Final feliz para la familia del traductor afgano Karwan: ya están en Sevilla

Los familiares de Sliman Shan Mohammadzai se reencuentran en la capital hispalense tras lograr escapar de Afganistán después de la llegada al poder de los talibanes

Familiares de Karwan, a su llegada a España.
Familiares de Karwan, a su llegada a España.

"Pido ayuda al Gobierno para que rescaten a mi familia. La han reconocido y la están buscando por todo el país. Queda poco tiempo para que las tropas de la OTAN dejen el aeropuerto y si no consiguen salir, la matarán". Era el mensaje que Sliman Shan Mohammadzai, al que todos conocen como Karwan, lanzó el pasado mes de agosto cuando se confirmó la llegada al poder de los talibanes en Afganistán. Este traductor afgano, residente en Sevilla desde hace siete años, fue intérprete de las tropas de las Fuerzas Armadas españolas entre 2007 y 2014, por lo que aseguró que corrían un "grave peligro". 

El padre de Karwan fue general de las Fuerzas Armadas de Afganistán en una base aérea de España ubicada en ese país, donde "trabajó codo con codo con los soldados españoles". Él, traductor para el Ejército. Por eso los perseguían. Pero la historia tiene un final feliz, ya que la familia de Karwan ya se encuentra en Sevilla tras recorrer los 9.000 kilómetros que separan Afganistán de la capital hispalense. 

“Doy las gracias a todas las personas que han salvado la vida de mi familia”, expresaba Karwan a su llegada a la ciudad en declaraciones recogidas por Diario de Sevilla, pronunciadas en la puerta del centro de refugiados, donde conoció a sus sobrinas, de seis meses. “Mi padre no se cree que estén aquí sanos y salvos, estamos muy contentos”, añadió.

La familia de Karwan, que ahora mismo se encuentra guardando cuarentena por protocolo covid, después de un largo viaje que los ha llevado desde Afganistán, hasta Pakistán, para llegar a Madrid y por fin a Sevilla. La historia de Karwan la desveló en redes sociales la periodista Reyes Calvillo, tras lo que se publicó en distintos medios de comunicación, que lograron presionar para que el Gobierno se movilizara. Después de estar semanas escondidos, los familiares del afgano viajaron hasta Islamabad —15 personas en un largo viaje de ocho horas por carretera, sin paradas— para poder ser rescatados. 

Una vez en Sevilla, quieren iniciar una nueva vida. De momento no saben dónde acabarán, aunque han manifestado que no les disgusta la posibilidad de asentarse en la ciudad andaluza. Ahora les toca descansar y recomponerse después de dejar atrás toda una vida en Afganistán a raíz de la llegada al poder de los talibanes. 

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído