El enjambre sísmico de Granada deja 744 alertas por los más de 300 terremotos en cinco días

De las 158 incidencias registradas por el 112, un total de 62 han constatado daños materiales por la cadena de seísmos desde el pasado 23 de enero

Numerosos vecinos fuera de sus casas, la pasada noche del martes en Granada, ante la cadena de seísmos. Autor: Francisco Sánchez
Numerosos vecinos fuera de sus casas, la pasada noche del martes en Granada, ante la cadena de seísmos. Autor: Francisco Sánchez

Emergencias 112 Andalucía, servicio adscrito a la Consejería de la Presidencia, Administración Pública e Interior de la Junta, ha gestionado un total de 744 avisos relacionados con los temblores de la provincia de Granada desde el pasado sábado 23 de enero y ha coordinado 158 incidencias, de las cuales en más de medio centenar —un total de 62— se han constatado daños, principalmente por caídas de elementos, desprendimientos y grietas en viviendas.

Del total de las llamadas atendidas en el 112, el mayor volumen (583) se concentró entre la jornada de este martes y la de este miércoles, cuando se atendieron 300 y 283 avisos, respectivamente, según ha confirmado el 112 en una nota. El sábado día 23 las salas atendieron un total de 96 avisos; el domingo día 24 fueron 45, mientras que el lunes fueron una veintena.

Granada es la provincia desde donde se han recibido más llamadas, con 662 notificaciones. Le siguen las provincias de Málaga y Jaén, con 18 respectivamente; 13 en Córdoba; siete en Almería; seis en Sevilla; y dos en Cádiz y en Huelva.

Las franjas horarias comprendidas entre las 22:00 y las 00:00 horas han sido aquellas en las que se han concentrado el grueso de las alertas sobre los terremotos: el centro de coordinación ha recibido llamadas de más de 40 municipios, entre los que se cuentan Albolote, Alfácar, Alhendín, Armilla, Cacín, Cájar, Galicasas, Cenes de la Vega, Chauchina, Churriana de la Vega, Cijuela, Cúllar-Vega, Deifontes, Fuente Vaqueros, Gójar, Granada capital, Iznalloz, Jun, La Zubia, Láchar, Las Gabias, Loja, Maracena, Monachil, Santa Fe, Nivar, Ogíjares, Padul, Peligros, Pinos Puente, Pulianas, Salobreña, Valderrubia, Vegas del Genil y Villanueva Mesía, todos ellos en la provincia de Granada, así como en Málaga y Jaén (Bailén y Úbeda), Almería, Córdoba y Sevilla.

Grietas, desprendimientos y caídas de elementos ornamentales

Las incidencias más destacadas que se han notificado este miércoles se han localizado en Granada capital y en los municipios de Santa Fe, Atarfe, Maracena, Alhendín y Churriana de la Vega.

En Granada, se han informado daños materiales en viviendas, fundamentalmente grietas en la fachada de edificios y en el interior de domicilios de viviendas en la calle Xauen, en la calle Estrella, en la Carretera de Málaga y en la calle Granollers.

En la calle Conde de Tendillas, los bomberos han tenido que inspeccionar unas zapatas de madera que presentaban riesgo de caída y también han saneado las tejas de una vivienda en la avenida Virgilio.

En Atarfe, se han producido grietas y caída de cascotes de una chimenea en la avenida de América, en la calle Olivares y en la calle Fuensanta, y daños en el suelo de un inmueble de la calle Mejorana, mientras que varias viviendas de la calle Menéndez Pelayo han sufrido cortes en el suministro eléctrico.

Los bomberos también han realizado varias actuaciones en el municipio de Santa Fe; es el caso de una vivienda de la calle Carmen, en el que se han producido grietas y el desprendimiento de parte de un techo, en la calle Alameda, para inspeccionar una chimenea inestable, y en la calle Isla, donde se ha estabilizado un tejado por el riesgo de caída de sus tejas.

En Alhendín, una chimenea ha sufrido daños por grietas y en Churriana de la Vega se han producido daños en un balcón de una vivienda en la calle Eras Altas.

Movimientos registrados

En la última actualización del informe publicado por el Instituto Geográfico Nacional se ha señalado que desde el día 1 de diciembre de 2020 y hasta las 12,00 horas del día 27 se habían calculado un total de 416 terremotos en la zona, de los cuales 14 han sido de magnitud mayor o igual que 3,0 y 55 han sido sentidos por la población.

Desde el mes de diciembre del pasado año se están registrando una serie de terremotos superficiales al noroeste de la ciudad de Granada en el entorno de las localidades de Atarfe, Pinos Puente y Santa Fe. Se trata de terremotos superficiales, con una profundidad menor de diez kilómetros y con magnitudes, en su mayoría, inferiores a 2,5: los seísmos suelen ser sentidos por la población cuando la magnitud es mayor de 3.

La serie se ha reactivado a finales de enero de 2021 y el día 23 se registró un terremoto con magnitud de 4,4 al noroeste de Santa Fe que, igual que el de este martes por la noche, fue sentido en numerosas poblaciones y con algunos daños, aunque ninguno de carácter estructural, y una persona herida de carácter leve, La concatenación de estos movimientos sísmicos motivó este martes el paso a fase de preemergencia del Plan de Emergencia ante el Riesgo Sísmico en la provincia de Granada.

En esta fase los fenómenos sísmicos se producen sin ocasionar víctimas ni daños materiales relevantes, por lo que desde un punto de vista operativo el nivel se caracteriza fundamentalmente por el seguimiento instrumental y el estudio de dichos fenómenos, así como por el consiguiente proceso de información a los órganos y autoridades competentes en materia de Protección Civil y a la población general.

Desde el primer momento en el que se sucedieron los temblores, los centros regionales del 112 se reforzaron para atender el volumen de llamadas recibidas durante la noche en el Teléfono Único de Emergencias.

Recomendaciones a seguir en caso de terremotos

En caso de episodios sísmicos como los repetidos durante el fin de semana en la provincia de Granada, Emergencias 112 Andalucía recomienda mantener la calma y cortar cualquier situación de pánico, bulo, rumor o información exagerada.

Durante el seísmo, lo más adecuado es permanecer en el lugar donde uno se encuentra, tanto si se está dentro de un edificio como en la calle, ya que al entrar y salir de los edificios pueden ocurrir accidentes.

Dentro de un edificio es necesario buscar estructuras fuertes donde cobijarse, como por ejemplo una mesa o una cama, bajo el dintel de una puerta, junto a un pilar, una pared maestra o en un rincón.

Tras la sacudida, se recomienda salir ordenada y paulatinamente de los edificios a través de las escaleras y bajo ningún concepto, usar el ascensor para la evacuación.

En el caso de encontrarse en el exterior, se aconseja alejarse de cables eléctricos, cornisas, cristales y demás elementos que puedan sufrir roturas o desprendimientos a causa del movimiento. Si el terremoto sorprende a los ciudadanos en mitad de un viaje en el interior de un vehículo, es necesario pararlo de inmediato donde permita el tráfico y permanecer dentro del mismo hasta que finalice el temblor.

Se debe comprobar que no hay heridos, examinar a los que están alrededor y no olvidar que los heridos graves no deben moverse, a no ser que se tenga conocimiento de cómo hacerlo o en caso de empeoramiento grave o peligro inminente. Hay que comprobar el estado de las conducciones de gas, agua y electricidad, visualmente y por el olor, sin poner a funcionar nada.

No hay que usar el teléfono a menos que sea para situaciones de urgencia, conectar la radio y seguir las indicaciones de las autoridades u organismos intervinientes a través de los medios de comunicación y cuentas oficiales en redes sociales.

Una historia de temblores

Según el Instituto Andaluz de Geofísica, la actividad sísmica en la depresión de Granada responde a la relajación de la deformación acumulada por la tectónica de la zona y suele caracterizarse por series sísmicas (sucesión de eventos sísmicos relacionados espacial y temporalmente). La serie se ha reactivado a finales de enero de 2021 y el día 23 se registró un terremoto con magnitud de 4,4 al noroeste de Santa Fe. Los científicos llaman a esta concatenación de sismos "enjambre".

Según consta en el último informe del IGN, consultado por Europa Press, desde el sábado 23 de enero y hasta este miércoles se han registrado 310 terremotos en esta zona, cuatro con magnitud superior a 4,0 y todos han sido fuertemente sentidos en numerosas localidades cercanas al epicentro, así como en la ciudad de Granada, llegando incluso a notarse en algunas localidades de las provincias de Málaga, Almería, Córdoba y Jaén.

Desde el 1 de diciembre de 2020, cuando se estima que se reactivó la serie sísmica en la que se enmarcan estos terremotos, hasta ahora se han calculado un total de 416 seísmos en la zona, de los cuales 14 son de magnitud mayor o igual que 3,0 y 55 han sido sentidos por la población.

La sismicidad registrada es habitual en esta zona, que se enmarca dentro del sector central de las cordilleras Béticas, una de las regiones con mayor actividad sísmica de la Península Ibérica, fruto de la convergencia entre la placa Africana y Euroasiática una velocidad de unos 4-5 milímetros al año.

En la provincia de Granada han ocurrido importantes terremotos a lo largo de la historia, siendo la cuenca de Granada la más activa sísmicamente. El más antiguo del que se tiene constancia ocurrió en 1431 al sur de Granada que tuvo una intensidad macrosísmica de VIII-IX produciendo grandes daños en la Alhambra y el más virulento el de 1884 en Arenas del Rey, que alcanzó una intensidad de IX-X produciendo 839 víctimas mortales.

También destacan los terremotos de 1531 en la cuenca de Baza con intensidad VIII-IX y el de 1804 en la cuenca de Dalías con intensidad VIII-IX, que produjo gran destrucción en Dalias, Berja y Roquetas y 407 víctimas.

Sobre el autor:

lavozdelsur.es

… saber más sobre el autor

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído