El pueblo que combate los bulos sobre el coronavirus con banderas

Lebrija pone en marcha un plan municipal de prevención de contagios que contempla distintos escenarios según la evolución de la pandemia en la localidad sevillana

Un operario pasa por el Ayuntamiento de Lebrija, donde ondea la bandera amarilla.
Un operario pasa por el Ayuntamiento de Lebrija, donde ondea la bandera amarilla. JUAN CARLOS TORO

"Seguimos en bandera amarilla. Hoy, 5 de octubre, el número de PCR positivas en los últimos 14 días es de 38". Así anuncia el Ayuntamiento de Lebrija, diariamente, la evolución de la pandemia en un municipio sevillano con más de 27.000 habitantes y por el que han corrido numerosos bulos desde la llegada del coronavirus. Para combatirlos, el gobierno local ha instaurado un sistema de banderas de colores, al estilo de las que se ven en las playas durante los meses de verano, que anuncian a la ciudadanía el número de contagiados con los que cuenta en cada momento. 

La bandera verde ondea cuando se detectan entre cero y 28 casos por PCR en los últimos catorce días. La bandera amarilla significa que se han registrado entre 29 y 82 contagios, la bandera naranja comprende la horquilla existente entre 83 y 110 infectados y la roja cuando se pasa de 111. La amarilla, la que rige cuando se escribe este artículo, comprende una serie de acciones a desarrollar, como el refuerzo de desinfección de calles y espacios concurridos, controles de tráfico para controlar el uso de mascarilla en coches compartidos o la solicitud a la Junta de Andalucía de rastreadores y de test suficientes en el hospital comarcal para evitar esperas. 

El sistema de banderas instalado en la fachada del Ayuntamiento pretende facilitar información y tranquilizar, según el día, a los vecinos que pasan por la puerta del edificio consistorial cada día. Es una forma también de luchar contra bulos e informaciones inexactas, una constante desde el inicio de la pandemia. Esta medida forma parte del plan municipal de prevención de la covid-19 para ayudar a frenar la propagación del coronavirus en Lebrija tras los repuntes de las últimas semanas. El plan contempla cuatro escenarios diferentes —verde, amarillo, naranja y rojo—, el primero es el más favorable, y conforme se agrava la situación están contempladas medidas más restrictivas.

“El plan municipal prevé cuatro escenarios diferentes para ayudar a controlar la pandemia a nivel local”, explica el alcalde de Lebrija, Pepe Barroso, quien reseña que cuando las medidas a tomar sean competencia de otra administración "establecemos un mecanismo para solicitar a dicha administración que se tomen las acciones necesarias de manera urgente para controlar la evolución del virus en nuestra ciudad". La localidad entrará en un escenario superior cuando alcance el nivel de casos mínimo establecido por el comité de emergencia que ha elaborado el plan. Eso sí, para retroceder a una fase anterior se tienen que mantener los contagios establecidos durante, al menos, siete días.

"En horario nocturno desinfectaremos la ciudad con tractores y atomizadores”, anunciaba hace días el Ayuntamiento

El comité, integrado por los cuerpos y fuerzas de seguridad, autoridades sanitarias, servicios de limpieza y desinfección, acción social y apoyo logístico, posibilita la coordinación y dirección de los servicios, medios y recursos. “Desde ya reforzamos las tareas de limpieza y desinfección integral de la ciudad, especialmente de las zonas más concurridas, como colegios, centros sanitarios, residencias, farmacias, entidades bancarias, paradas de transporte colectivo, farmacias y supermercados”, decía el alcalde a mediados de septiembre, cuando se anunció la reactivación del plan, cuando apeló a la “responsabilidad individual y colectiva”.

“En horario nocturno, de doce de la noche a seis de la mañana, desinfectaremos la ciudad con tractores y atomizadores”, agrega Barroso. “Estas tareas pueden ocasionar algunas molestias, pero para que el servicio sea óptimo debe realizarse sin tránsito de personas ni vehículos por la vía pública”, señalan desde el Ayuntamiento, que ha suspendido las salidas y visitas de residencias, de la Casa de Hogar, el centro de día para personas con Alzheimer y del centro de participación activa de Mayores de la localidad.

El Ayuntamiento, con la puesta en marcha del plan municipal de prevención de la covid-19, decreta el cierre de parques infantiles porque “no contribuyen a mantener los denominados espacios burbujas establecidos en los centros educativos”, y se permite practicar deporte siempre que sea de forma individual, y solo en equipo en caso de deportistas federados. El Consistorio lebrijano también recomienda que no haya reuniones o eventos sociales con más de diez personas, que no se rebase el 75% del aforo del interior de los bares, así como en salones de celebraciones. “La colaboración de todos y todas es necesaria y fundamental para evitar el mayor número de contagios posibles”, asegura el alcalde, que agradece a la ciudadanía "su compromiso y responsabilidad".

“Gracias a las medidas de comunicación establecidas, los ciudadanos y ciudadanas cuentan con información detallada acerca de la evolución de la pandemia, así como de las medidas que de manera automática sean de aplicación en cada momento”, reseña el Consistorio. La bandera amarilla ondea en estos momentos. Para peores escenarios, como la bandera naranja —entre 83 y 110 contagios en los últimos catorce días— se prevé la realización de test periódicos a las plantillas municipales del servicio de ayuda a domicilio, Policía Local, Bomberos o Protección Civil, la reducción a la mitad del aforo del transporte público y restricciones en instalaciones deportivas. La bandera roja —más de 111 infectados en catorce días— contempla el cierre de todas las instalaciones deportivas y culturales e incluso la atención presencial en oficinas municipales.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído