Jerez ya busca a sus fusilados durante el franquismo

La Asociación de Amigos y Familiares de Víctimas de la represión franquista de Jerez empieza las catas previas a las exhumaciones en el parque Scout, donde se intuye que hay represaliados del franquismo

Otro momento de las excavaciones. FOTO: MANU GARCÍA
Otro momento de las excavaciones. FOTO: MANU GARCÍA

Es difícil saber con exactitud el número de fusilamientos que tuvieron lugar sobre las tapias del antiguo cementerio de Santo Domingo de Jerez, ahora llamado parque Scout. El capitán Juan de Arizón ocupó el Ayuntamiento de la ciudad en la madrugada del 18 al 19 de julio de 1936, cuando acompañado por seis soldados de caballería, obligaron al alcalde republicano, Antonio Oliver Villanueva, a entregar el poder, algo a lo que Oliver no se negó para evitar un derramamiento de sangre, algo que no se cumplió. Los sublevados se hicieron con el control de Jerez sin apenas esfuerzo, ya que apenas hubo resistencia, pero sí numerosas detenciones, torturas y ejecuciones de personas que habían mostrado algún tipo de simpatía por la República.

El antiguo cementerio protestante de Jerez se empezó a desmantelar en los años 70 del siglo pasado, cuando se trasladaron restos de personas que se encontraban en estas instalaciones hasta el nuevo cementerio de La Merced, pero se conoce que bajo lo que ahora es un parque con zonas ajardinadas y una pista deportiva se encuentran varias fosas comunes con restos de represaliados. Aún no se sabe cuantos exactamente, ni a quien pertenecen los restos, para eso habrá que esperar. Pero los trabajos, después de años de reivindicaciones de las organizaciones memorialistas, ya han empezado en el parque Scout.

En una pequeña zona acotada, de unos siete metros cuadrados, unos pocos voluntarios se afanan en extraer tierra bajo las órdenes del arqueólogo Jorge Cepillo, que está al mando de la primera fase, consistente en la localización de la fosa mejor conservada de la zona, localizada gracias a los trabajos con georradar desarrollados por un equipo de la Universidad de Cádiz, en el que es el paso previo a las exhumaciones.

“Vamos a hacer este sondeo, de momento manualmente, y luego vendrá una máquina cuando tengamos conocimientos del terreno, para comprobar lo que detectó el georradar”, explica el arqueólogo Jorge Cepillo, quien señala que la fosa “puede contener restos de represaliados y de no represaliados”, algo que se determinará en una segunda fase. “Una vez que veamos que hay enterramientos habremos comprobado que esta zona del cementerio de Santo Domingo sigue intacta, por lo que se podrá pasar a una siguiente fase”. Este paso, para el que hay que presentar un proyecto de exhumación, que debe aprobar la Junta de Andalucía, tras lo que “se delimitaría en extensión toda la fosa que hemos documentado y se empezarían a exhumar los restos óseos que haya dentro”, apunta.

Un momento de las catas previas a las exhumaciones realizadas en el parque Scout. FOTO: MANU GARCÍA

El georradar halló indicios de restos de represaliados en el actual parque Scout, “pero ahora vamos a ver lo que hay realmente bajo el subsuelo”, dice Jorge Cepillo, quien señala que a partir de un metro de profundidad se puede empezar a encontrar restos de la fosa común. Esta primera actuación tendrá una duración de unos 20 días, tras la que se elaborará el correspondiente informe para proceder a las exhumaciones, que pueden tardar meses en producirse.

¿Cuántos represaliados hay en el antiguo cementerio de Santo Domingo? Jorge Cepillo responde: “Al ser enterramientos clandestinos que no se anotan en ningún sitio no se puede precisar los restos de cuantas personas pueden estar en esta zona del cementerio”, por lo que para conocer el número exacto habrá que esperar. “La parte más complicada, que era llegar hasta aquí, se ha conseguido”, añade Cepillo, quien confía en que la fosa “esté lo más intacta posible”. Una vez se encuentre, dice, “la presión social será mayor” y será difícil que se paralice el procedimiento.

La Asociación de Amigos y Familiares de Víctimas de la represión franquista de Jerez y la comarca muestra su alegría por el inicio de las catas previas a las exhumaciones, un proceso durante el cual harán falta voluntarios. Para la primera fase hay unos 40, por lo que son personas suficientes para apoyar la labor de los arqueólogos, pero más adelante necesitarán ayuda, por lo que se muestra partidaria de “concienciar a la ciudadanía” para que apoye la causa. Jerez, según el último recuento de la Junta de Andalucía, tiene seis fosas, con más de 350 víctimas, en una provincia en la que hay documentadas 116 fosas con más de 1.500 represaliados de la Guerra Civil y el franquismo.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído