Un implante en el cerebro permite reconocer formas y letras a una mujer ciega

Científicos de la Universidad Miguel Hernández de Elche (UMH) diseñan un sistema con un centenar de electrodos que se aplica, por primera vez, a una persona invidente

Bernardeta Gómez, paciente con un implante en el cerebro que permite. UMH
Bernardeta Gómez, paciente con un implante en el cerebro que permite. UMH

Una septicemia dejó ciega a Bernardeta Gómez hace 16 años. Desde entonces, la visión de la profesora de Biología de un instituto valenciano desapareció hasta que unos científicos españoles, de la Universidad Miguel Hernández de Elche (UMH) le han devuelto la esperanza de volver a ver. A la mujer de 57 años le pusieron un implante en el cerebro el 22 de octubre de 2018, dentro de dos días cumplirá 3 años, que le ha permitido percibir patrones y reconocer algunas letras del alfabeto.

Por primera vez, un centenar de electrodos se han colocado en la región cereblar encargada de la visión de una persona invidente. Y aunque cuando se desenchufó, la ceguera completa volvió a ella, los investigadores quieren llegar hasta el final para lograr nuevos avances. 

“Los tres primeros meses, lo que iba a durar la investigación, no avanzamos mucho, pero insistí en que se alargara. Fue entonces cuando empecé a distinguir cambios en la intensidad. Eran como lentejuelas muy luminosas y, según variaban los parámetros, las veía más o menos intensas, más o menos grandes”, ha explicado Bernardeta a El País

La antigua docente se refiere a los fosfenos, que, según comenta el director del Grupo de Neuroingeniería Biomédica del Instituto de Bioingeniería de la UMH, Eduardo Fernández, aparecen en un punto concreto y son un fenómeno muy habitual en las personas ciegas. La investigación es pionera. Los científicos, de la universidad alicantina, de la Universidad de Utah o del Instituto de Neurociencia de Países Bajos, insertaron una placa con 96 electrodos, cada uno con una longitud de 1,5 milímetros y un diámetro de 80 micras. Estos recogen la respuesta neuronal al mismo tiempo que envían señales eléctricas. 

Los autores del estudio empezaron activando los electrones uno a uno pero, más tarde, aumentaron el número y así, la estimulación. "Lo fueron complicando y empecé a ver barras estrechas, anchas, cuadrados… y luego aprendí a distinguir los patrones, llegue a percibir un rostro humano y el de un perro”, dice la mujer que pudo jugar a una versión del Comecocos. 

Bernardeta también llegó a percibir letras mediante la activación de 16 electrodos de forma simultánea, aunque, por motivos que desconocen, no pudo hacerlo con todas. Desde los años setenta son múltiples los intentos de estimular los cerebros de personas ciegas, sin embargo, siempre se hacía desde fuera y, en esta ocasión, se ha llegado a la región cerebral de forma directa. 

Aunque es un gran paso, los expertos consideran que aún queda mucho por hacer. Todavía existen algunos obstáculos como que Bernardeta estaba conectada a una unidad central durante las pruebas y, cuando se desenchufaba, ya percibía los fosfenos. "Hemos recibido solicitudes de todo el mundo esperando volver a ver, pero eso no va a pasar, esto es investigación. Buscamos gente como Berna, que sabía que no iba a volver a ver. Si no, les podríamos hacer mucho daño”, resalta.

Sobre el autor:

logo lavozdelsur

lavozdelsur.es

… saber más sobre el autor

Archivado en:



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído