El ecologista multado por cuidar tortugas moras: "Haces un bien a la sociedad y te encuentras con esto"

La Agencia Tributaria sanciona a un miembro de Ecologistas en Acción que cuida dos ejemplares de una especie amenazada que la organización lleva años intentando que vuelvan a su país de origen

Las tortugas moras cuidadas por Antonio Acosta.
Las tortugas moras cuidadas por Antonio Acosta.

“Haces las cosas bien, quieres un bien para la sociedad y para el medio ambiente y te encuentras con una multa”, dice Antonio Acosta, un profesor naturalista y miembro de Ecologistas en Acción que hace unas semanas recibió una notificación que no se esperaba. En ella, la Agencia Tributaria le informaba del inicio de un expediente por supuesto contrabando de tortugas moras (Testudo graeca), imponiéndole una sanción de 1.600 euros.

El suegro de Antonio, el profesor José Luis Juárez, recibió dos tortugas moras hace unos años, momento en el que comunicó esta circunstancia al Soivre (Servicio Oficial de Inspección, Vigilancia y Regulación de las Exportaciones), dependiente del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, pero mientras las estuvo cuidando y mostrándola con fines educativos en el colegio Albarracín de El Bosque, donde se encuentran. Juárez falleció en 2018 y fue entonces cuando su yerno se hizo cargo de las tortugas moras, que forman parte de un proyecto de devolución a Marruecos, su país de origen.

“No me lo esperaba, ni mucho menos” comenta Acosta en declaraciones a lavozdelsur.es sobre la sanción impuesta por la Agencia Tributaria. Un “regalo de Navidad”, como lo define, que espera que quede en nada, ya que ha sido recurrida. “No se trata de una aprehensión”, explica, “hemos sido nosotros mismos quienes llamamos al Seprona para que comprueben que son tortugas moras y las podamos devolver”. El naturalista lamenta que este “proyecto pionero” no tenga el reconocimiento que merece y en lugar de eso le acarree una sanción.

Ecologistas en Acción, tras múltiples solicitudes y meses de gestiones, consiguió que la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía y el Alto Comisariado de Aguas, Bosques y Lucha contra la Desertificación del Reino de Marruecos dieran su visto bueno para que las tortugas regresen a su país de origen. La última gestión para ejecutar el traslado pasa por lograr el certificado Cites, que expide el Soivre, y que autoriza a trasladar especies protegidas de un país a otro. “Les informamos de nuestra mejor disposición para tramitar el permiso de exportación requerido por el R(CE) 338/97, relativo a la protección de especies de la fauna y flora silvestres mediante el control de su comercio…”, respondió este organismo a la asociación ecologista.

“Antonio Acosta ni ha traído las tortugas de Marruecos ni las tiene en su casa, es un voluntario que está colaborando en su devolución a Marruecos. ¿Por qué se le multa con esta severidad en vez de agradecerle su trabajo altruista, como el del resto de personas voluntarias de Ecologistas en Acción implicados en este proyecto pionero?”, se pregunta la organización ecologista, que muestra su apoyo al naturalista. “Me multan porque fui yo quien hizo la declaración ante el Seprona, pero se supone que era de mutuo acuerdo”, sostiene Acosta.

“Es como si vas a recoger basura al campo, viene la Guardia Civil, certifica que la recoges, pero tropiezas y se te cae, y te denuncian por tirar basura”, dice el naturalista multado, que espera que prospere el recurso presentado y se archive el expediente. “Espero que sea un malentendido y se rectifique”, señala, “porque tengo tres niños chicos y lo que pienso es en quitarle el dinero a ellos si me hacen pagar la multa”. Antonio Acosta añade que “haces el bien y tu Estado no solo no te da una palmada en la espalda, que no queremos ni eso, sino todo lo contrario, va y te multa”.

Además de las dos tortugas moras que cuida Acosta, hay otras 23 en una parcela de El Puerto que custodia Ecologistas en Acción. Esta especie está protegida y su tenencia es ilegal, por lo que muchas personas se desprendieron de estos animales, simplemente soltándolos en cautividad o trasladándolos a los Centros de Recuperación de Especies Amenazadas (CREA) de la Junta de Andalucía. “Algunas personas cedieron sus tortugas a Ecologistas en Acción, que entendió que su destino más lógico era devolverlas a su país originario y a su hábitat natural”, explica la organización.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído