No, la vacuna del coronavirus no tiene "metales pesados" que pueden atraer un imán

Uno de los últimos bulos en torno a las vacunas contra el coronavirus asegura que las personas vacunadas atraen monedas y otros objetos

Un objetivo metálico pegado a un brazo, en un vídeo que fomenta el bulo sobre las vacunas.
Un objetivo metálico pegado a un brazo, en un vídeo que fomenta el bulo sobre las vacunas.

Uno de los últimos bulos en torno a las vacunas contra el coronavirus asegura que las personas vacunadas atraen monedas y otros objetos porque contiene "metales pesados". En diversos vídeos compartidos en redes sociales, como TikTok, se ve a personas supuestamente vacunadas, que se colocan un imán en el brazo y aseguran que se les pegue es que las inyecciones contienen elementos metálicos, como un microchip.

“No hay nada magnético en las formulaciones de las vacunas, la mayor parte de lo que se inyecta es agua extremadamente pura, además de algunas sales simples para que la inyección sea menos dolorosa y una cantidad absolutamente pequeña de vacuna”, asegura Al Edwards, profesor asociado de tecnología biomédica de la Universidad de Reading en Inglaterra, en el portal de verificación estadounidense Snopes.

El bulo se ha hecho viral en redes sociales, donde muchos usuarios comentan y comparten esta mentira. "La mayoría de los alimentos están hechos de moléculas similares, y comer alimentos no hace que las personas sean magnéticas", comenta el profesor Edwards. El profesor del Edward Hutchinson, del Centro de Investigación de Virus de la Universidad de Glasgow en Escocia, asegura que sería necesario "introducir un gran trozo de material magnético debajo de la piel para provocar lo que los vídeos dicen mostrar".

En el hipotético caso de que las vacunas llevaran elementos metálicos que provocaran la atracción de un imán, las personas alérgicas deberían experimentar reacciones físicas. El 17% de todas las mujeres y el 3% de los hombres son alérgicos al níquel, mientras que un porcentaje menor es alérgico al cobalto y al cromo.

Los ingredientes de las vacunas son públicos y ninguno provoca atracción magnética. La composición de las vacunas se puede consultar en la Agencia Europea del Medicamento: AstraZenecaPfizerModerna y Janssen. “Hay nanoestructuras, que se pueden fabricar en un laboratorio, cientos de miles de veces más pequeñas que un milímetro, que caben en una aguja, pero no son objetos activos (capaces de recibir y procesar información)”, señala el catedrático de Física Aplicada de la Universidad de Granada Ángel Delgado.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído