Hacinados y con camas incluso en los baños: así descansan los médicos en Madrid

Las llamadas 'camas calientes' tienen como fin proporcionar un pequeño descanso a la espera de cualquier emergencia

Una cama dentro de un baño, denunciado por los MIR.
Una cama dentro de un baño, denunciado por los MIR.

Las largas noches de guardia dejan a menudo momentos en que los médicos pueden (y deben) descansar. Los turnos de hasta 24 horas o 32 horas se hacen muy largos, y para estar frescos ante un momento de atención, necesitan dedicar el máximo tiempo posible a algún descanso reparador. Por eso, los hospitales suelen contar con espacios para el descanso de los especialistas, a la espera de alguna llamada desde las urgencias o una planta. Son las llamadas camas calientes para el descanso de la plantilla.

Según han denunciado desde las asociaciones médicos residentes, los llamados MIR en proceso de especialización, que son buena parte de quienes hacen estas guardias, en Madrid se han visto obligados a descansar completamente hacinados. Habitaciones que parecerían para uno o dos pacientes tienen camas literas para que lo hagan incluso más de cuatro médicos durante las noches. "Estas imágenes pueden herir su sensibilidad", decia Sheila Justo, presidenta de una de estas asociaciones, que están en pie de guerra en Madrid en busca de mejores condiciones más dignas.

 

Asimismo, otros facultativos han evidenciado los mismos problemas en otras zonas del país. "Hospital de Marina Baixa. Aumentan las plazas MIR, ponen literas que tapan la única ventana y no hay manera de ventilarlo. Tras publicarlo un medio público la solución que ofreció algún adjunto fue esa: menos tiempo de descanso y así no tendrán que ir a ese cuarto", señalaban en redes con una foto de condiciones similares.

"Recuerdo el verano cuando ibas a descansar en el segundo turno y una acogedora sabana empapada en sudor de tu colega te acogía... tiempos aquellos", decía otro de ellos.

Archivado en:

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído