Cruz Roja Jerez cuenta su labor: "Hay cosas que dan coraje, porque no es lo mismo tener opinión que criterio"

El presidente local de la histórica institución, Jesús Rodríguez, explica la importante labor realizada y no quiere darle más importancia a noticias falsas "efímeras. Hay que aguantar el tipo". Destaca su optimismo hacia la ciudad: "Jerez siempre se adapta a los tiempos"

Jesús Rodríguez, presidente de Cruz Roja en Jerez.
Jesús Rodríguez, presidente de Cruz Roja en Jerez. MANU GARCÍA

Jesús Rodríguez (Jerez, 1954) es desde hace un año presidente de la Cruz Roja jerezana, una de las primeras de España, cuando se dio cobertura a muchos exmilitares y viudas de las guerras del desastre militar de 1898, con una presidenta. Abogado de profesión y profesor universitario (uno de los más antiguos de la UCA, si no el que más), ha estado involucrado en movimientos solidarios, por ejemplo, cuando prestó asesoramiento a asociaciones que se iban constituyendo en la ciudad en las últimas décadas. El presidente saliente, Evaristo Babé, propuso su nombre y se ha estrenado en un año duro, en los que no hay consecuencias de batallas coloniales pero sí una enorme emergencia social. Habla con evidentes dejes de su condición docente, y con otros de su condición de jurista de buscar la precisión en la palabra. Reflexivo, se apoya a menudo en cuestiones históricas a la hora de exponer sus argumentos. Y viene al caso con eso de presidir una de las organizaciones asistencialistas con más historia, Cruz Roja, la que ha estado siempre en cada guerra. Hoy toma el relevo de aquella primera presidenta, Bernarda Des'Allimes de Díez.

¿Cruz Roja viene a cumplir una función de asistencia que no cumple el Estado?

El Estado no puede llegar a todo, porque conoce situaciones generales, pero no individuales. Aquí los conocemos a menudo porque se presentan. Para el estado, alguien puede tener una situación económica buena por dónde vive o sus estudios pero puede estar viviendo una situación difícil. Hablo de la clase media, que de repente se ve sin ingresos y con muchos gastos. Son los pobres desconocidos, pobres en su balance personal.

¿Cuál ha sido el mayor reto este 2020?

El mayor reto es el imposible de cumplir, porque solo hemos podido atender a un tercio de las personas que requerían atención social, porque los medios son los medios. Jerez, eso sí, se ha mostrado como muy solidaria. Han sido muchas aportaciones individuales, o una familia sola que nos ha donado 20.000 euros. Hemos podido atender a más familias, aumentando aportaciones y más voluntarios, principalmente de la Universidad de Cádiz, alumnos que ayudan durante la pandemia. No nos olvidamos que Jerez es solidario por lo que han hecho Cáritas o las hermandades y cofradías. Todo eso lo forma el tejido social de Jerez.

¿Cuántas personas se han atendido este año?

Directa e indirectamente, unas 13.000 en Jerez, también con San José del Valle. Hablamos de suministro, alimentos, o una forma de apoyo que me encanta, de ayuda a los mayores, para dar compañía, ir a la farmacia o simplemente dar un paseo.

¿De cuántos voluntarios y trabajadores hablamos?

Unos 300 que están en el día a día, y trabajadores, 21 ahora mismo, aunque fueron 16. Los voluntarios son personas que vienen por ejemplo martes y jueves, o que ayudan en el servicio de duchas y lavadoras para las personas sin hogar.

"Si se pensara solo desde un punto de vista económico, el inmigrante no es un gasto simplemente sino un ingreso nacional. ¿Quién pagará las pensiones dentro de 20 años? ¿Quién realiza trabajos que otros no hacen?"

En las últimas semanas ha empezado a circular una idea bastante equivocada de lo que es Cruz Roja, que si es una mafia o un chiringuito. ¿Cómo se desmonta eso?

Nos remitimos a los comunicados que ya se han hecho a nivel nacional. En cualquier caso, es una insensatez que no merece contestación. Lo que demuestra qué son las entidades y las personas no son pronunciamientos escritos ni lo que digan los demás, sino sus actos, como dice la máxima evangélica. Debatir el comentario de cada uno no tiene mucho sentido. Me remito al ejemplo de actividad de cualquier día, de gente siendo atendidos. Eso es Cruz Roja, no es otra cosa.

Y en el caso concreto de Jerez, respecto a otra de esas mentiras, de que solo ayuda a inmigrantes, es aún más claro porque ni siquiera en Jerez existe el número de inmigrantes que sí puede haber en otras grandes ciudades, por lo que la falsedad es aún mayor. Quizás por eso que se ve en televisión de la recepción de personas migrantes en la costa.

En nuestro caso claro que no es así. De todas formas, el tema de la inmigración creo que se ve distorsionada por principio. Es verdad que hay unas normas que hay que atender que dicta el Gobierno y la UE, pero es que muchas veces hay quien elige la Ley frente a las personas, cuando le interesa, claro. Hay que tener en cuenta que los inmigrantes siempre han salvado a los grandes países. Alemania es lo que es no por los alemanes. La juventud era ínfima tras las guerras, los inmigrantes hicieron que prosperara. A España, si es por el índice de natalidad e índices empresariales, son los inmigrantes la que la salvan. En nuestro caso, la recogida de la vid. El inmigrante, si se mira económicamente, no es solo un gasto, es que es un ingreso nacional. Hay que entender su función. ¿Quién mantendrá las pensiones de dentro de 20 años? ¿Y la riqueza que producen? ¿Y las relaciones culturales, que aprendemos unos de otros? El esfuerzo de los hispanoamericanos, ejemplo de desprendimiento y laboriosidad, como los alemanes recibieron a los españoles, a nuestros abuelos. El inmigrante no es solo un gasto, es más. Y eso si prescindimos de la condición de persona. Porque si quiere verse solo económicamente, es riqueza para los estados. 

Sobre la financiación, que es otro de esos asuntos que generan también comentarios, parece que muchas personas no saben que Cruz Roja realiza funciones públicos que delega el Estado.

Cumplimos fines sociales que el Estado prefiere que los realicen las asociaciones.

Uno de esos mitos, para hacer frente, es lo de que cuantos más inmigrantes lleguen, más dinero gana, cuando no es ningún sentido así.

Es una elucubración de acuerdo a la lógica de cada uno, pero para pronunciarse, hay que conocer las instituciones. No es lo mismo tener opinión que tener criterio, y se lo digo mucho a mis alumnos. Cuando oigo las tertulias, y hablan de arquitectura, medicina o política, por ejemplo, con tanta seguridad, uno dice, ah, pues será así. Pero cuando les oigo los patinazos en derecho, pues a lo mejor lo que dicen de arquitectura es también un patinazo. Me fío de quien tiene criterio. No todas las opiniones hay que respetarlas. Hay quien opina que el terrorismo vale para cumplir unos fines, o quien opina que el hombre por naturaleza es superior a la mujer, y que hay razas superiores. Son opiniones, pero no respetables. 

Jesús Rodríguez, durante la entrevista. FOTO: MANU GARCÍA
Jesús Rodríguez, durante la entrevista. FOTO: MANU GARCÍA

¿Duelen esas cosas en Cruz Roja cuando se dicen?

Duelen y dan coraje. Como da coraje cualquiera que opina sin saber, quien dice como si fuera un dogma o bula papal, y es así porque lo digo. Se habla de la seriedad del burro, que lo pensará serio pero piensa burradas.

¿Le preocupa esa politización?

No, porque las noticias son siempre cosas novedosas. Dejan de serlo mañana. Y sabe uno que es efímero. Hay que aguantar el tipo y ya está. Por eso me remito a los comunicados, así no hay posibilidad de discutir sobre criterios, porque está sustentado en la razón. 

Extracto de uno de los comunicados de Cruz Roja sobre su actividad en 2020

"...hasta la fecha, Cruz Roja ha atendido ya a 2.821.000 personas en situación de vulnerabilidad a través de una respuesta integral en sus áreas de emergencias, inclusión social, salud, socorros, educación, empleo y medioambiente, y que continuará e intensificará hasta finales de año.

Traslados sanitarios, despliegues de albergues e infraestructuras hospitalarias, apoyo psicosocial, educación virtual para niños y niñas vulnerables o distribución de bienes básicos de primera necesidad son algunas de las labores que están llevando a cabo 63.700 personas voluntarias.

Así, en materia de Empleo, Cruz Roja ha atendido a través del Plan Responde a más de 92.000 personas; en el ámbito de Salud, a más de 1.145.000; en Educación, a más de 500.000 personas; en materia de Inclusión Social, a más de 860.000; en medioambiente, 54.000 personas, y, a través de medidas de Socorro, Cruz Roja ha apoyado a más de 580.000 personas

Respecto al perfil de las personas atendidas, el 63,5% de las personas son mujeres, el 31,7% tiene entre 30 y 59 años e hijos/as a su cargo, con estudios superiores (89%) y el 32,2% son personas mayores de 60 años.

En relación a los perfiles de las 63.700 personas voluntarias, el 60% mujeres, han participado hasta ahora en Cruz Roja Responde, con una media de edad de 36 años, demostrando su compromiso humanitario con las personas afectadas por la Covid-19". 

Puede leer el resto del comunicado aquí.

¿Se ha deshumanizado la sociedad este 2020? ¿Saldremos mejores?

Vamos a salir distintos. Nuestros valores han cambiado. Había gente que no valoraba tener trabajo fijo como algo esencial, que no valoraba pequeñas cosas como salir un domingo. Los hombres y mujeres somos sobre todo experiencia. Esa frase poco útil e ingeniosa del carpe diem, vive ahora, no sirve. Las personas no somos futuro. Somos pasado. Es el patrimonio que tenemos, el conocimiento, la experiencia y lo que atesoramos. El presente se nos escabulle. No hay que olvidar lo que hemos vivido. Nuestra esperanza es nuestra experiencia. Si esta experiencia no nos enriquece, será un tiempo perdido. A la mayoría, creo, nos va a enriquecer. Veremos de manera distinta lo que tenemos. Era una rutina la Navidad. Pero no, era cultural, y notamos su falta. Pero habrá quien no esté triste porque aprenderá a valorarlas. ¿Cómo no disfrutarán esas familias disgregadas más el año que viene?

¿A usted qué le cambiará como presidente de Cruz Roja?

El conocimiento de la precariedad. A todos nos cambiará. Sin ir más lejos. Jerez estuvo dos años en que los funcionarios no cobraban. Cuando hice la carrera hicieron algunos la oposición. Un día te das cuenta de una incapacidad económica. Es la precariedad de todo en la vida. Quien decía ya tengo mi trabajo en una empresa fuerte, te das cuenta de la necesidad de afianzarse en muchas cuestiones.

¿Sintió en cierto momento, como reflejamos durante el confinamiento, que era posible un estallido social en Jerez en algunas zonas de Jerez como la zona Sur?

En aquel tiempo volvimos a la solidaridad de vecinos y amigos, la de hace 50 años, que ha vuelto a hacer falta. Un plato de comida, algo para los niños. Es la esencia de la solidaridad. El ser humano es social, y se creó enseguida esa solidaridad. Por eso no hubo estallido social, o situación de hambre en el sentido de otros países. Quien no tenía recursos, porque ni los vecinos tenían, las organizaciones sociales han tratado de paliar la situación en la medida de lo posible. He sentido que había gente sin un sentido social muy acusado, esto les ha hecho crear esa necesidad de ayudar. 

¿Y de gente que no esperaba necesitar? Es dura esta crisis para esos pobres ocultos de los que hablaba.

He visto a personas que conocía en la cola de Cruz Roja, y se giraban un poco porque les daba vergüenza. Gente que conocemos de siempre. Es muy difícil, pero la necesidad puede a la vergüenza, aunque piensa lo grande que era esa necesidad. No me acercaba, porque no podía darle preferencia a nadie por ser amigos. Esa sensación del pobre vergonzante es terrible, porque no va abiertamente al comedor de El Salvador. Si lo pensamos, es horrible, de un estigma personal. Si lo ven los demás, pensarán que está en la cola y es admirable. Es compasión y admiración, de pensar que yo a lo mejor no sería capaz, y no hay que agachar la cabeza. Piensa si vuelve algún bichito como llegó en el pasado la filoxera, y te encuentras que quien está en la riqueza pasa a la pobreza más extrema, o que ha invertido en un banco y quiebra, y tu capital es cero. La ventaja de los abogados es que aprendemos de cabeza ajena. Vivir el presente no sirve, cuando llega esa situación solo tiene la fortaleza de sí mismo y la experiencia y conocimientos. Y quien más atesora espiritualmente, no solo materialmente, más fortaleza tiene para las dificultades. Yo que me dedico tanto a concurso de acreedores, ves a los empresarios que tienen tanta ilusión, salen adelante. Tienen una capacidad de riesgo admirable. De hoy no tengo nada e hipoteco mi casa para empezar de cero. El autónomo es especial.

Usted que ha visto tantos aspectos diferentes de la ciudad, ¿considera Jerez una ciudad fracasada en vista de, por ejemplo, el desempleo?

No, no considero que Jerez sea una ciudad fracasada. El desempleo en Jerez requeriría un estudio profundo. Los datos son solo datos. La realidad social que vemos no es la que nos dicen los datos. Mi conclusión es que es una ciudad muy imaginativa para sacar adelante proyectos empresariales, desde hace tres siglos. Cuando lo importante eran las haciendas, lo importante era el olivo. Luego, se reconvirtió el olivar cuando lo importante fue la vid. Cuando no fue la viña sino la elaboración, se convirtió en vino. Se adapta a los tiempos. 

Montó un tren.

El tercero de España, y la traída de agua en el siglo XIX, y la obra civil tan importante. Jerez ha sido siempre enormemente avanzada. Mira la Catedral, que se paga cuando falta el dinero con un impuesto al vino.

Rodríguez, con Laura Hernández, responsable técnico de Cruz Roja en Jerez. FOTO: MANU GARCÍA
Rodríguez, con Laura Hernández, responsable técnico de Cruz Roja en Jerez. FOTO: MANU GARCÍA

¿Es optimista sobre Jerez?

Por supuesto. La crisis, si no te hunde, te saca enriquecido. Esto va a pasar. 

¿Se quedará gente por el camino?

Y se tendrá que reconducir. Como cuando la maquinaria llega al campo, pues ésta requiere mayor especialización y mayores sueldos. Y muchos del campo se reconvierten en mecánicos. Y nace una clase media. Se pierden profesiones, pero los talabarteros se reconvierten y sustituyen. Vivimos en una sociedad de la información, la actividad agrícola es hoy el 4% en el mundo. Antes era el 92%. O te reconduces tú o la realidad. La industria, que parece que tiene que ser ayudada por el Estado, se va a otros espacios de España, pero Jerez se reconduce. Piensa en la calle Larga. Cuando se fueron los bancos, llegaron las tiendas, y ahora, la hostelería. Cuanto más se concentra una actividad, mayor riqueza genera. No tengo duda, en Jerez hay recursos humanos y económicos para hacer una ciudad, que lo que habrá que hacer es cambiarla.

Programas y proyectos de Cruz Roja en Jerez

Las labores realizadas por Cruz Roja en Jerez van en la línea del resto del país. Los programas son líneas generales y los proyectos son los trabajos específicos. se trabaja con colectivos de extrema vulnerabilidad como personas sin hogar, familias, entrega de alimentos, víctimas de violencia de género, niños en situación de pobreza, asistencia a mayores, inserción laboral... Estas ayudas pueden ir desde cursos a promoción de la juventud para encontrar trabajo, o dar formación, o incluso un kit energético y directrices para el ahorro en la factura, o en un momento dado su pago si la situación es de emergencia... Todo mientras se piensa en nuevos proyectos y en ayudas del día a día que van surgiendo, entre las iniciativas de la veintena de técnicos y de los más de 300 voluntarios que componen Cruz Roja en Jerez. Las presidencias de la institución local, por su parte, suelen recaer en personas conocidas en otros ámbitos. Antes fue Evaristo Babé, presidente del Consejo Regulador del Brandy, y ahora Jesús Rodríguez, abogado y profesor. La razón, las posibilidades que dan para abrir puertas e iniciativas, que permiten tejer acciones concretas -póngase, un pequeño obsequio navideño a los mayores que están solos- gracias a las llamadas a puertas concretas. Una forma que va en otra línea de las organizaciones asistenciales, pero importantísima y que, si no estuviera, se echaría de menos.

 

Sobre el autor:

pablo fernandez quintanilla 0002 4 1000x574 (1)

Pablo Fdez. Quintanilla

Licenciado en Periodismo y Máster en Comunicación Institucional y Política por la Universidad de Sevilla. Comencé mi trayectoria periodística en cabeceras de Grupo Joly y he trabajado como responsable de contenidos y redes sociales en un departamento de marketing antes de volver a la prensa digital en lavozdelsur.es.

...saber más sobre el autor

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído