La cruzada de Nera, una gaditana con cáncer metastásico que pide a los políticos más inversión en Sanidad pública

Valvanera García promueve una iniciativa que pretende llevar al Parlamento andaluz para que se deje de derivar servicios a la Sanidad privada. "Lo único que quiero es tiempo para ver a mi hija crecer", dice

Valvanera García padece cáncer e inicia una campaña para que los políticos andaluces apuesten por una mayor inversión en la Sanidad pública.
Valvanera García padece cáncer e inicia una campaña para que los políticos andaluces apuesten por una mayor inversión en la Sanidad pública.

Valvanera García, a la que todos llaman Nera, le diagnosticaron hace tres años y medio, cuando tenía 36 años y una niña de un año —a la que por aquel entonces daba el pecho—, un cáncer de mama intraductal. "Cuando dejé la lactancia materna noté que un pecho no volvió a su estado natural y era diferente del otro. Me realizaron mamografía y ecografía mamaria pero no vieron nada fuera de lo normal porque la técnica, con mi tipo de pecho que es muy fibroso, no permite ver nada", explica. 

"Me realizaron una biopsia donde analizaron células cancerígenas del tipo Her2 positivo. Se trata de un tipo de tumor hormonal que actualmente está muy investigado. De hecho, los médicos me dijeron que era el mejor tipo de cáncer que podía tener", relata Nera. "Los médicos, con mi consenso y con la segunda opinión de otros profesionales, decidieron que no era necesario someterme a un tratamiento de quimioterapia y de radioterapia porque los efectos secundarios de estos tratamientos serían más perjudiciales que los propios focos milimétricos".

"El primer episodio de cáncer lo traté en una clínica privada, pero para el segundo decidí trasladarme a la Sanidad pública y he podido presenciar en primera persona la vocación del personal sanitario de nuestro sistema público de Sanidad. Considero que tenemos unos médicos, enfermeros y personal sanitario en general, excelentes y que lamentablemente no se les valora y cuida lo suficiente de manera que se genera una fuga de profesionales y de recursos hacia clínicas privadas", apunta Nera, quien cuenta todo esto en una petición que traslada a los grupos políticos del Parlamento andaluz para "incidir en la necesidad de destinar más recursos económicos y más soporte a la Seguridad Social y a la Sanidad pública para que se garantice el servicio".

El parlamentario socialista Paco Conejo, según publica en redes sociales, recoge el guante lanzado por Nera. "Voy a trasladar esta iniciativa al Parlamento de Andalucía. Desde el PSOE-A vamos a hacernos eco de esta petición de Valvanera que pide más recursos para mejorar la Sanidad pública andaluza", anuncia. "Los servicios públicos sanitarios se van derivando poco a poco hacia una Sanidad privada de apariencia mejor pero con dudosa calidad asistencial y excluyente para cierto sector de la población", se queja Nera, quien espera que el debate "esté encima de la mesa, para que no se olvide". 

En la última revisión, realizada el pasado mes de enero, a Nera le diagnosticaron metástasis pulmonar y metástasis ósea, y tiene afectados el fémur y el esternón. "No he fumado en mi vida", señala. Cuando recibió la noticia se encontraba viviendo en Indonesia, tras lo que se desplazó rápidamente a su Cádiz natal. "Me vine a casa de mi madre, ha sido todo súper rápido", cuenta cuando habla con lavozdelsur.es. "Esta campaña —la emprendida por ella, iniciada en la plataforma Os oigo— debería ser perenne", dice Nera, quien lamenta que "la Sanidad pública lleva años desangrándose poco a poco".

"En mi caso, no tengo precedentes de cáncer de mama en mi familia. Para mí fue un shock", relata Nera, que lo define como "un tsunami". La gaditana, que entonces trabajaba en Madrid, acudió a una clínica privada que le recomendaron. "Me atendieron estupendamente, fue todo muy fluido y rápido, no tengo quejas... pero cuando rascas un poquito ves que faltan recursos. No hay UCI", dice a modo de ejemplo. Las metástasis se las está tratando en el Hospital Puerta del Mar de Cádiz, donde la trata "un equipo fantástico". "La gente que trabaja ahí investiga lo que haga falta y está dispuesta a hacer lo que sea por salvar vidas", algo que les agradece. "Con 40 años y una niña de cinco años, lo único que pido es tiempo para ver a mi hija crecer", agrega.

Actualmente, Nera está recibiendo sesiones de quimioterapia. Un total de seis ciclos, uno cada 21 días, además de inmunoterapia, "que me ayuda a regenerar los huesos en un intento de recuperar las lesiones óseas del esternón, fémur y dorsal". Para el primer ciclo de quimio estuvo más de diez horas en el hospital, porque hubo complicaciones, y lo hizo acompañada de las enfermeras que la atendieron. "Se quedaron más tarde de su turno, aguantando el tipo. Eso no está pagado. Eso es vocacional", dice.

Pero, ¿por qué decidió hacer público su caso? "El primer proceso de cáncer lo pasé escondida. Me daba mucha vergüenza contarlo. A mi familia se lo conté un mes y medio después de saber el diagnóstico. Tuve un proceso de negación, al médico le decía que era mentira", recuerda Nera García, a la que ahora se le ha despertado "la necesidad de decirlo". "Jamás me imaginé que iba a hablar con un periodista, pero es un debate que hay que poner encima de la mesa, que no hay que olvidar, y la gente se conciencia cuando ve casos cercanos", apunta. "A cualquiera le puede tocar". "He pasado por todas las fases, ahora mismo estoy en la fase de lucha", sostiene Nera. "Sólo pienso en la victoria. No tienes otra opción". Ahora sólo quiere tiempo para pasarlo con su hija. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído