juan_2plega2-6
juan_2plega2-6

La primera 'youtuber' Down de España, 'SúperCelu', la vecina de Las Pachecas que tuvo que derribar su casa, el perro Mustang y la pequeña 'Wonder' jerezana, son algunos de los relatos de reivindicación social más destacable del año. 

1. El padre de su hijo la denuncia y provoca la demolición de su vivienda en Las Pachecas

Samantha Gallardo decidió alzar la voz a principios de agosto del 2017 cuando recibió la sentencia de derribo de su vivienda en Las Pachecas, edificada en 2012 en el patio de la residencia de sus padres, después de que su expareja y padre de su hijo denunciara la construcción ilegal del inmueble ante Urbanismo. Su historia dejó helada a la sociedad al ver que un padre y presunto maltratador dejó a su hijo y a su expareja en la calle. La barriada rural se movilizó para frenar la demolición de dicha vivienda, pero finalmente esta fue derribada, paradójicamente, el pasado 6 de diciembre, Día de la Constitución. "Lo más triste es que al final le hayan dado la razón a él", lamentó la joven jerezana mientras contemplaba cómo lo que había sido su hogar durante los últimos cinco años terminaba siendo escombros. 

2. 'SúperCelu' no se rinde nunca

Cuando José Luis Cazalla nació con el síndrome de Larsen, los médicos le aseguraron a sus padres que no sería capaz de correr, ni incluso de andar. Pero él, haciendo gala de su apodo 'SúperCelu', pudo con ello y más. “Me llaman SúperCelu porque cada día me supero a mí mismo”, dice el pequeño mientras practica kárate. Natural de Bornos y de 14 años de edad, 'SuperCelu' emociona a todo aquel que conoce por su historia de superación personal, a su padre el primero: “Cuanto más le pides, más quiere”. Hasta el momento, el pequeño es cinturón amarillo de kárate y asegura que, en un futuro, quiere ser informático, algo que su padre dice que no es descartable. Recuerden: “SúperCelu’ no se rinde nunca”.

3. "¿Esconderla? Si le pongo el lazo más grande que hay en la tienda"

Cuando Miriam parió a Emma no sabía que su retoño tenía síndrome Treacher Collins, una malformación craneofacial congénita rara, discapacitante e incurable que afecta a dos de cada 100.000 nacimientos. Estuvo más de cuatro días sin saber qué le ocurría a su bebé. "Me dijeron que no tenía problemas cognitivos, pero ahora, también que mi hija no iba a hablar, que no le iba a crecer los dientes, que no iba a andar...", comentó Miriam mientras Emma no paraba de charlar, de revolverse en los brazos de su madre para que la soltase y empezar a gatear. "En el Centro de Atención Temprana de San Juan Grande nos dijeron que ella ha desafiado a todos los Treacher Collins". La historia de la pequeña Emma conquistó los corazones de todos, a raíz también del estreno de la película Wonder, que da visibilidad a este síndrome de una manera positiva. Ambos quieren que la sociedad se conciencie de que son niños como otros cualquiera y que no los discriminen ni sientan lástima por ellos. "¿Esconderla? Si le pongo el lazo más grande que hay en la tienda". 4. Jenifer, transexual y gitana: "En mi barrio dicen que tengo un demonio dentro"

Jenifer Escobedo es una joven transexual de etnia gitana que reside en el barrio El Guadalquivir de Córdoba, donde esta comunidad es mayoritaria. Su historia se dio a conocer en sociedad cuando decidió posar para el proyecto Made in barrio, de la delegación de Juventud del Ayuntamiento de Córdoba. El fotoperiodista Juan Carlos Toro la inmortalizó ataviada en la bandera romaní y pintándose los labios. El hecho de que Jenifer decidiera contar su vida, repleta de discriminación —de puertas para dentro y para fuera— e insultos, hizo mella en la mentalidad de la sociedad, con el fin de dar visibilidad al colectivo transexual y su diversidad, además de golpear ese muro de ignorancia que impide la inclusión social —y demás ámbitos— de los transexuales en su totalidad. 

5. "Daría todo mi esfuerzo y empeño por volver a moverme, aunque solo fuera un dedo"

“Hola, soy Carlos Matallanas y me acaban de diagnosticar ELA”, así estrenó su blog en El Confidencial el periodista y futbolista Carlos Matallanas cuando a finales de 2014, después de incontables pruebas, le diagnosticaron la enfermedad. Su historia, de lucha contra la ELA, la Esclerosis Lateral Amiotrófica, conmovió a todos y es que Matallanas, a pesar de no poder mover ni un músculo, escribe informes para varios clubes de fútbol y siempre mantiene una sonrisa. "Mantengo el mismo carácter de antes de la enfermedad. La gente que me conoce ve al mismo Carlos detrás de la parálisis que me ataca".

6. Mustang, el perro al que Renfe quería echar del tren en Nochebuena 

Carmen Muñoz González, natural de Puerto Real y con 24 años, casi se pierde pasar la Nochebuena de 2017 con sus seres queridos cuando unos agentes de la Policía Nacional le exigieron que bajase del tren —durante una parada en Sevilla— por llevar a su perro Mustang fuera de un transporting que le quedaba pequeño. El suceso causó tal revuelo que los demás viajeros salieron en defensa de la joven puertorrealeña y otra chica que también iba acompañada de su mascota. No obstante, las muestras de apoyo crecieron más tarde en la red, generando una protesta que se hizo viral y que tuvo final feliz, pero desde luego el mal rato para ella se queda.

7. El bonito reto de unir Jerez y Roma en bicicleta plegable para combatir la fibrosis quística

“Yo tengo claro que subir un puerto de montaña no es duro. La enfermedad sí”, manifestó Juan Meira, de 27 años, a principios de agosto, semanas antes de echarse a la carretera con su bici plegable desde Jerez a Roma para dar visibilidad a la fibrosis quística. La aventura no le daba ningún miedo, si no todo lo contrario. Emprendió su recorrido, de unos 3.000 kilómetros, el 22 de agosto de 2017, y logró el reto que se marcó, ya que se propuso llegar en la primera semana de octubre y llegó a la capital italiana el día 5. Juan MeiraLo hace por dar a conocer la fibrosis quística, una enfermedad degenerativa que afecta sobre todo a los pulmones, y también para recaudar fondos para la Asociación Nacional que aglutina a las personas que la padecen. "Lo que más me ha sorprendido es ver que hay personas con la enfermedad —fibrosis— que se han preocupado más por mí, por dónde iba a dormir, que por ellos mismos”, señaló el jerezano. 8. El reto de trabajar con la imagen y padecer leucemia crónica a los 43 años

Con más de 30 años de experiencia en el mundo de la moda y la imagen, la vida y la filosofía de María Labrador 'Nani LabraDoor' cambian cuando le diagnostican una enfermedad rara e incurable en 2013. Todo le sonreía. Amor en su familia, en su trabajo, una vida saludable, premiada en el CADE, en 2012, por su proyecto Nani LabraDoor Personal Shopper & Styling Agency, asesora de imagen, formadora, conferenciante… Nunca paró de trabajar y de sentirse viva hasta mayo de 2014, cuando a Nani le diagnosticaron una enfermedad rara, leucemia linfocítica crónica. Pero Nani no tuvo solo que hacerle frente a la enfermedad, sino también contra la marea de comentarios ofensivos de aquellos que cuestionaban su enfermedad por su buen aspecto físico. "Cuando estás mala la gente quiere verte mala. Te quieren ver con ojeras, sin pelo y yo me niego a darles lo que quieren”, manifestó tajante. Su historia abre mentes y sirve de ejemplo para muchas otras que se encuentran en su misma situación.

9. Paola, la primera 'youtuber' Down de España: "He nacido para estar encima de un escenario"

Paola, una joven jerezana de 21 años persigue un sueño, el de ser actriz, y dice que no parará hasta conseguirlo. De momento, ya se ha dado a conocer a través de sus redes sociales y de los medios de comunicación, que se hicieron eco de su canal de Youtube tan especial. “Me considero una chica culta, me gusta la poesía, la interpretación y cantar, no paro quieta en todo el día”, expresó Paola, que ejerce de reportera para Frontera Radio y Onda Jerez, estudia un FP de grado medio de técnico de actividades comerciales, además de interpretación, canto y expresión corporal en la Escuela María Espejo. Y con su desparpajo y su arte se ha metido a todo el mundo en el bolsillo: “He nacido para estar encima de un escenario, ¿para qué lo voy a ocultar?”. 

10. "Miré antes de cruzar pero me atropellaron, mi madre creía que estaba muerto"

Manuel llegó al Hospital de Jerez con dos enormes brechas en la cabeza, un gran número de arañazos, una fractura en la cadera, un hematoma pulmonar y la tibia, el peroné y el fémur rotos. Manuel, con tan solo 7 años, fue atropellado por un coche —que se dio a la fuga— cuando él, después de mirar por si venía algún vehículo, cruzaba por la calle Panes para venderle una papeleta a su vecino. "Mi madre creía que estaba muerto”, dijo meses después del suceso que le obliga a estar ahora en una silla de ruedas y yendo a rehabilitación para volver a caminar. “Fue un susto de los grandes”, comentó su madre, Lorena.  11. Un bar humilde de barrio y una luz al final del túnel

"Unas escaleritas, un bote de pintura azul y nos ahorramos cerca de 400 euros", explicó Benajamín Nieves sobre una de las grandes peculiaridades de su negocio que en vez de tener un rótulo, tiene el nombre pintado en la fachada del edificio. "Somos un bar humilde", enlazó Noelia Bandera. Este joven matrimonio jerezano son los propietarios de Pinxo-Tapas, un negocio ubicado en el barrio La Serrana en Jerez que han retomado tras permanecer cerrados casi cuatro años para cuidar a su pequeño Juan José, víctima de un cáncer de huesos. Entre quimios, operaciones y analíticas, el pequeño Juan José estuvo cerca de un año y medio ingresado. "Pero ha quedado muy bien para como podía haber salido", compartió Noelia mientras miraba, a través de la ventana, cómo su hijo correteaba por la plaza. La historia de estos jerezanos conmovió a la ciudad y a muchas otras familias andaluzas. 

12. Princesas atrapadas en su cuerpo

En sus 19 años de vida, Ainhoa ha pasado por dos operaciones: “La tuvimos que operar de los pies equinos y de escoliosis”, expresó Fátima, su madre. Una de las dolencias más características de las niñas con síndrome de Rett —enfermedad rara congénita que supone mutaciones del gen MECP2 y que provoca una pluridiscacipad a las personas que lo sufren, especialmente, a niñas— es que, al no tener movilidad y pasar todo el tiempo sentadas o tumbadas, pierden musculatura y la columna vertebral se convierte en una ese. Luchadora, Ainhoa va ganando la batalla del tiempo y es la segunda niña más mayor de las diagnosticadas en la provincia. Una vida de lucha constante la de ambas, Ainhoa y Fátima. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído