Denuncian falta de personal y de medidas contra el covid en el hospital de Pascual en El Puerto

Una acompañante habla de ausencia de gel en las habitaciones y de problemas durante el ingreso de una persona impedida. El hospital lo niega en una respuesta a su reclamación

La entrada de los baños dentro de una habitación. FOTO: Cedida
La entrada de los baños dentro de una habitación. FOTO: Cedida

Una usuaria ha lanzado por diversos canales una queja respecto a la situación vivida como acompañante de una persona ingresada en el Hospital Santa María de El Puerto, centro concertado por la Junta con Pascual, ante la falta de medidas para frenar la pandemia, denuncia. "Tras el ingreso que en la habitación asignada no había gel hidroalcohólico, ni gel o jabón de manos en los baños, lo que impedía mantener las condiciones mínimas de higiene en tiempo de pandemia", explica en su queja. "La práctica totalidad de los dispensadores de gel hidroalcohólico de los pasillos se encontraban vacíos, comentando varios usuarios que tampoco en sus habitaciones disponían de geles u otros medios para mantener la higiene".

"Esto es lo que pasa con los conciertos en la sanidad, en vez de invertirlo en sanidad pública y no en manos privadas como las de Pascual. Desde que llegué al hospital del Puerto de Santa María, no han parado de acontecerse una negligencia tras otra: la paciente a la que acompañaba, amaneció totalmente orinada, con las sábanas, almohada y ropa de cama empapadas, situación en la que permaneció durante horas, al solo contar el centro hospitalario con dos auxiliares para todas las habitaciones, al menos para toda nuestra planta y hasta el relevo nocturno", indica esta usuaria.

"La falta de personal motivó un gran retraso en los desayunos, comprobando que las mismas auxiliares encargadas de la higiene y cambio de pañal de los pacientes y sus camas eran las que se ocupaban de repartir los desayunos. La paciente a la que acompañaba permaneció en la misma postura durante casi 24 horas, pese a la prescripción facultativa de realizar frecuentes cambios posturales, no acudiendo los celadores a los requerimientos realizados, al solo haber dos celadores para todas las plantas de ingreso y para el servicio de urgencias", asegura.

Asimismo, "no fue hasta transcurridos dos días desde el ingreso cuando nos devolvieron el pijama de la anciana, al quedarse olvidado en el servicio de urgencias por el personal que la atendió -debido a las prisas y presión que provocaba la falta de personal en los celadores- quedando mezclado con la ropa de otro paciente, cuando estamos en una situación de Covid 19. Tras el alta hospitalaria, la anciana a la que acompañé durante su ingreso dio positivo en la prueba del Covid, así como su hija y yo, no habiendo existido otra situación de riesgo para el contagio que su -nuestra- permanencia en el centro hospitalario", asegura.

Una imagen de una de las habitaciones. FOTO: Cedida
Una imagen de una de las habitaciones. FOTO: Cedida

"La falta de medidas de protección para los pacientes y acompañantes de éstos, e incluso para los trabajadores, y la falta de medios materiales y humanos en el Hospital solo pueden ser responsabilidad de la dirección de este centro concertado, que, pese a recibir fondos públicos para su financiación, no cumple con las mínimas garantías exigibles a un centro sanitario, ni en prevención en situación de pandemia, ni en respeto al derecho de los trabajadores, con una plantilla evidentemente infradimensionada".

Preguntada al respecto, fuentes del SAS señalan que es un tema de gestión intrahospitalaria y solo actúan una vez formalizadas las denuncias en los cauces dentro del centro concertado, al que se remitían. Tras dos intentos, y transcurridos varios días, este periódico no ha logrado respuesta por parte de la empresa para ofrecer su versión de los hechos. Eso sí, ante la queja de la usuaria, sí hubo respuesta a ella.

"Agradecemos sus sugerencias sobre la forma de organizar a los profesionales, aunque las personas encargadas tienen una amplia formación y experiencia, siendo el personas adecuado en número, titulación y aptitud". Asimismo, asegura que "hay dispensadores de hidrogel repartidos por todo el hospital y servicios. En el caso de estar en una habitación y en cualquier circunstancia en la que sea posible, se recomienda el lavado de manos", indica, a pesar de que la queja hablaba de la falta de jabón en los baños.

Sobre el autor:

Pablo Fdez. Quintanilla

Licenciado en Periodismo y Máster en Comunicación Institucional y Política por la Universidad de Sevilla. Comencé mi trayectoria periodística en cabeceras de Grupo Joly y he trabajado como responsable de contenidos y redes sociales en un departamento de marketing antes de volver a la prensa digital en lavozdelsur.es.

… saber más sobre el autor

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios (1)

Eduardo Hace 9 meses
A ver cuando se entera esta usuaria que un negocio no es un centro de caridad. "Fontela", "El 501" -entran quinientos y sale uno- o Santa María de El Puerto es una empresa que sigue funcionando porque antes tenía muy buenas relaciones con el gobierno socialista y ahora le va chupi piruli con el impresentable Consejero de Sanidad. Evidentemente la empresa funciona estupendamente para los intereses de los empresarios y el secreto está en ofrecer en el pliego de contrato mucho y luego, cuando su
Ahora en portada
Lo más leído