Las limpiadoras, en pie de guerra: "Tenemos una mierda de sueldo y no descartamos una huelga indefinida"

El colectivo de trabajadoras de la limpieza ha comenzado su lucha activa para contar con un convenio provincial justo para el sector

Lola Colorado, en su protesta contra las empresas concesionarias de la limpieza.

Lola Colorado lleva casi toda su vida laboral como limpiadora. Más de 40 años dedicada al servicio de limpieza. Ahora lo hace en los centros de salud del Distrito Bahía. Ella es una de las miles de limpiadoras que están cansadas de su situación. "Estamos muy cabreadas. Todas tenemos una mierda de sueldo. Si esto no se arregla, guerra, guerra, guerra", grita al micrófono durante una de las manifestaciones programadas contra las empresas concesionarias de la provincia de Cádiz que gestionan la limpieza en centros de salud, hospitales, colegios y centros comerciales. 

"Llevo cotizados 42 años y mi sueldo es de 900 euros. En vacaciones he llegado a cobrar 800. Lo que pedimos es llegar al menos a los mil euros y tener un horario normal. Queremos tener 35 horas como casi todo el mundo, señala Lola a lavozdelsur.es

En las conversaciones con la patronal, lejos de avanzar, se ha retrocedido hasta puntos que irritan a las limpiadoras. En los últimos cinco años se les ha subido el salario un 3,68 por ciento, lo que supone 20 céntimos al día. También les están intentando recortar derechos que ya tenían como la antigüedad. Una de las últimas propuestas era subir un 2 por ciento. "No nos vamos a conformar con esto. Vamos a ir a por todas. Queremos lo que todo el mundo: contar con días de asuntos propios y un sueldo digno. Hemos demostrado que las limpiadoras somos imprescindibles. No nos pueden subir esa miseria. Tenemos un convenio que es de risa. Me harto de llorar cada vez que lo veo", apunta.

"Todas tenemos una mierda de sueldo. Si quieren brillo, que se rasquen el bolsillo"

Lola Colorado es contundente en sus reivindicaciones y las de sus compañeras de sector. "Hemos estado al frente de un covid con el trapito y la lejía, que tengo ya los pulmones negros. Nos duelen mucho los huesos y la espalda. Somos el colectivo más mal mirado y a mucha gente se le olvida que somos el primer eslabón de la cadena. Si no se limpia, no se opera en un hospital. Si no se limpia el colegio, no hay clases. Si no se limpia el centro de salud, no hay consultas. Si quieren brillo, que se rasquen el bolsillo". 

Movilización contra las empresas concesionarias de la limpieza.
Movilización contra las empresas concesionarias de la limpieza.

Piensa que con unidad de todo el colectivo será posible alcanzar ese propósito de un convenio de limpieza provincial justo. Inma Barea, otra limpiadora veterana perteneciente al comité de colegios de CCOO es otra de las trabajadoras indignadas. "Cuando empezó la pandemia estábamos al pie del cañón. Éramos el primer eslabón y ahora no somos ni el cierre. El plus de asistencia se debe de pagar de manera íntegra. También hemos realizado una propuesta de un plus tóxico y que tengamos reconocida la cuarta paga", señala. Tanto ella como Lola reconocen que no se van a rendir. "Vamos a seguir movilizándonos hasta conseguir lo que es justo. No descartamos una huelga indefinida"

"Somos el colectivo más mal mirado y a mucha gente se le olvida que somos el primer eslabón de la cadena"

Las concesionarias quieren subir un 0,75 por ciento y sin carácter retroactivo, además de dar por perdido este 2021. En la propuesta de convenio efectuada por los sindicatos no se contaría con este año y se solicita un aumento del 8 por ciento, subiendo un 2 por ciento el año que viene, y un 3 por ciento en 2023 y 2024, respectivamente, año en el que quedaría instaurada la cuarta paga. "Nosotras sí miramos por la empresa, pero la empresa no mira por nosotras. No hemos estado teletrabajando como ellos. Hemos estado en los hospitales sin EPIS, aguantando a gente con y sin covid. Somos imprescindibles en la sociedad", destaca Lola. 

Sobre las negociaciones y el conflicto existente, Juan Benítez, secretario general de Hábitat de CCOO, entiende que la última propuesta es del todo asumible. "Estamos hablando de empresas que durante la pandemia han aumentado sus beneficios. Si en Cádiz no somos capaces de mejorar el convenio colectivo, el próximo año estaremos por debajo del salario mínimo. Exigimos que las trabajadoras del sector de la limpieza sean reconocidas como trabajadoras indispensables. Sin ellas, otros sectores como el de sanidad o comercio no hubieran podido sacar el trabajo adelante durante la pandemia. Les están intentando recortar derechos y no se puede permitir". 

"Es una vergüenza que este colectivo esté en unas condiciones precarias y explotado"

Raúl Ruiz Berdejo, miembro de IU en Jerez, también se suma a las reivindicaciones del colectivo y apunta hacia el Ayuntamiento de Jerez. "Es una vergüenza por lo que están pasando estas trabajadoras esenciales. Se trata de un colectivo principalmente feminizado que está en unas condiciones precarias y explotado. Es también una vergüenza que el Ayuntamiento permanezca neutral ante esta injusticia cuando tiene mucho que decir". 

Sobre el autor:

Rubén Guerrero.

Rubén Guerrero

Periodista con más de veinte años de experiencia en los medios de comunicación (prensa escrita, digital, radio y televisión). Autor de Nosotras. Historias del olvidado deporte femenino y otros seis libros más. Recuperando la ilusión por el periodismo en lavozdelsur.es.

… saber más sobre el autor

Archivado en:



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído