Botes de gel y mascarillas por la crisis sanitaria. FOTO: Canal Sur
Botes de gel y mascarillas por la crisis sanitaria. FOTO: Canal Sur

Christian Drosten, el “Fernando Simón alemán”, una de las voces más respetadas a nivel internacional a la hora de hablar sobre la COVID-19, cuenta en una entrevista que le hace el periódico Der Spiegel, algunas ideas que vale la pena tener en cuenta:

1. Estoy preocupado. Y estoy preocupado por ahora y por lo que va a venir en unos meses.

2. Sobre la variante británica: Al principio, había dudas sobre si B.1.1.7, la nueva variante de Gran Bretaña, era mucho más contagiosa como se decía. Pero ahora, hay un nuevo estudio de Oxford, datos realmente sólidos, que muestran que esta mutación es hasta un 35 por ciento más contagiosa que el virus de tipo salvaje. Es bastante sorprendente que el virus haya aumentado su infecciosidad hasta ese punto. Desafortunadamente, eso es más peligroso que si se hubiera vuelto más mortal, porque cada nuevo caso infectará a más personas, y cada uno de ellos infectará a más personas, de modo que el número de casos crecerá exponencialmente. Y tenemos la oportunidad singular de frenar significativamente, el avance de esta variante. Con la B.1.1.7, podría haber una especie de efecto umbral. Si somos capaces de mantener la nueva variante por debajo de un punto de referencia crítico, al menos tendríamos la esperanza de que no se extendiera tan rápido.

3. Otras experiencias de las que aprender: Habría sido bueno inspirarse en la experiencia irlandesa del otoño. Irlanda introdujo medidas estrictas con respecto al trabajo desde casa y aparentemente fue bastante eficaz. Hacerlo reduce automáticamente la ocupación del transporte público. También hay un tercer aspecto en el que se necesitan mejoras, algo que los británicos están haciendo: contacto y apoyo específicos para los socialmente desfavorecidos y los grupos a los que es difícil llegar en la pandemia. Aquí, el virus se propaga con frecuencia de manera explosiva, porque muchas personas viven en lugares cerrados y tienen trabajos que no les permiten trabajar desde casa. Muchos quizás no comprenden completamente el problema que presentan los espacios reducidos. Creo que todavía queda mucho por hacer aquí. Tampoco sabemos hasta dónde nos queda llegar, pero sí sabemos que tenemos que evitar algunas cuestiones. En una situación como esta, cerrar los ojos no ayuda. Tenemos que seguir y hacer una cosa en particular: pisar los frenos, aunque estén oxidados. Eso significa que tenemos que bajar el número de reproducción R.

4. Con una R de 0,9, se tarda aproximadamente un mes en reducir a la mitad el número de infecciones. Eso es demasiado. Deberíamos intentar, mediante la intensificación del cierre, bajar el número a 0,7. Entonces, los números de casos se reducirían a la mitad en solo una semana, y podríamos llegar a un punto en el que pudiéramos detener la propagación de B.1.1.7 o al menos darnos una ventaja.

5. Creo que sería posible con un esfuerzo significativo. El virus, por supuesto, continuaría, tal como lo hemos visto en China y Australia. Pero valdría la pena al menos identificar cero nuevas infecciones como objetivo. Principalmente porque estoy bastante preocupado por lo que de otro modo podría suceder en la primavera y el verano.

6. Una vez que los ancianos y quizás parte de los grupos de riesgo hayan sido vacunados, habrá una inmensa presión económica, social, política y quizás también legal para poner fin a las medidas corona. Y luego, una gran cantidad de personas se infectarán en poco tiempo, más de lo que podemos imaginar en este momento. No tendremos 20.000 o 30.000 casos nuevos al día, sino hasta 100.000 en el peor de los casos. Por supuesto, serán principalmente las personas más jóvenes las que tienen menos probabilidades que las personas mayores de tener síntomas graves, pero cuando una gran cantidad de personas jóvenes se infectan, las unidades de cuidados intensivos se llenarán de todos modos y muchas personas morirán. Solo que serán personas más jóvenes. Podemos amortiguar un poco este terrible escenario reduciendo los números ahora.

7. ¿Podemos estar seguros de que el número de casos comenzará a disminuir en primavera a medida que aumenten las temperaturas? No lo creo. El hecho de que tuvimos un verano tan relajado en 2020 probablemente tuvo que ver con el hecho de que nuestros números de casos se mantuvieron por debajo de un umbral crítico en la primavera. Pero ese ya no es el caso. Me temo que será más como en España, donde el número de casos volvió a subir rápidamente después de que se levantó el bloqueo, a pesar de que hacía bastante calor. También en Sudáfrica, donde actualmente es verano, el número de casos es elevado. (Se hunde en sus pensamientos, sin decir nada) Lo siento, lamentablemente estoy muy cansado.

8. ¿Cuál de los nuevos mutantes crees que es el más peligroso? En una población que todavía no es inmune, como aquí en Alemania, la variante de Gran Bretaña probablemente tendrá éxito, porque se propaga mejor, es más contagiosa. Las variantes sudafricana y brasileña pueden infectar a personas que ya han tenido la enfermedad, pero eso probablemente no les da una ventaja en una población donde la inmunidad aún no está generalizada. Lo que significa que el virus se distribuirá aquí y allá durante el próximo año, y seguramente aparecerán nuevas variantes.

9. ¿Qué significa eso para las vacunas? Una de las mutaciones en las variantes brasileña y sudafricana ya ha demostrado un serio escape inmunológico ...Los anticuerpos son solo un componente de la protección inmunológica, otro es la inmunidad de las células T. Eso protege mucho más fuertemente contra una progresión grave de la enfermedad. Si el virus muta, no tiene ningún efecto sobre la inmunidad de las células T. Como tal, no creo que tengamos que temer que nuestras vacunas sean ineficaces.

10. Como la mayoría de los científicos, trato de convencer a la gente con hechos. Imaginad, por un momento, que surge un conjunto de datos completamente nuevo que es tan convincente que te deja sin aliento y piensas: ¡Finalmente, todo está claro! La realidad es que la tasa de mortalidad por infección en Alemania, es decir, el porcentaje de infecciones por SARS-CoV-2 que se mueren en Alemania, probablemente sea superior al 1,1 por ciento. Eso es más de 10 veces mayor que la gripe. Lo que más me molesta son los argumentos hechos sin pruebas, sin sustancia, con un razonamiento analógico injusto. Todas esas cosas son esencialmente similares a la supresión de conocimientos científicos.

11. Cuando mira hacia atrás en este año de pandemia, ¿qué errores ha cometido? Ciertamente, cuando se trata de comunicación. Por ejemplo, intentar defenderme en Twitter de los ataques. Eso nunca funciona. En general, cometí el error de pasar demasiado tiempo leyendo Twitter. Hacerlo te vuelve loco. Y luego, fue ingenuo por mi parte anunciar brevemente en Twitter los resultados de nuestro estudio sobre la carga viral en niños. Mucha gente vio eso como una provocación.

12. Para ser honesto, incluso sin el estudio sobre las cargas virales en los niños, no habría considerado probable que los niños se salvarían del SARS-CoV-2. Desde una perspectiva puramente biológica, la membrana mucosa no cambia tanto durante la pubertad. Lo que significa que los niños también pueden infectarse y ser contagiosos. Que hayan surgido tantas dudas sobre ese hecho fue siempre, y sigue siendo, confuso para mí. Además, creo que en otoño, los efectos de las vacunas comenzarán a hacerse evidentes. En toda la población, no solo en el sentido de que los grupos de riesgo estén protegidos. De modo que muchas menos personas se infectarán. Pero para que eso suceda, no puede pasar nada completamente imprevisible.

Ideas muy interesantes que plantea Christian Drosten, que ha pedido a la sociedad que no se relaje y que continúe siguiendo las medidas para evitar nuevas olas de contagios. Y dice que dado que la enfermedad continuará entre nosotros durante varios meses, recomienda reducir los viajes internacionales al mínimo y que se mantengan las restricciones actuales para evitar una cuarta ola de contagios. En caso de que los gobiernos decidieran poner fin a las medidas actuales, y cambiarlas por unas menos restrictivas, Drosten reconoce que nos enfrentaríamos a un escenario en el que el virus se multiplica de nuevo con mucha fuerza. Sería un error de cálculo porque no debemos permitir incidencias muy elevadas ni tan siquiera entre los más jóvenes.

Y por tanto, que sigamos con las restricciones hasta que se haya controlado la pandemia, porque podría producirse una relajación a partir de la segunda mitad del año si se logra vacunar a un gran número de personas en los primeros seis meses.

Y plantea que habrá fuerzas que pedirán el fin de las restricciones en cuanto se haya vacunado a gran parte de los grupos de riesgo. Sin embargo, Drosten considera que sería un error de cálculo porque no debemos permitir incidencias muy elevadas ni tan siquiera entre los más jóvenes. Por todo ello, y a pesar de que se haya vacunado a gran parte de la sociedad, dice y repite que sigamos con las restricciones hasta que se haya controlado la pandemia.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído