El cannabis, un negocio millonario al filo de lo legal: "Tiene un potencial medicinal increíble"

En pleno debate político sobre su legalización con fines terapéuticos, Federico Reese acaba de abrir en Granada una tienda de CBD, 'Flower Farm', mientras las llamadas ‘grow shops’ se multiplican como setas por todo el mundo

Dan, en su 'grow shop' Planta Alta de Granada.
Dan, en su 'grow shop' Planta Alta de Granada. CONSTANTINO RUIZ

En España, vender cannabis, el estupefaciente ilegal más consumido de la Unión Europea, es un delito contemplado dentro del Código Penal que puede estar sancionado con penas de hasta tres años de cárcel. No obstante, existen alternativas legales para ganarse la vida con la marihuana: son las grow shops y las tiendas de CBD, que suponen cada vez un mayor nicho de mercado.

A pesar de la crisis económica derivada de la pandemia por covid, este tipo de establecimientos han comenzado a proliferar de manera sorprendente alrededor del mundo. También en nuestro país. En Estados Unidos, este negocio mueve alrededor de 2.000 millones de dólares al año. Famosos como el cantante Justin Bieber, el futbolista David Beckham o el rapero Jay-Z ya han invertido en él. Dentro de poco serán muchos más, porque todo apunta a que el cannabis está llamado a ser el negocio del siglo.

Pero, ¿qué son realmente las tiendas de CBD? Federico Reese, que en menos de un año ha abierto dos locales de este tipo, uno en Madrid y otro en Granada, lo explica así a lavozdelsur.es: “El CBD es un componente del cannabis que no es psicoactivo, o sea que no ‘coloca’, pero que contiene todas las propiedades buenas de esta planta, como, por ejemplo, su excelente función antiinflamatoria”.

Una tienda de CBD en Granada.
Una tienda de CBD en Granada.   CONSTANTINO RUIZ

De acuerdo con distintas investigaciones, el CBD posee múltiples propiedades medicinales y terapéuticas, como “la reducción de los procesos inflamatorios, la mejora del insomnio o la reducción de cuadros de estrés y ansiedad”, según relata Federico. De hecho, en 2020 la ONU eliminó el cannabis de la Lista IV de la Convención Única de Estupefacientes, donde figuraba junto a opioides adictivos y letales como la heroína, con el objetivo de abrir la puerta al reconocimiento de su potencial terapéutico. 

En pleno debate sobre la posible legalización en España —ya es legal en países como Canadá, Chile o varios estados de Estados Unidos—, “el cannabis tiene un potencial medicinal increíble, porque lo que hace es regular el cuerpo”, cuenta Federico. “Entonces, en lugar de generar adicción o tolerancia, lo que hace es lo contrario: cada vez el consumidor va necesitando menos”. Así lo confirma un estudio de la OMS realizado en animales, aunque en humanos aún no está demostrado.

Los productos con fines terapéuticos que se venden en la tienda de Federico Reese.
Los productos con fines terapéuticos que se venden en la tienda de Federico Reese.   CONSTANTINO RUIZ

“Este tipo de tratamientos se han puesto muy de moda en el mundo del deporte”, asegura Federico. “De hecho, en Tokio 2020, su uso, a partir cremas y aceites, ya se ha legalizado para combatir los dolores musculares y mejorar la recuperación de ciertas zonas del cuerpo tras un esfuerzo intenso. Ahora es algo muy normalizado”, afirma este propietario, que asegura contar con muchos clientes que utilizan el cannabis para aliviar dolores físicos. 

Sin embargo, en nuestro país no está permitido su consumo con fines terapeúticos. Las tiendas especializadas en CBD comercializan el compuesto en forma de flores, aceites y otros productos, como las cremas, pero ninguno de ellos puede venderse para ser ingerido. “Las flores, por ejemplo, se venden como ambientadores para la casa, aunque, en realidad, todos sabemos que es raro pagar, por ejemplo, 100 euros por un ambientador”, confiesa un cliente habitual de este tipo de tiendas. 

Jack Herer, una variedad de cannabis sativa híbrida múltiple.
Jack Herer, una variedad de cannabis sativa híbrida múltiple.  CONSTANTINO RUIZ

Federico Reese no puede entender que la clase política no se ponga de acuerdo a la hora de legalizar la venta de productos CBD para ser ingeridos con fines terapeúticos: “Es increíble que haya otras sustancias tan nocivas para la salud, como el tabaco y el alcohol, que son completamente legales, y el CBD, cuyos beneficios están más que demostrados, siga siendo ilegal”, se lamenta.

Junto a las tiendas de CBD, las ‘grow shops’ son el otro gran negocio legal relacionado con el cannabis. Se trata de comercios dedicados a la venta de semillas de marihuana, así como de todos los utensilios necesarios para su cultivo (lámparas, macetas, fertilizantes, etc). Sin embargo, la venta de estas semillas sólo se permite para el coleccionismo: nunca pueden comercializarse para ser plantadas. De hecho, salen a la venta con un IVA del 21%, el propio de un objeto, mientras que las semillas vendidas para cultivar —como las de zanahoria o las de tomate, por ejemplo— siempre se comercializan con un IVA del 10%. 

Sin embargo, a pesar de su carestía, el “coleccionismo” de las semillas de cannabis parece estar en auge en nuestro país. Según publicó la web de RTVE el pasado 21 de octubre, en España existen siete empresas dedicadas a la venta de semillas de marihuana que facturan por encima de los cinco millones de euros de beneficios.“Está claro que hay gente que no compra las semillas para coleccionar, pero eso, supuestamente, no puede saberlo el vendedor”, dice el dependiente de un ‘grow shop’ de Granada, cuya identidad prefiere mantener en el anonimato. 

Semillas puestas a la venta en una 'grow shop'.
Semillas puestas a la venta en una 'grow shop'.   CONSTANTINO RUIZ

“La clientela que tenemos es muy variada”, explica este vendedor de semillas, “la gente piensa que solo vienen jóvenes de 20 años, pero tenemos clientes de todas las edades”. Federico Reese coincide con él: “La mayor parte de nuestra clientela ya ha cumplido los 30, e incluso los hay con mucha más edad. Por ejemplo, hace algún tiempo vino una señora de 80 años que había sido bailarina. Necesitaba algo para el dolor de piernas, porque casi no podía andar. Le dimos un aceite y ahora está mucho mejor”, relata.

Sin embargo, como en todo, siempre hay otra cara de la moneda. En Granada, la Guardia Civil no para de desmantelar redes de plantación ilegal de marihuana y de tráfico de estupefacientes relacionadas con ‘grow shops’ de la zona. En noviembre de 2020, la propia Guardia Civil inició una campaña a favor “del cese de las actividades de las empresas de ‘grow shop’, por ser instrumento del delito” y pidió “la clausura judicial de sus establecimientos”.

En cambio, para muchos propietarios, dependientes y clientes de estos negocios, el fin del narcotráfico pasa por la legalización del cannabis. “Si la gente no tiene una tienda donde comprar, acudirá a otros sitios, favoreciendo el tráfico ilegal. ¿De verdad te imaginas a esa señora de 80 años, que solo quiere caminar, consumiendo cannabis en un parque?”, pregunta Federico con ironía. La cuestión sigue en el aire, a la espera todavía de muchos debates.

Sobre el autor:

Marta Sánchez Gento

Titulada en Periodismo y Comunicación Audiovisual por la Universidad Carlos III de Madrid y máster en Estudios Latinoamericanos por la Universidad de Granada. Empecé escribiendo en varias revistas de flamenco y en suplementos culturales, y fui becaria en el Instituto Cervantes de Madrid y de Toulouse. Recibí una beca Iberoamérica para estudiar durante un semestre en la Universidad de Buenos Aires y allí conocí otras formas de hacer periodismo. He formado parte del equipo de Contenidos de Bodeboca y de su Magazine Vignerons, y también he puesto voz al programa 'Entre tu orilla y la mía' de Radio Corazón Tropical.

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído