El SAS pone "en riesgo" a los sanitarios al repartir en diez días tres modelos de mascarillas que no protegen

La Junta vuelve a retirar de centros sanitarios andaluces, como los hospitales de Jerez y Puerta del Mar, lotes de dos modelos de mascarillas que no protegen. Csif y Satse exige que se depuren responsabilidades

Un profesional sanitario, en una imagen reciente. FOTO: MANU GARCÍA
Un profesional sanitario, en una imagen reciente. FOTO: MANU GARCÍA

El Sindicato de Enfermería (Satse) en Andalucía y el sindicato CSIF en Cádiz han exigido explicaciones por la nueva retirada de dos modelos de mascarillas defectuosas que han sido utilizadas por profesionales del Servicio Andaluz de Salud (SAS), el tercer caso de material de protección defectuoso en apenas diez días. Si este primer caso de mascarillas defectuosas, las Garry Galaxy, fue atribuido al Ministerio de Sanidad, ahora ambos sindicatos han exigido que se depuren responsabilidad con estas dos nuevas partidas defectuosas.

El Sindicato de Enfermería, que desconoce a qué administración ha correspondido esta compra, asegura que tiene evidencias de que estos nuevos modelos de mascarillas defectuosos se han estado utilizando, al menos, en centros del SAS en la provincia de Cádiz y Huelva y de la Agencia Pública Sanitaria Alto Guadalquivir en Jaén, pero sospecha que han sido distribuidas en centros sanitarios de toda Andalucía.

El sector de Sanidad de CSIF Cádiz exige explicaciones por esta adquisición y distribución de dos modelos de mascarillas (Elite Respirator EB09.049 y KN95 Mask (Purvigor) entre el personal sanitario y que en la mañana del pasado martes el SAS dio la orden de retirar por dudar de su efectividad. Para este sindicato es "indignante y lamentable que otra vez se haya jugado con los profesionales de la sanidad, entregando material cuya efectividad no está contrastada, poniendo en riesgo su salud, la de sus familiares, compañeros y usuarios de los centros sanitarios”.

Los sindicatos han exigido la puesta en aislamiento inmediata de todo el personal que se haya visto afectado y la realización de pruebas diagnósticas a todos ellos (PCR y serología). CSIF, en contacto con profesionales de todos los centros hospitalarios y de Atención Primaria de la provincia, ya tiene constancia de que las mascarillas retiradas se han repartido por los tres distritos sanitarios (Bahía de Cádiz-La Janda, Jerez-Sierra-Costa Noroeste y Campo de Gibraltar), así como en los hospitales de Jerez, Puerta del Mar y Puerto Real. 

Al parecer, los lotes de estas mascarillas afectadas (Elite Respirator EB09.049 y KN95 Mask (Purvigor) se han ido entregando por los distintos centros sanitarios de toda Andalucía desde hace una semana, viniendo a sustituir el modelo Garry Galaxy, que también fue retirado por no estar correctamente homologadas y no garantizar la seguridad de quienes las usaban. Este episodio vuelve a dejar patente el "descontrol que vive el personal sanitario desde el inicio de la pandemia, que sufre un nuevo varapalo". Por ello, CSIF exigirá que se tomen medidas contra los responsables de la elección y distribución de unas mascarillas que, según el propio SAS, no son adecuadas: uno de los modelos no cumple con la normativa europea y, en cuanto al segundo modelo, dos de los tres lotes probados cumplen como FFP1 (menor capacidad de filtración), pero no como FFP2. 

Satse, a su vez, subraya que estos modelos de mascarillas se han utilizado como FFP3, las de máximo nivel de protección, para realizar técnicas de alto riesgo y catalogadas como tal por las Unidades de Prevención. Ante esta situación, el Sindicato de Enfermería ha mostrado su "indignación" por este nuevo caso, "ya que se está jugando con la salud de los profesionales sanitarios y de la población en general". Por este motivo, advierte al SAS de que adoptará las medidas que considere oportunas para que se depuren responsabilidades por estos hechos.

Ya la pasada semana el Sindicato de Enfermería se dirigió a las distintas administraciones sanitarias para reclamarles diligencia a la hora de verificar la efectividad del material de protección antes de distribuirlo entre los profesionales, "ya que son muchos los casos en los que se ha detectado material de dudosa efectividad: los profesionales se tienen que sentir bien protegidos en su trabajo y estos casos están generando un estrés añadido para los trabajadores", expone el sindicato.

"Como viene defendiendo Satse desde el inicio de la pandemia, los profesionales deben de contar con equipos de protección individual suficientes y adecuados para todos los profesionales sanitarios, de cara a la protección de su salud y de la población", manifiesta el sindicato.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído