Cazadores con armas ilegales y una plantación de cannabis maltratan a más de 20 perros en Sierra Nevada

Los agentes del Seprona encontraron que los investigados, de entre 22 y 61 años, tenían a los canes en un estado físico y de salud tan lamentable que tuvieron que sacrificar a cinco

La Guardia Civil en el cortijo de Sierra Nevada donde diez cazadores con armas ilegales y una plantación de cannabis maltratan a más de 20 perros.
La Guardia Civil en el cortijo de Sierra Nevada donde diez cazadores con armas ilegales y una plantación de cannabis maltratan a más de 20 perros.

Un total de 10 cazadores han sido investigados por el Seprona en el marco de la operación Caprala, que llevó a la desarticulación de un grupo organizado que se dedicaba a cazar de manera furtiva dentro del Parque Nacional de Sierra Nevada y en zonas de reserva de un coto de caza del Parque Natural. La asociación protectora de Animales Galgos del Sur se ha personado como acusación popular en el Juzgado de instrucción nº3 de Granada en la diligencias previas incoadas por un presunto delito de maltrato animal en este caso.

En la operación fueron investigadas diez personas de entre 22 y 61 años. Nueve de ellas se han sometido a la investigación por un delito relativo a la protección de la flora, fauna silvestre y animales domésticos por cazar de manera furtiva armados y con una rehala de perros dentro del Parque Nacional de Sierra Nevada. Tres de los investigados también lo han sido por un delito de tenencia ilícita de armas, por un delito contra la salud pública por cultivo ilegal de cannabis sativa y por un delito leve de defraudación de fluido eléctrico, y otros dos por un delito de maltrato animal.

Durante la fase de explotación de la operación los agentes del Destacamento de Sierra Nevada del Seprona realizaron dos registros. En el primero localizaron tres armas sin documentación que amparase su legal procedencia y en el segundo una plantación de cannabis sativa, además de una conexión ilegal a la red eléctrica.

Al realizar una inspección en el cortijo donde se guardaba la rehala de perros, los agentes se encontraron a los 21 perros de la rehala cruelmente maltratados en un estado físico y de salud lamentable.

La Guardia Civil se puso en contacto con un veterinario para que inspeccionara y certificara cómo se encontraban los perros, manifestando este en su informe que tuvo que sacrificar a cinco de los 21 canes que allí había por el mal estado en el que se encontraban, y que "todo lo que allí observó, era maltrato y crueldad animal".

Según Patricia Almansa, presidenta de Galgos del Sur, "desgraciadamente este tipo de hechos son muy representativos del mundo de la caza, la utilización de perros como herramientas siendo terriblemente maltratados y la caza indiscriminada de animales a toda costa infringiendo todo tipo de normas y leyes”.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído