Los músicos se quedan sin espectáculos en directo: “¿Por qué un camarero está dado de alta y un músico no?”

La banda Cadizfornia tenía 90 fechas programadas para este año, pero la crisis del coronavirus ha paralizado toda su actividad

La banda Cadizfornia en su local de ensayo. FOTO: MANU GARCÍA
La banda Cadizfornia en su local de ensayo. FOTO: MANU GARCÍA

El espectáculo estaba a punto de comenzar. Paloma, Quini, Inma y Antonio lo tenían todo preparado para volver a subirse a la furgoneta y recorrer cientos de kilómetros. Como cada año, la orquesta Cadizfornia “sin la ‘l’ estadounidense” se disponía a llevar su show a todos los rincones de Andalucía para “divertir, eso es lo que intentamos siempre” a la gente que disfruta de las fiestas patronales, las verbenas o las fiestas privadas. Sin embargo, los sueños de esta formación, que lleva seis años en activo, se han desvanecido a causa de la crisis sanitaria.

“Este año era el que mejor pintaba, teníamos unas 90 fechas prácticamente cerradas y nos quedaban aún fines de semana libres para rellenar”, expresa Quino, uno de los cantantes de la orquesta junto a Paloma, que añade que “era una subida muy buena, estábamos muy contentos”.

Antonio y Paloma, músicos de Cadizfornia, durante la entrevista. FOTO: MANU GARCÍA

La banda chiclanera cuyo nombre evoca al ambiente de costa gaditana ofrece espectáculos musicales cargados de buen rollo. “Nos disfrazamos de artistas famosos y hacemos imitaciones, también tenemos un repertorio bastante amplio en el que encajamos desde la música más típica de baile puro y duro a las versiones de los ochenta, el reggaetón y la música electrónica”, explica Antonio Lapi, director del grupo que siempre busca adaptarse a todos los públicos y “a lo que le gusta a la gente” según la ciudad.

Los espectáculos suelen tener lugar por la noche y es habitual que la banda repita sitios de un año para otro. Por eso, Antonio, que empezó cantando en corales, mantiene que “hay que saber elegir los temas con cuidado porque no puedes tocar un pasodoble a las tres de la mañana, ni un reggaetón a las diez de la noche”.

Los integrantes de la orquesta resoplan al unísono al pensar en cuánto les ha afectado la pandemia. Desde el interior de su local de ensayo lamentan el parón inevitable al que se han visto sometidos. “Esto ha sido un caos”, comenta Antonio, que aún recuerda las consecuencias de la crisis económica del 2008. “Nos hizo bastante daño a nosotros y a muchos compañeros, de hecho, todavía estamos intentando recuperarnos, y ahora ha venido la otra”, afirma.

Quini, Inma, Paloma y Antonio durante la entrevista. FOTO: MANU GARCÍA

El artista de Cadizfornia asegura que “es un palo muy gordo porque nosotros prácticamente vivimos al día, solo de la música, y te encuentras sin trabajo y no sabes cuando te vas a poder recuperar”.

En un año normal, la actividad de esta banda comienza en Nochevieja y continúa con algunas fechas en Carnaval y Semana Santa, pero es en primavera y verano cuando reúnen el mayor número de espectáculos. “Una vez que empezamos con la feria de Sevilla, luego van una detrás de otra hasta octubre”, detalla Antonio.

El cantante Quini en el local de ensayo. FOTO: MANU GARCÍA

La incertidumbre invade a la orquesta, que sufre la cancelación de sus shows “con todo el dolor de nuestro corazón, porque nos encanta nuestro trabajo”. Además, sus miembros han quedado “desatendidos del Estado y sin ninguna ayuda porque no entramos en ERTE, los artistas nos damos de alta por el día que trabajamos y todo lo que hemos perdido se queda ahí en la nada”. A la crisis del coronavirus se suman las condiciones precarias que sufren los músicos cada día.

En este sentido, Antonio denuncia la inexistente dignificación del oficio. “¿Por qué un camarero está dado de alta y un músico no?”, se pregunta con el ceño fruncido el que también promueve la lucha contra la competencia desleal. “Hay mucha gente que trabaja por la mañana en la oficina A y trabaja por la tarde en B y eso tampoco es justo”, manifiesta.

Muy a su pesar, la orquesta lo tiene claro, tendrán que esperar para volver a subirse a los escenarios. Quini opina que la celebración de fiestas “es lo último en la lista que se va a volver a activar porque reúne a mucha gente, tenemos asumido que no vamos a hacer prácticamente nada”.

Sobre el autor:

Patricia Merello

Titulada en Doble Grado en Periodismo y Comunicación audiovisual por la Universidad de Sevilla y máster en Periodismo Multimedia por la Universidad Complutense de Madrid. Mis primeras idas y venidas a la redacción comenzaron como becaria en el Diario de Cádiz. En Sevilla, fui redactora de la revista digital de la Fundación Audiovisual de Andalucía y en el blog de la ONGD Tetoca Actuar, mientras que en Madrid aprendí en el departamento de televisión de la Agencia EFE. Al regresar, hice piezas para Onda Cádiz, estuve en la Agencia EFE de Sevilla y elaboré algún que otro informativo en Radio Puerto. He publicado el libro de investigación 'La huella del esperanto en los medios periodísticos', tema que también he plasmado en una revista académica, en un reportaje multimedia y en un blog. 

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído