'Lucía no se fue sola': cuatro años del caso de la niña fallecida en una vía del tren en Málaga

La Audiencia Nacional abre un contencioso-administrativo por una reclamación contra Adif, mientras los padres de la pequeña siguen "buscando la verdad". "Todos los informes periciales concluyen que fue una muerte violenta"

Acto en Pizarra, en abril de 2018, en recuerdo de la pequeña fallecida en extrañas circunstancias.
Acto en Pizarra, en abril de 2018, en recuerdo de la pequeña fallecida en extrañas circunstancias.

Lucía desapareció sobre las 23.20 horas del día 26 de julio de 2017, hace ahora cuatro años, mientras jugaba con sus primos en la terraza de un restaurante de la estación de Cercanías de Pizarra, en Málaga, donde cenaban sus padres y otros familiares. Anduvo hasta el agotamiento con unas pequeñas chanclas a lo largo de 4,2 kilómetros. Se acabó acurrucando entre los raíles. El cuerpo sin vida de la pequeña era localizado a primeras horas del día siguiente junto a la línea ferroviaria y un fuerte impacto en la cabeza provocado por el paso de un convoy. 

Es la versión oficial de lo ocurrido y con ella se cerró la causa en febrero de 2019 —"La muerte de Lucía fue un desgraciado accidente sin terceras personas", dictaron entonces los tribunales—. "Es un cuento que nadie que analiza con rigor el caso se cree", afirmaba entonces tajante Antonio Vivar, padre de Lucía. Desde entonces, recogidas de firmas y una máxima: Lucía no se fue sola. Era imposible reconstruir lo que ocurrió, analizar la verdad, con la investigación oficial sobre la mesa.

Ahora un juzgado contencioso-administrativo de la Audiencia Nacional ha abierto un procedimiento sobre la muerte de la pequeña y ha citado a varios testigos a partir de septiembre. Así lo ha asegurado el letrado de la familia, Marcos García Montes, que, cuando se han cumplido este pasado martes cuatro años de la muerte de la pequeña, ha ofrecido una rueda de prensa con los padres, Almudena y Antonio, quienes han dicho que con esta decisión del juzgado de abrir una línea dentro de una reclamación presentada contra Adif esperan saber, como siempre han reclamado, lo que ocurrió aquella noche y "descansar en paz".

La investigación de la Guardia Civil apuntó desde el principio que la muerte se habría producido accidentalmente, sosteniendo que la niña se habría ido andando por las vías y se podría haber quedado dormida y habría sido golpeada por un tren. Sin embargo, la familia siempre ha cuestionado esta versión oficial y nunca ha creído que Lucía pudiera haber recorrido sola cuatro kilómetros por las vías.

El Juzgado de Instrucción número 10 de Málaga archivó en varias ocasiones el procedimiento penal, lo que fue ratificado por la Audiencia malagueña. El letrado ha apuntado que la última vez que se sobreseyó fue hace unos meses cuando se pidió la reapertura, instando a que se practicaran una serie de diligencias.

"Descartamos radicalmente un accidente"

El abogado ha explicado que actualmente hay una reclamación patrimonial contra el Ministerio del Interior y la Guardia Civil "reclamando la indemnización correspondiente, que está recurrida" y un recurso contencioso, que está en el número 4 de la Audiencia Nacional, que es el que ha abierto una causa y el que ha citado a declarar a diez personas, entre familiares, el maquinista, vigilantes de seguridad y agentes de la Guardia Civil.

Ha indicado que se trata de "una reclamación contra Adif porque salió un tren sorprendentemente después de saber que había desaparecido una niña" y ha indicado que "lo que no se ha querido investigar por la vía penal se va a investigar por la vía contenciosa", apuntando que "si de este proceso sacamos material probatorio voy a pedir la reapertura penal de nuevo, quiera o no quiera la jueza".

No obstante, ha indicado que los informes periciales con los que cuentan "concluyen todos que fue una muerte violenta". "Descartamos radicalmente un accidente", ha dicho el abogado, quien ha aseverado que no se entiende que en la vía penal "ni siquiera se haya tomado declaración a los padres" y ha destacado que han recibido informaciones de vecinos e, incluso, "agentes de la Guardia Civil que cuestionaron la labor investigadora".

Al respecto, García Montes ha afirmado que también se ha iniciado una vía de vulneración de derechos fundamentales ante el Constitucional por no poder solicitar todas las diligencias oportunas en la vía penal y "si nos ampara, el juzgado de instrucción tiene que empezar a investigar", ha dicho, apuntando que a ese tribunal también ya ha informado de la apertura de un proceso contencioso.

"Buscamos la verdad, no que nos den la razón como a los locos"

Los padres siempre han reclamado saber la verdad. En este sentido, Almudena ha asegurado en la rueda de prensa que estos nuevos pasos judiciales "no son un logro, pero necesitamos descansar en paz, no queremos que nos den la razón como a los locos sino buscar la verdad". Ha destacado la colaboración de muchas personas en este tiempo.

Así, tras la rueda de prensa, los padres han leído un manifiesto ante numerosos vecinos de Pizarra, en el que han agradecido el apoyo que están recibiendo en estos cuatro años y han expresado el dolor por la perdida y por "las negativas a querer investigar el motivo de la desaparición y de la muerte" de la pequeña que, han dicho, "se ha convertido en la Lucía de todos".

Los padres consideran que hubo "una nefasta investigación". En este sentido, como también ha señalado el letrado en la rueda de prensa, apuntando que el capitán de la Guardia Civil encargado del caso "no lo hizo de mala fe, pero se le metió una cosa en la cabeza y por ahí tiró".

Almudena y Antonio se cuestionan por qué desde el primer momento "se obsesionaron con una absurda versión que nadie entendía ni compartía" y apuntan que hubo "excesiva prisa" por cerrar el caso como "lo que nunca pudo ser", un accidente.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído