Desnudo y a cabezazos: las "excentricidades" de un joven detenido por conducir ebrio en Granada

El conductor, de 26 años, que atravesó una glorieta y se chocó con una señal, acabó en prisión tras arremeter contra un agente al conocer el resultado de la prueba de alcoholemia

Desnudo y a cabezazos: las "excentricidades" de un joven detenido por conducir ebrio en Granada.
Desnudo y a cabezazos: las "excentricidades" de un joven detenido por conducir ebrio en Granada.

La Policía Local de Granada interviene en un aparatoso accidente que tuvo lugar a las 3.30 horas aproximadamente en la zona de Villarejo. Según ha contado en sus redes sociales, un conductor de 26 años hizo un recto al llegar a la glorieta desde el Camino de Ronda.

"Hacer un recto en una glorieta en algo que vemos habitualmente, pero este vehículo hizo un recto literal. Pasó por la parte central de la glorieta y chocó con una señal", cuenta el Cuerpo.

El joven, que pretendía marcharse del lugar, no llegó muy lejos. Según la Policía, había pasado por lo alto del bordillo que delimita las vías del metro en la glorieta y había reventado la rueda delantera izquierda. Por tanto, se detuvo unos metros más adelante del lugar del choque -antes de llegar a la glorieta que regula el cruce con avenida de Andalucía- y no pudo continuar su camino. 

El conductor fue trasladado a las dependencias policiales para someterse a una prueba de alcoholemia. Presentaba síntomas evidentes y, cuando el joven vio el resultado de la prueba su comportamiento cambió repentinamente. "Tal vez, saber que la tasa que estaba dando era delito y que se quedaría sin carnet de conducir no supo asimilarlo", explica.

Señal derribada.
Señal derribada.

En el control obtuvo 0,80 y 0,82 mg/l por lo que superaba el triple de lo permitido. Así, el joven empezó a gritar con rabia al policía que le custodiaba mientras sus compañeros preparaban la documentación.

"Te estás riendo de mi. Hijo de puta, te tengo que pillar en la calle sin uniforme", le soltó. Además añadió ataques verbales como "te tengo que matar" y "ojalá le entre un cáncer a todos vuestros hijos".

La furia se apoderó del infractor, cada vez más irritado y agresivo. De inmediato, los agentes le detuvieron, no solo por conducir ebrio sino también por atentado contra la autoridad. "Podemos tener mano izquierda y sabemos que muchos insultos van con el uniforme. Pero hay una línea que no vamos a permitir que se pase y este joven la pasó con creces. Se resistió, pero acabó detenido y engrilletado", explica el Cuerpo.

Una vez detenido, fue trasladado al centro de salud de la Chana. Sin embargo, cuando llegó, empezó a darse cabezazos contra el mostrado y, posteriormente, contra el coche patrulla. La Policía cuenta que las "excentricidades" del joven continuaron. Cuando entró en el calabozo, se desnudó, amontonó su ropa en el suelo y se orinó encima. 

Sobre el autor:

P. Merello

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído