Torrecera aprueba ceder la gestión del agua a Aquajerez tras asumirla "sin control, ni prestación"

La ELA jerezana, tras el cambio de gobierno hace un año, percibirá un canon de algo más de 312.000 euros por un servicio para el que "no tiene medios, ni presupuesto", y que está "incrementando su endeudamiento"

Unos vecinos pasean en moto por Torrecera. FOTO: JUAN CARLOS TORO.
Unos vecinos pasean en moto por Torrecera. FOTO: JUAN CARLOS TORO.

La Junta Vecinal de la Entidad Local Autónoma (ELA) de Torrecera aprueba este miércoles, en sesión plenaria extraordinaria y urgente, la encomienda de gestión hasta abril de 2038 del servicio de abastecimiento de agua en baja —incluye su distribución, el almacenamiento intermedio y el suministro o reparto de agua de consumo hasta las acometidas particulares o instalaciones de las personas usuarias y servicio de alcantarillado— a Aquajerez SL a cambio de un canon de 312.672,95 euros. La filial del grupo multinacional FCC es desde abril de 2012 la empresa concesionaria que presta el servicio al Ayuntamiento de Jerez y que, desde diciembre pasado, abarcaba todo el término municipal salvo esta pedanía.

Tras la privatización del ciclo integral del agua (y la posterior liquidación de Aguas de Jerez) en 2013 por parte del Consistorio jerezano, entonces gobernado por el Partido Popular, tres ELA del municipio se han ido resistiendo a poner el agua pública en manos privadas. Aferrados al Estatuto de relaciones entre el Ayuntamiento matriz y las ELA, Estella y Guadalcacín dieron por concluida la aventura en solitario a finales del año pasado. Sin embargo, desde que con fecha 28 de noviembre del año 2013, la ELA de Torrecera encomendase la gestión de los servicios de agua y alcantarillado a la Mancomunidad de Municipios de la Sierra de Cádiz, han transcurrido seis años y medio hasta adoptar una decisión que parecía irremediable.

Entonces gobernada por Manuel Bertolet, alcalde de Torrecera desde 2003 —primero como andalucista y en el último mandato representando a IU—, la gestión y permanencia del agua en manos públicas fue uno de los grandes estandartes para defender su gestión en una pedanía con poco más de un millar de habitantes. Esto, en cambio, no le sirvió para revalidar el cargo, cediendo el mando al socialista Francisco Ardila, alcalde que ahora aprueba una controvertida, pero a todas luces irremediable, decisión.

"Esta Entidad no dispone de medios económicos ni presupuestariamente puede afrontar una gestión inmediata de los referidos servicios de abastecimiento y alcantarillado con la debida garantía de los estándares de calidad, seguridad, eficacia y eficiencia a los que los vecinos y vecinas de Torrecera tienen derecho", mantiene el equipo de gobierno actual en la propuesta que este miércoles aprobará el pleno. Por otro lado, se asegura, "una elemental manifestación de la economía de escalas hace inoperativa la gestión del servicio por medios propios de esta ELA en un ámbito en el que de forma generalizada y sin excepción, los mismos son prestados por el Ayuntamiento de Jerez a través de la empresa concesionaria, Aquajerez".

Por seguir el orden cronológico en esta batalla, de entrada la mancomunidad de municipios encomendataria "no llegó a prestar nunca el servicio". Con fecha 5 de mayo de 2016 se aprobó la "revocación de la encomienda de gestión en favor de la Mancomunidad de Municipios de la Sierra", y el inicio del expediente de gestión directa del servicio de abastecimiento de agua en baja y alcantarillado y de la tasa correlativa. En septiembre de ese mismo año se aprueba por la ELA la asunción de la gestión directa del servicio, pero no es hasta febrero de 2018, tras una larga pelea política que afectó de lleno al gobierno del PSOE en Jerez y a uno de sus apoyos, IU, cuando el Consistorio jerezano, en un acuerdo de pleno por unanimidad, cede a Torrecera las competencias.

El 22 febrero de 2019, se aprueba el acuerdo entre el Ayuntamiento de Jerez de la Frontera y Aquajerez SL, (previa aprobación en junta de gobierno local), para el traspaso del servicio de abastecimiento en baja y alcantarillado a la ELA de Torrecera. A partir de ese momento, a solo unos meses de las municipales de mayo del año pasado, empieza el caos en una pedanía que, por si fuera poco, también asume la tasa de recogida basuras (incluida en el recibo del agua). De entrada, la ELA rápidamente evidencia que no ha contratado personal, ni tiene medios para la gestión de los servicios que ha asumido. Tampoco "ha verificado contrato alguno para la ordenada y regular gestión del mismo", reza el informe de Intervención, al que ha tenido acceso lavozdelsur.es, que respalda la aprobación de la encomienda de gestión a Aquajerez.

"Es notorio y conocido por todos los vecinos de Torrecera la situación caótica que padeció, y padece, el cobro de los recibos por la prestación de los servicios de abastecimiento y tasas de basura", apunta. Como se recoge en el informe jurídico que obra en el expediente, "pese a que en 2016 se decidiera la gestión directa del servicio de abastecimiento y alcantarillado, la ELA no ha desplegado actuación eficaz alguna para la gestión de ambos servicios en los términos que viene exigido por el ordenamiento jurídico. Esta competencia de la ELA de Torrecera es irrenunciable y el cumplimiento de los deberes y obligaciones inherentes a la misma es ineludibles para sus órganos de gobierno".

"No se ha atendido el control de la potabilidad y calidad del agua"

En todo este tiempo, rezan los informes, "no se ha atendido el control de la potabilidad y calidad del agua. No obstante, desde junio de 2019 hasta la fecha no se han interrumpido los controles (los ha asumido subsidiariamente la propia Aquajerez como responsable en el municipio de la depuración de aguas); La ELA de Torrecera no se ha inscrito en el Sistema de Información Nacional de Operadores de Consumo, tal y como exige la normativa a cualquier gestor del abastecimiento de agua y se prevé en el Acuerdo de Pleno de 22 de febrero de 2018; y no se ha producido la recepción de las instalaciones y medios con los que están dotados los servicios: ni la red de abastecimiento, ni la de alcantarillado, ni la Estación de Bombeo de Aguas Residuales (EBAR) de Torrecera Baja; no se ha gestionado el cambio de titularidad de los contadores de consumo eléctrico de las instalaciones del servicio ni se han diferenciado los consumos para la estación de bombeo de aguas residuales, pese a los intentos del Ayuntamiento matriz de que ello se haga".

Por si fuera poco, argumenta la propuesta de encomienda, "no se ha previsto el mantenimiento de las instalaciones. Esta falta de atención a las labores de mantenimiento, más allá de la reparación de puntuales averías, supone una desatención de los deberes de la Entidad y el desplazamiento de un gasto “a futuro” por la gestión que no se está haciendo ahora. Es recomendable dotar una partida para tal fin del 20% de la facturación total para mejoras". Asimismo, Torrecera no dispone de personal ni medios para liquidar, girar al cobro y gestionar el pago de las tasas por ambos servicios. "La dotación con tal personal y medios supondría un incremento del gasto público que no resulta posible asumir. De igual modo, no dispone de software de facturación ni protocolo. Esto, junto al convenio con una entidad bancaria para la domiciliación de los recibos, debería haberse licitado previamente al comienzo de la gestión directa".

pleno_feb_2018_torrecera-1.jpg El alcalde de Torrecera, Manuel Bertolet, en la primera fila, el pleno en el que Torrecera logró la gestión directa del agua. FOTO: MANU GARCÍA.

En este tiempo, apunta el referido informe, "no se hizo frente al pago regular del canon autonómico de depuración ni se ha gestionado el cobro de este por parte de los usuarios. El canon se ha abonado con retraso y con intereses. Ha sido dentro de esta legislatura donde la entidad se ha puesto al corriente en sus obligaciones tributarias". Esta desatención de los ingresos, unido a que, como manifiesta el informe de Intervención, "las tasas aprobadas son insuficientes para hacer frente a los gastos del servicio, está haciendo que se esté creando un déficit que, por su falta de contabilización, no está teniendo reflejo presupuestario. Esta cuestión ha sido objeto de advertencia por parte de Intervención y Tesorería del Ayuntamiento matriz.

Desde el comienzo de este mandato, se ha asegurado desde el actual equipo de gobierno de la Junta Vecinal, "se han destinado todos los medios posibles para la regularización de la situación contable y, de ese modo, poder determinar exactamente el resultado de un ejercicio completo". Ahora bien, se ha añadido, "los costes imputados dentro de cada ejercicio no corresponden a ese ejercicio y, ni tan siquiera, existe una previsión de los recursos necesarios. De hecho, todos los servicios que dependen de la contratación de una empresa externa, deberían ser licitados al ser un gasto previsible pero no consta expediente alguno".

Habría que subir las tasas un 24,12% para cuadrar las cuentas

El estudio económico financiero a partir del cual se puso de manifiesto la viabilidad de la gestión directa, del que además no existe evidencia de la solvencia técnica ni antecedentes en la realización de estudios de este tipo, en el ejercicio 2018 muestra una desviación frente al consumo del -36,08% en metros cúbicos y de un -24,12% en cuanto a la recaudación de euros. Estos datos se desprenden del informe económico financiero emitido por secretaria Intervención, que abunda en que "la principal fuente de ingresos en la gestión es la propia por el consumo. De ahí que la única vía para la corrección de las desviaciones contempladas en el estudio en el que se fundamenta la gestión directa, enfrentándolo a los resultados reales del ejercicio 2018, solo pueda derivar de un aumento de la recaudación. En este caso, en base a las tasas actualmente definidas y en vigor, se muestran insuficientes por lo que se entiende como inevitable una subida de las mismas en, al menos, la desviación frente a los resultados estimados y los reales, un 24,12%".

"Esta subida de tasas a la que se vería obligada la entidad para cumplir con los ingresos previstos en el estudio que sustenta la gestión, conllevaría, en base a las tasas actuales vigentes en la Entidad, para un consumo medio de 2 personas de 20 metros cúbicos bimensual, que las tasas se equipararan a las vigentes en el Ayuntamiento Matriz, desapareciendo el ahorro para los vecinos e incluso presentándose mas ventajosa la encomienda de la gestión", añade el informe, que remacha: "Es patente que la calidad del servicio y las garantías que presenta para los vecinos de municipios colindantes son superiores que las de los vecinos de Torrecera que, incluso en el mejor de los casos donde la ELA contara con todos los medios técnicos necesarios para una correcta prestación, no existe ventaja o ahorro económico para los vecinos".

En definitiva, recuerda el informe jurídico: "la absoluta falta de gestión del servicio por parte de la Administración competente, la ELA de Torrecera, sobre unos presupuestos económicos deficitarios, no solo está incrementando día a día el endeudamiento de la Entidad, y el deterioro de las infraestructuras destinadas al servicio, sino que coloca a los responsables del mismo (los que deben actuar y no actúan) en una condición de responsables personales que cualquier daño o perjuicio que se pueda causar por el funcionamiento del mismo a un tercero del que la Administración deba responder, porque sencillamente el servicio no se está ni prestando, ni gestionando, ni controlando”.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído