Ni recursos, ni idioma, ni techo con 18 años en las calles: "Los quince han encontrado un Jerez nada acogedor"

El jueves, un grupo de chicos extranjeros de 18 años durmieron en los soportales junto a la estación, tras no encontrar plazas en el albergue. El Ayuntamiento dice que es un asunto autonómico y no tiene capacidad, y dice que existe un "efecto llamada". El pleno pidió que el albergue de la zona Sur se habilitara para estos casos, con respuesta negativa de la Junta

Inmigrantes en Jerez, en una imagen de archivo.
Inmigrantes en Jerez, en una imagen de archivo. MANU GARCÍA

La problemática que surge de la situación de los extutelados no es nueva. Significa que los menores inmigrantes sin familia en nuestro país quedan en la calle a los 18 años, a menudo sin ningún tipo de documento que regularice su situación, ni con un proyecto de integración previo. Es decir, no saben español, no tienen herramientas para encontrar trabajo y no tienen recursos para vivir -nada de las famosas pagas de las que hablan algunos-. Y eso que la administración pública tiene la obligación de prestar apoyo hasta un año después de la salida de los extutelados. Fueron menas -menores extranjeros no acompañados- que al ser mayores de edad pasan a ser sintechos.

Este viernes, la Red de Apoyo a Inmigrantes de Jerez Dimbali alertaba de que 15 chicos se encontraban en la ciudad sin hogar. Se habían quedado a las puertas del albergue municipal, sin camas, pues de las 47 plazas, algunas de ellas se han ido recortando por protocolos covid y no tenían dónde quedarse. No habían salido del centro de menores de Jerez, sino que procedían de Melilla, del polémico centro de La Purísima, del que hay pruebas de situaciones de hacinamiento. Habrían cruzado en el ferri que conecta la ciudad autónoma con Málaga, en el famoso Melillero, y de ahí un grupo acabó en Jerez, conscientes de que, por ejemplo, Algeciras, no tiene recurso para inmigrantes.

"Unos ocho son marroquíes, otros tres o cuatro, de Argelia, y los otros tres, de Guinea Conakry. Prácticamente ninguno habla español", explica Francisco Cuevas, portavoz de Dimbali. Este sábado, varios se habían ido de Jerez. "Llegan como lo hacen a Sevilla, Córdoba o Granada. Y vienen a Jerez porque es una ciudad grande y conectada con Málaga por autobús. Cruzan en el ferry ya como mayores de edad con algún dinero que hayan podido ahorrar o que les hayan enviado sus familiares, pero es muy poco, la mayoría no tienen nada. La primera noche la pasaron en soportales de la estación de autobuses", señala Cuevas. 

Dimbali: "No conocemos episodios de xenofobia contra ellos como insultos. La xenofobia que han encontrado es institucional"

Uno de esos jóvenes ya tiene una entrevista para que le acoja una familia jerezana, Abubacar, un joven de 18 años de Guinea que sí sabe español y duerme el fin de semana en sede de la CNT, en la biblioteca. "Del resto no sabemos mucho más. Es difícil". En estos días, desde Dimbali no conocen "episodios de xenofobia contra ellos, nada de que les insulten. Lo que han encontrado es una ciudad nada acogedora, y se van a otro sitio. La xenofobia es institucional. Hemos intentado hablar con la delegada, Carmen Collado. La respuesta que nos ha dado es de vergüenza, una respuesta patética. Nos dice que no es su competencia y no hace nada. Hasta concejales le han pedido una fórmula de emergencia, como abrir unos días un polideportivo, pero se han movido cero". Advierte además Cuevas que "es un caso que hemos detectado esta vez, pero pasa desde hace años. Los políticos lo niegan. No vienen a Jerez por ningún efecto llamada, sino porque es grande y Jerez está interconectado. El problema es que tenemos el albergue municipal de un pueblecito, las mismas plazas que hace 20 años".

Preguntada por lavozdelsur.es, la delegada de Acción Social, Carmen Collado, explica que "el albergue tiene las plazas que tiene. Ahora en pandemia somos más rigurosos con ese tema de entradas de nuevas personas, por normas sanitarias. Estamos controlados por las autoridades sanitarias. No podemos meter una persona más de las plazas que las que tenemos. Llegaron y no pudimos aceptarlos. He hablado con las técnicas municipales, parece que han echado a la calle como 100 en Melilla. Me mosquea, nos preocupa la situación, pero cómo es posible que lleguen a Jerez, con qué permisos. Se han saltado dos cierres perimetrales. Y el Ayuntamiento no tiene capacidad de pronto a las ocho de la tarde de dar 15 plazas de golpe. Hay más recursos en el municipio, como el Hogar San Juan, pero tampoco había plazas por lo visto. ¿Qué hacemos?".

En ese sentido, la socialista indica que "ya podemos abrir 100, 200 y 300 plazas y se llenarán. Es un problema que hay que abordarlo entre todas las administraciones. Ni el Ayuntamiento de Jerez, ni el de Cádiz, ni el de Granada. Es un problema del Estado y de la Junta. Es su competencia. Siempre ha habido sintechos, pero para el fenómeno migratorio la respuesta debe ir más allá que la política municipal". Collado habla de "efecto llamada", pues "tenemos constancia documental de que en Melilla los mandan para Jerez. Hacerlo de esta forma es inmoral, engañan a las pobres criaturas, quedan desamparados, me da muchísima pena". "Entre ellos hablan, es así", señala sobre ese efecto llamada. "Es dramático, terrible, cómo vienen y en qué condiciones. Me produce una profunda tristeza e impotencia. Pero, ¿qué hacemos? Tenemos lo que tenemos. No tengo personal para montar un dispositivo. En dos o tres días, vale. Pero no podemos mantener un dispositivo abierto así. No tenemos espacios. No solucionaríamos nada. Estos chicos necesitan recursos. Un chico de 18 años, sin idioma, sin nuestra cultura, lo que necesitan son programas para tener una oportunidad. ¿Albergarlos qué soluciona? Necesitan reincorporarse. Ya que han venido huyendo de guerra, miserias, tendremos que hacer algo". 

El gobierno municipal: "La red Dimbali no vive la realidad de la administración. No hay capacidad. Además, los polideportivos ya tienen un uso para los jerezanos. Es la Junta la que tiene las competencias"

Preguntada por la petición de Dimbali de que se instale una respuesta en un polideportivo, Collado se pregunta si "podríamos montarlo en una hora". "Dimbali no vive la realidad de la administración. Lo hicimos una vez en una situación concreta, cuando vino el confinamiento total, y costó montar aquello un enorme esfuerzo. No tenemos capacidad. Además, los polideportivos tienen su uso. Los jerezanos tienen derecho a usarlos para lo que es. El ejercicio es necesario más si cabe en estos tiempos. No tenemos ningún sitio. Insisto, es una competencia extramunicipal. Colaboramos, pero tiene que abordarse desde la Junta, que tiene las competencias. Parece ser que la Junta no quiere hacerse cargo. Ya están aquí. Tendrán que atenderles entonces".

Por su parte, hay que recordar que el pleno municipal de Jerez ha pedido hasta en dos ocasiones que el Albergue Inturjoven, ubicado en la zona Sur y que tiene un uso turístico, asuma al menos los desbordes de personas sin recursos que queden fuera del albergue municipal. "Nos han dicho que no dos veces, por escrito, a pesar de la petición de Ganemos y de la nuestra propia. Sé que tienen un convenio con Cruz Roja", aunque no conoce los detalles.

El albergue es una instalación autonómica "y eso sí puede prepararse. Porque hay camas suficientes. Si hacen falta, se pueden abrir. Y si no hacen falta, se cierra el recurso de nuevo", toda vez, además, que con el confinamiento provincial existe un menor flujo de turistas jóvenes. Para la noche de este sábado, manifestaba Collado que entre los que se han marchado y los que quedan, hay respuesta. "En el albergue  municipal siempre hay movimiento y pueden quedar plazas libres, aunque no 15 en una tarde", como ocurrió la tarde del jueves.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído