Las luchadoras contra el cáncer de mama en la pandemia: "Era como si tuviera un batallón de guerra esperándome en la puerta"

María José y Fali, que sufren cáncer de mama, salen a la calle para reivindicar una lucha, ahora golpeada por la covid, en la que se complica la atención presencial y las citas se retrasan

María José y Fali en el día mundial contra el cáncer de mama en Jerez.
María José y Fali en el día mundial contra el cáncer de mama en Jerez. MANU GARCÍA

Hace ocho años a Fali le diagnosticaron cáncer de mama. Con 32 años, la vecina de La Barca de la Florida no tuvo más remedio que enfrentarse a la enfermedad, “me pilló fuera de juego, con una niña muy pequeñita, pero tiré para delante, como pude, comiéndome al mundo, no me vine abajo”.

María José, la presidenta de la asociación mujeres mastectomizadas (AMMA) de Jerez comenta que Fali “nunca nos ha dejado de transmitir esa positividad, esa energía, sin olvidar la dureza de esta enfermedad”.

Hoy ambas mujeres se reúnen para seguir luchando contra los demonios de esta cruel afección. Unidas alzan la voz en este día mundial contra el cáncer de mama en el que pese a todo mantienen su vitalidad con tesón. A Fali se le sale la fuerza por los ojos. “¿Yo me voy a morir? Es la pregunta que está en la mesa en la primera cita, y te dicen: -Morirte no te vas a morir pero sí que tienes que saber que no te vas a volver a curar. Y eso es muy difícil”, recuerda la madre que pasó momentos muy duros durante la reconstrucción mamaria.

Fali durante el encuentro en Jerez.
Fali durante el encuentro en Jerez. Manu García

“El hospital de Jerez me abandonó por completo, me pusieron un expansor que se me movió, me hizo daño, me estaba haciendo una úlcera dentro y tuvieron que trasladarme, al llegar a otro hospital se echaron las manos a la cabeza de lo que yo tenía puesto dentro”, explica Fali, que desde el principio ha contado con el apoyo de su amiga Maruqui.

La jerezana tiene muy claro que “si me llegan a decir la verdad de lo que hay detrás de la curación, yo hubiera firmado un papel para no reconstruirme nunca, he pasado ocho quirófanos”.

Después de todo el sufrimiento, hace tres años, una metástasis en los ganglios volvió a sorprender a Fali, que desde que le dijeron que “iban a dormirlo, empecé a cantarle nanas por la noche, ahora mismo no se ve”, comenta la que sigue un tratamiento en pastillas y “de momento va bien”.

Pero llegó la pandemia del coronavirus y la golpeó. “Soy una persona inmunodeprimida, para mí, poner un pie en la calle era como si yo tuviera un batallón de guerra esperándome en la puerta y cuando yo saliera me iban a disparar todos”, dice la que encerrada echaba en falta el abrazo de los suyos.

Detalle de la chaqueta de Fali, socia de AMMA.
Detalle de la chaqueta de Fali, socia de AMMA. Manu García

A la dureza de la soledad se unieron las esperas. El covid provocó el colapso en los hospitales y el retraso en las citas. La sanidad se desbordaba y las consultas telefónicas alargaban los procesos. “A mi me hacen el TAG cada dos meses y con el covid me lo tuvieron que suspender, lo que me controlan cada dos meses esta vez ha sido a los seis”, comenta la jerezana que durante el confinamiento, gracias a la asociación, pudo desplazarse a hacerse las analíticas.

“De la noche a la mañana me estaban esperando en los aparcamientos del hospital para hacerme la analítica, no tuve que bajarme del coche, nada más que abrí la ventanilla lo suficiente para sacar el brazo, me trataron como una reina. Pasé de salir con un batallón de guerra a una alfombra roja”, sostiene la mujer que se siente agradecida porque de manera excepcional, en medio de una situación “caótica”, AMMA consiguió que le abriesen un protocolo para que le diesen esa atención en el aparcamiento.

Durante el estado de alarma, ha habido retrasos en operaciones de reconstrucción, pero María José asegura que no tiene constancia de que se hayan interrumpido los tratamientos de quimioterapia. La luchadora, que sacó adelante en 2013 esta plataforma, y ya en 2015 como asociación, reivindica la importancia de la atención primaria presencial para los pacientes oncológicos. “No pueden esperar, el diagnóstico precoz debe seguir dentro de los retrasos y con el protocolo covid, pero no se pueden dejar”, expresa con ahínco la que muchas veces se olvida de su propio caso.

María José, presidenta de AMMA, durante la entrevista.
María José, presidenta de AMMA, durante la entrevista. Manu García

Las pacientes necesitan que el médico las diagnostique y las valore si se están notando un nuevo bulto o sienten alguna anomalía. María José sufre descalcificación de los huesos. “A mí me han detectado osteoporosis, cada vez que necesito el contacto directo con ese médico presencial es caótico porque tiene que ser por teléfono, hazte una foto, por ejemplo un día se me hinchó el dedo, y ahora tú no sabes si es un bulto nuevo, una cosa rara o esto que es”, explica la jerezana a la que le diagnosticaron cáncer de mama a los 45 años.

"Cada vez que necesito el contacto directo con ese médico presencial es caótico porque tiene que ser por teléfono, hazte una foto"

La presidenta se arremanga las manos de la chaqueta para mostrar sus brazos. “Estoy minada de granos debido a no se sabe qué”, dice para la que se convierte en una odisea recibir la atención que necesita, “me tienen que llevar al especialista de reuma, para el especialista de reuma me tiene que ver el médico de cabecera, el médico de cabecera tiene que ser por teléfono, o sea que se van alargando las citas”.

En los casos urgentes, las demoras pueden ser mortales, desde que se inició la pandemia, las luchadoras ya han visto por las redes sociales casos de fallecidas por no haber recibido esa asistencia presencial. “Doy un toque de atención, los tratamientos del cáncer son tan agresivos, necesitamos especialistas que nos miren y eso lo tiene que valorar un médico de cabecera, si este te atiende por teléfono el proceso se va alargando y esto puede ocasionar otras lesiones graves”, sostiene María José. 

Al principio del aislamiento, Fali se puso mala de la garganta y padeció fiebre. Se vio en la tesitura de tener que abrirse la boca sola y mandar fotos por correo electrónico a su médico, “fue un poquito aparatoso” y pese a los antibióticos, no mejoraba. 

Desde la distancia, todo se complica. Los efectos de la crisis sanitaria acechan y dificultan la atención primaria presencial para estas mujeres que defienden su derecho a ser atendidas.  

Fali, paciente oncológica de 41 años, posando.
Fali, paciente oncológica de 41 años, posando. Manu García

Desde la asociación AMMA seguirán velando por que las más de 60 socias procedentes de todas partes, sigan teniendo una respuesta “pese a los retrasos del covid”, y aunque aun no tengan sede, se mantendrán firmes para apoyar a todas las mujeres que están en esta batalla. Una lucha que comparten con los familiares más cercanos, “es muy difícil el papel que tienen, se debería hacer un día para ellos”, dicen Fali y María José.

A Fali se le iluminan los ojos al recordar su cuarenta cumpleaños, “yo tenía que llegar a los 40 años y con una fiesta muy grande”, comenta. El apoyo y el cariño de sus seres queridos es lo que las empuja a seguir adelante, a vivir.

Sobre el autor:

profile_picture

Patricia Merello

Titulada en Doble Grado en Periodismo y Comunicación audiovisual por la Universidad de Sevilla y máster en Periodismo Multimedia por la Universidad Complutense de Madrid. Mis primeras idas y venidas a la redacción comenzaron como becaria en el Diario de Cádiz. En Sevilla, fui redactora de la revista digital de la Fundación Audiovisual de Andalucía y en el blog de la ONGD Tetoca Actuar, mientras que en Madrid aprendí en el departamento de televisión de la Agencia EFE. Al regresar, hice piezas para Onda Cádiz, estuve en la Agencia EFE de Sevilla y elaboré algún que otro informativo en Radio Puerto. He publicado el libro de investigación 'La huella del esperanto en los medios periodísticos', tema que también he plasmado en una revista académica, en un reportaje multimedia y en un blog. 

… saber más sobre el autor



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído