Paqui y su perra guía Meadow: "No soy escritora, vivo para leer"

Paqui Ayllón, autora de  'La lectora ciega' junto a su perra guía Meadow. FOTO: MANU GARCÍA.
Paqui Ayllón, autora de 'La lectora ciega' junto a su perra guía Meadow. FOTO: MANU GARCÍA.

Cuando era presidenta de la Asociación de Personas Lectoras de Cádiz a Paqui Ayllón (Granada, 1969) la invitaron a una conferencia en la Universidad de Cádiz. En aquel momento no se podía imaginar que la reconocida escritora gaditana Elvira Lindo se fijaría en su perra guía Meadow. "Ella, como gran admiradora que es de los animales, se acercó a saludarla; pensaba que yo era una trabajadora de allí", recuerda. Luego, la autora de éxitos como Manolito Gafotas se dio cuenta de que no era así: Elvira había conocido a Paqui, una granadina afincada en El Puerto de Santa María que, a pesar de no poder ver, se dedica en voz a leer para personas que lo necesitan como enfermos, niños o ancianos.

"Es mi hada madrina", dice Paqui sobre Elvira Lindo, quien ha escrito el prólogo de su obra La lectora ciega, donde describe paso a paso todo el proceso que ha vivido desde que a sus 23 años le diagnosticaron retinosis pigmentaria, una enfermedad genética degenerativa cuya incidencia es de 1 por 4.000 personas, en la que poco a poco van muriendo las células que forman la retina, los conos y los bastones. "Con esa edad años yo conducía, llevaba mi vida normal y tenía hasta una plaza fija en un centro de salud", explica en recuerdo de su pasado.

Meadow, y la obra de Paqui Ayllón, 'La lectora ciega'. FOTO: MANU GARCÍA.

"No teníamos conocimiento de antecedentes familiares y ni conocía como enfermera esta enfermedad", reconoce. Sin embargo, un día empezó a tener problemas, al conducir notaba "cosas raras" y los coches le pitaban. "Miraba por el retrovisor pero no veía nada, cambiaba de carril y se me echaban encima; pensé que era una simple regulación de dioptrías", recuerda. Sin embargo, al acudir al oftalmólogo le anunciaron que se quedaría ciega. "No me lo creía", espeta.

Con un 60% de visión, Paqui continuó trabajando en el centro de salud de la sierra de Cádiz donde tenía su plaza. Poco a poco fue perdiendo visión hasta que tuvo que dejar su oficio como enfermera y su vida normal. "Con 30 años ya tenía sólo un 20% de visión; me vine abajo", confiesa. Es lo que ella llama, en su vida y en el propio capítulo de su obra, "la travesía del desierto". Es la segunda fase de su enfermedad, la que sigue a "vivir para ver":  "Vivir para ver porque son las sorpresas que te da la vida... yo no esperaba una enfermedad que me fuera a dejar ciega; travesía en el desierto porque han sido muchísimos años sin estar totalmente ciega pero también sin ver", cuenta.

Paqui Ayllón confiesa que todos le dicen que tiene unos ojos muy bonitos, pese a que no pueda ver nada desde hace siete años. FOTO: MANU GARCÍA.

Alegre, emocionada pero sobretodo agradecida. Después de haber sufrido una depresión y un complicado periplo hacia ninguna parte que duró muchos años, encontró a su perra guía Meadow, su inseparable compañera, y descubrió una vivencia que también le cambiaría la vida: ser lectora voluntaria. Ella lo llama "leer para vivir". "Es la parte del libro en la que cuento mi experiencia como lectora voluntaria con enfermos mentales o niños hospitalizados". Una tarea que, entre otras, desempeña cada viernes en el Hospital de Jerez.

"Meadow lo es todo para mí", dice al lado de quien le hace sentir segura y le hace olvidar que no ve. "Con ella no me lo planteo", añade. Hace ya siete años que consiguió a esta perra guía, cuyo nombre significa "prado" en inglés y que evidencia su origen norteamericano. Paqui, que solicitó un perro guía a la ONCE, cuyo tiempo de espera medio es de más de tres años fue un paso más allá y se presentó a una prueba que aprobó para ir durante un mes a Estados Unidos. Allí, en un centro de una localidad de Michigan llamada Rochester donde preparan a perros guía, conoció a Meadow. "Te seleccionan dos perros, y si no funciona uno, te dan otro; cuando yo sentí a ella, sabía que estábamos hechas una para la otra". Así consiguió el carné de compatibilidad y un permiso que le acreditaba. "Algo así como el carné de conducir", comenta entre risas.

Aquella historia emocionó e impresionó a Elvira Lindo, su hada madrina, que decidió llevarla a su programa en la Cadena SER con Carles Francino. En antena la escuchó la editora de La esfera de los libros, quien decidió ponerse en contacto con ella. "Es surrealista, me mandaron un mensaje por Facebook Messenger", ríe. "Me dijeron que aquí había una historia, un libro. Yo pensaba que un biógrafo iba a escribir mi historia pero como me habían escuchado hablar y les gustaba, querían que la contara yo con mis propias palabras", explica.

La autora de 'La lectora ciega' enseña a lavozdelsur.es una 'app' que le permite leer obras literarias. FOTO: MANU GARCÍA.

Así nació La lectora ciega, que ahora llena las librerías de toda España y buena parte de Latinoamérica. Un proceso de transformación y superación de una enfermedad relatada en páginas que ni se pueden calificar de ensayo, ni de novela, ni de libro de autoayuda. Es un manual de supervivencia. "Ahora soy una enfermera que en lugar de dar medicinas, da lecturas", dice con una sonrisa.

"Me voy a quitar las gafas porque aunque no vea dicen que tengo los ojos bonitos". Sus ojos brillan pese a no poder ver, un hecho que le resaltan los que la conocen por primera vez y que reafirman aquellos otros que en su aventura vislumbran luz en su mirada, que no es otra que otra forma de ver la vida. Con motivo de la Feria del Libro, Paqui Ayllón y Meadow lo contarán el próximo jueves a las 18:00 horas en los Claustros de Santo Domingo de Jerez. "Ella también firmará libros", dice señalando a su perra guía. Con una máquina de hacer sellos, Meadow firma un ejemplar: una patita de perra (guía) queda impresa.

Los ingresos por la venta de La lectora ciega son donados a la Fundación de Lucha contra la Ceguera (FUNDALUCE). Paqui Ayllón dispone de un correo electrónico ([email protected]) al que invita a escribir a todas las personas y familiares que lo necesiten.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído