", en la calle Cuna de Sevilla, que ha escandalizado a parte de su vecindario. "Tomé la idea durante mis viajes a México y China, primero decidí montarla en Sitges porque es un pueblito con mucha población gay, aunque no sea un negocio dedicado al público LGTB en exclusiva", cuenta Suárez, que asegura ser la primera persona que trajo el "limobus BCN" (limusinas donde se hacen fiestas) a Europa en 2011.

Andrea decidió abrir el establecimiento en Sevilla porque su familia materna es de un pueblito sevillano y siempre tuvo vínculo con la provincia. "Mucha gente me dijo que cómo iba a abrir este local aquí, que la gente era muy cerrada, pero yo no le veo nada de malo porque a todo el mundo le gusta el dulce y pasarlo bien", comenta.

El color de la fachada y del rótulo no cumple con las exigencias de Urbanismo
El color de la fachada y del rótulo no cumplen con las exigencias de Urbanismo.   MAURI BUHIGAS

A pesar de la polémica suscitada por la genitalidad en la fisionomía de sus productos, lo cierto es que esta gofrería es un negocio solvente y tiene previsto abrir sedes en Zaragoza y Bilbao, además de tener interesados en Torremolinos y Huelva. La llegada a Sevilla no fue tarea fácil para Andrea, quien tuvo una experiencia casi religiosa con la dueña de un local en la calle José Gestoso. "Me dijo que me lo alquilaba si montaba una gofrería con formas de santo", recuerda. También se encontró con la negativa de otro local en Chicarreros, por lo que decidió omitir la temática de sus gofres. "Finalmente busqué por una aplicación y encontré este local de la calle Cuna, que no llegué a ver hasta después de firmado el contrato el 21 de marzo", asegura.

Andrea Suárez en el interior del establecimiento.
Andrea Suárez en el interior del establecimiento.   MAURI BUHIGAS

El local se reformó en poco más de una semana y el pasado 1 de abril, coincidiendo con el Jueves Santo, ya estaba abierto al público. Se formaron largas colas en la calle Cuna, procurando la distancia de seguridad, a pesar del volumen de público. “Me dijeron que era una provocación porque es una calle por la que pasan 15 cofradías”, explica Andrea, que se confiesa ateo, pero respetuoso con las creencias. No obstante, cree que "hubiese pasado lo mismo si lo llega a haber montado en la Alameda de Hércules”.

Los locales de alrededor del establecimiento, así como una gran mayoría de la calle se encuentran cerrados o en alquiler, sin embargo, los vecinos y vecinas se quejan del gentío que provoca La Verguería, sobre todo los fines de semana. "Intentamos marcar las filas con distancia de seguridad, una para pagar y para recoger, aunque si realmente buscas tranquilidad, no vives en el centro”, apunta Andrea.

Interior de La Verguería.
Interior de La Verguería.   MAURI BUHIGAS
El público es muy diverso, aunque predomina la gente joven.
El público es muy diverso, aunque predomina la gente joven.   MAURI BUHIGAS

¿Eres más de vergofre o chochofre?

Dicen que para gustos los colores, pero en La Verguería son más de formas y sabores. Ofertan dos tipos de gofres veganos y sin gluten: con forma pene o de vagina. Una vez adquirido el dulce genital, puedes "mojarlo" o "rellenarlo" de una gran variedad de sabores: kinder, chocolate blanco, nutella, pantera rosa, miel, natillas, caramelo, yogur griego, dulce de leche, crema de cacahuete y leche condensada, además de acompañarlo con una infinidad de toppings multicolor. "Todos los proveedores con los que trabajo son de la zona, excepto el de la masa, e intento que los productos sean de por aquí", añade Andrea, que tiene contratadas a cuatro personas entre dependientas y Lakemoi, la drag queen que ameniza los fines de semana y controla las colas de hasta dos horas. Con la entrada del verano llegarán los vergolos y los chocholos, una versión más refrescante de estos sabrosos órganos sexuales.

El vergofre es el producto más demandado.
El vergofre es el producto más demandado.   MAURI BUHIGAS
El relleno es fundamental para disfrutar la ingesta del vergofre.
El relleno es fundamental para disfrutar la ingesta del vergofre.   MAURI BUHIGAS

La llamada de atención de Urbanismo

Hace un par de días la gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla ordenó la retirada de los rótulos publicitarios realizados en un material y unos colores "poco apropiados para ese entorno", según informaba el Diario de Sevilla. Andrea aduce que "no sabía que se tenía que mantener una esencia de colores", y reconoce que no preguntó. "Me dan un plazo de dos meses para que haga el cambio y como se pueden mantener tonos negros, creo que optaré por ese color que tanto me gusta", asegura.

Además, tiene previsto ir esta misma semana a Urbanismo para tratar el tema de los rótulos, ya que le parece "una exageración" y quiere "una explicación". Según cuenta, "antes había una panadería y una croissantería con la fachada de color verde chillón", pero igualmente le parece bien hacer el cambio. Con la paleta de colores que le propongan desde la institución, Andrea hará una encuesta en redes sociales para consultar con la clientela cuáles de los colores legales prefieren para el local.

"Me quedo con todo el apoyo y lo bueno que nos está pasando", expresa el dueño de La Verguería, que cree que si la fachada la hubiese pintado de un color adecuado, así el rótulo, "a la gente retrógrada le seguiría molestando nuestra presencia". Entre los ofendidos se encuentra el cantante ultra conservador, Jose Manuel Soto, que colgó un tuit criticando al establecimiento, para finalmente borrarlo. "Algunos vecinos nos quitan las líneas que marcamos en el suelo para mantener las filas ordenadas y con distancia, y nos pintan con rotulador que estamos ensuciando la calle", cuenta Andrea, que incide en las muestras de cariño que está recibiendo su local de la capital sevillana, abierto todos los días de tres de la tarde a diez de la noche.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios (1)

Guzmán El Malo Hace 9 días
Muy propio de una sociedad infantilizada como la nuestra. Lo que resulta lamentable es que un medio como este de cobertura destacada a una noticia como esta.
Ahora en portada
Lo más leído