No, los delfines no han llegado a Venecia por un descenso de contaminación, el vídeo es mentira

Son varias las noticias falsas que azotan las redes en las que supuestamente la naturaleza es capaz de sobreponerse a una corta ausencia de humanos. Nos gusta pensar que es así, pero no

Delfines y cisnes 'vistos' en Venecia.
Delfines y cisnes 'vistos' en Venecia.

Las noticias falsas proceden, en muchas ocasiones, del deseo de sus creadores de ser reconocidos, de ver cómo toma trascendencia su mensaje. Si alguien dice algo falso, es porque llama la atención, porque verdad solamente hay una y mentiras, pueden crearse millones. Así, las que mejor captan el deseo de la gente por ser reales son las que mejor funcionan.

Según recoge National Geographic en su versión en inglés, varios de los mensajes en redes sociales que conciernen a animales en la crisis sanitaria del coronavirus, que posteriormente han sido recogidos por algunos medios, son falsos.

Quizás te haya llegado un vídeo en el que se ven delfines nadando. Junto a este documento se clama que son delfines llegados a los canales de Venecia, una de las ciudades más azotadas por el coronavirus. Es falso. Ese vídeo no ha sido tomado en Venecia, sino muchos kilómetros más al oeste, y en un lugar donde es mucho más común verlos: Cerdeña, la isla italiana en mitad del Mediterráneo.

https://twitter.com/b8taFPS/status/1239863383354224641

Sí es cierto que las aguas están más limpias a consecuencia de que haya menos gente, sobre todo turistas, paseando por la ciudad de los canales. Es cierto, pero igualmente falso, que los cisnes paseen por sus aguas ahora. Cisnes ha habido siempre. Igual que pequeños pececillos nadando. Esos sí se pueden apreciar ahora mejor que antes, porque es cierto que el brutal descenso de comunicaciones por agua en los canales venecianos ha provocado que las partículas de suciedad se depositen en el fondo y el agua esté más cristalina. Eso no significa que la contaminación haya desaparecido.

Según citan en la acreditada revista de ciencia, la profesora e invesitgadora en Psicología y estudios mediomabientales Susan Clayton, del College of Wooster, "la gente quiere creer en el poder de la naturaleza de recuperarse", como si "no importara lo que hayamos hecho, porque la naturaleza es lo suficientemente fuerte para sobreponerse", algo que, por desgracia, no es así.

https://twitter.com/ikaveri/status/1239660248207589383

La autora de este mensaje en Twitter es una ciudadana india a la que llegaron estas fotos y que viene a asegurar que creyó de verdad que habían reaparecido los cisnes en Venecia. Ahora rechaza borrar su mensaje en redes sociales, que acumula más de un millón de megustas, porque se encuentra reconocida en la trascendencia que ha tenido. En realidad, es un lugar donde con frecuencia aparecen estos cisnes, en una zona a las afueras de Venecia que también cuenta con canales.

https://twitter.com/Spilling_The_T/status/1240387988682571776

Otra de las viralidades más surrealistas es la de unos elefantes en China que, liberados del control humano debido a la paralización de la vida comercial y la imposición del aislamiento social en la provincia de Yunan, habrían entrado en unos campos de maíz y se habrían bebido 30 kilos de licor de maíz. Así, habrían acabado borrachos y durmiendo la pona en unos campos de té. Nada más lejos de la realidad, pero el mensaje cuenta con algo menos de un millón de megustas y un cuarto de millón de retuits.

Las noticias falsas son un problema, porque igual que en este caso tocan asuntos que parecen intrascendentes, al final se envía el mensaje de que una pequeña retirada humana controlada de la naturaleza provocaría que esta volviera a crecer. No es así, la huella humana es mucho mayor. En otras ocasiones, las noticias falsas tocan asuntos que provocan cambios de voto, decisiones sobre la vida de uno, como invertir en un producto, por ejemplo. Todas estas son muestras de que todo lo que te llegue por internet no tiene que ser verdadero. A menudo, si no cuenta con un respaldo de profesionales de la comunicación detrás, es falso. Aunque si los delfines llegan a los canales de Venecia de verdad, nos encantaría poder contárselo.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído