Más de 60 familias del barrio de Santiago, 'invadidas' por ratas, pulgas y arañas rojas

Los vecinos de Jardines de Cristal en la azotea de uno de sus bloques; a la izquierda, un "pequeño Amazonas", lleno de ratas, pulgas y otros parásitos. FOTO: MANU GARCÍA.
Los vecinos de Jardines de Cristal en la azotea de uno de sus bloques; a la izquierda, un "pequeño Amazonas", lleno de ratas, pulgas y otros parásitos. FOTO: MANU GARCÍA.

"Un pequeño Amazonas". Así describe uno de los vecinos de la urbanización Jardines de Cristal lo que se esconde detrás del muro que colinda con sus seis bloques de pisos. Pulgas, ratas, arañas rojas y hasta serpientes, que se multiplican en las épocas de más calor, haciendo la vida imposible a algunas de las familias de este complejo residencial situado en el barrio de Santiago de Jerez.

"Primero fueron las pulgas; hace unos años me tuve que ir de mi casa durante varios días porque era imposible estar allí", confiesa una de las vecinas durante el encuentro con lavozdelsur.es. Un total de 64 familias están padecen un problema que se inició hace varios años, cuando empezaron a habitar dichos bloques, poco después de concluir la construcción de la promoción residencial, en el año 2010, y que se suma al de la inseguridad derivada de la vecina calle Nueva, donde las trifulcas, las peleas y el "trapicheo", impiden el desarrollo normal de sus vidas, especialmente de las familias con niños.

Los vecinos de Jardines de Cristal en la azotea de uno de sus bloques; a la izquierda, un "pequeño Amazonas", lleno de ratas, pulgas y otros parásitos. FOTO: MANU GARCÍA.

Un terreno, que se encuentra entre el Instituto Santa Isabel de Hungría y los bloques de Jardines de Cristal, anexo al casco bodeguero de las antiguas bodegas Félix Ruiz y Ruiz, en cuya fachada posa un cartel de venta por Emuvijesa, la empresa municipal de la vivienda de Jerez, parece una auténtica jungla, con palmeras, árboles y numerosas hierbas. Una puerta, cuya llave tienen los vecinos sin conocer el auténtico motivo de su existencia, separa este enorme pero caótico vergel, de sus casas. Una entrada fácil y sin barreras para todo tipo de parásitos, como las pulgas y las arañas rojas, y ratas.

"Ahora que llega la primavera van apareciendo las arañas rojas, y como se prevé que este año el calor empiece antes ya mismo la tendremos aquí", explica una vecina, mientras encuentra las primeras sobre las paredes de la azotea comunitaria. "Mira, son aún muy pequeñas, pero con el calor empiezan a crecer y ya no podemos ni tender la ropa, porque se nos llena entera de arañas rojas", añade. Una de sus acompañantes asiente: "En unas semanas aquí no se puede estar, vas pisando y matando arañas, la ropa te la deja toda ensangrentada, como si hubieras cometido un crimen", explica a este medio sin saber muy bien si tomarse la comparación a broma. "Es que no se puede estar, todas las paredes se ponen llenas de arañas rojas, como si fuera una invasión", asegura, señalando el foco de procedencia, que a juicio de todos los vecinos es este solar abandonado.

Uno de los plafones de las escaleras comunitarias, lleno de orina y excremento de rata. FOTO: MANU GARCÍA.

Uno de ellos advierte que no es el único foco de problemas para los bloques de Jardines de Cristal. Otro solar de propiedad municipal, donde se proyectó hacer un parking público y que se ubica en la calle Armas de Santiago fue hace poco vallado —este medio ha comprobado que las vallas ya han sido vencidas—, para que no se alojaran en su interior ni objetos ni personas. Sin embargo, los vecinos creen que no se ha solucionado el problema y que este es otro de los lugares de procedencia de las ratas en el barrio, por lo que también han pedido una intervención a Medio Ambiente. "Hemos solicitado al Ayuntamiento no sólo que fumigue la zona, porque eso es temporal, sino que de una solución a estos dos solares, pero no han hecho nada", advierte una de las vecinas.

"El verano pasado escuchamos de que la Junta quería hacer una especie de parque botánico en todo el terreno este, pero no tenemos ni idea", añade, con preocupación del que problema "no cese" en años o que se construya también una nueva zona residencial, perdiendo la capacidad de este área para albergar un espacio verde. "Queremos que solucionen este problema, pero que si se mantiene como pulmón para la ciudad mucho mejor, lo que no podemos es seguir así".

Una de las vecinas señala el foco de procedencia de ratas, pulgas y arañas rojas. FOTO: MANU GARCÍA.

Con respecto a la inseguridad del barrio, los vecinos no ocultan su preocupación sobre un problema que va in crescendo. "El otro día llamé a un restaurante chino y ya no quieren ni traernos comida, es escuchar calle Nueva y nos cuelgan", comenta uno de los vecinos, que lamenta la deplorable situación en la que se encuentra un barrio histórico como el de Santiago y los inconvenientes que tienen en el día a día, al tener que acceder a sus casas y al garaje por la calle Armas de Santiago, por miedo a pasar por delante de unos bloques de viviendas de la calle Nueva, uno de los focos más conflictivos del barrio.

"Pedimos permiso al Ayuntamiento para que nos dejara acceder con los coches al garaje desde Armas de Santiago, y no tener que hacerlo desde calle Nueva, es sólo una esquina pero nos dicen que es inseguro... ¿y no es inseguro tener que atravesar toda la calle Nueva, con coches aparcados y la mirada de alguna de la gente que está ahí?", se pregunta preocupado. Otra de las vecinas se suma a sus quejas. "¿No nos dejan coger contramano y nos obligan a hacerlo por calle Nueva? Yo cogeré por calle Nueva cuando el Ayuntamiento me asegure la seguridad de mis hijos, mientras tanto es que no puedo", añade indignada. "Todo esto es una pena porque Santiago es una zona bonita, y si se interviniera y se dinamizara se podría vivir muy bien; vi en el periódico que el Ayuntamiento hablaba de un proyecto de intervención y desarrollo comunitario en el barrio pero no sabemos nada".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído