Moreno y Marín justifican y dan la cara por el líder andaluz de Vox tras sus insultos en el Parlamento

El PSOE-A pedirá oficialmente el lunes la suspensión temporal del portavoz parlamentario de la ultraderecha en Andalucía tras su arrebato violento en el Pleno, que PP y Cs han querido minimizar e incluso justificar culpando a Susana Díaz

El viceconsejero Juan Marín, el consejero de Hacienda Juan Bravo y el líder andaluz de Vox, Alejandro Hernández, este pasado miércoles rubricando el acuerdo presupuestario.
El viceconsejero Juan Marín, el consejero de Hacienda Juan Bravo y el líder andaluz de Vox, Alejandro Hernández, este pasado miércoles rubricando el acuerdo presupuestario.

Cualquiera diría que viendo las justificaciones y argumentos que han dado el presidente y vicepresidente de la Junta de Andalucía este viernes, Juan Manuel Moreno y Juan Marín, respectivamente, la culpa de la pérdida de papeles la tuvo Susana Díaz. No se hable ya de la presidenta de la Cámara autonómica, Marta Bosquet (Cs), quien aunque ha encajado bien los insultos que profirió el líder andaluz de Vox, Alejandro Hernández, no ha recibido precisamente apoyo de los miembros del cogobierno. Al revés, Moreno y Marín se han empeñado en restar importancia al violento incidente que ha tenido repercusión nacional o en directamete justificar la bochornosa actitud de Hernández, que hasta ahora no se ha disculpado públicamente.

Ante estos hechos, el Grupo Socialista tiene previsto registrar este próximo lunes en el Parlamento andaluz una iniciativa para solicitar la "reprobación pública y la suspensión en el ejercicio de sus funciones" como diputado del portavoz de Vox en la Cámara autonómica, Alejandro Hernández, por "el espectáculo lamentable e inaceptable y los insultos que profirió en el Pleno" este jueves "contra la presidenta" del Parlamento, Marta Bosquet (Cs), y "el conjunto de la Cámara".

Así lo ha anunciado el portavoz parlamentario del PSOE-A, José Fiscal, este viernes en una comparecencia telemática en la que ha explicado que el Grupo Socialista va a sustentar su petición de suspensión temporal de las funciones de diputado de Hernández en el artículo 101.4 del Reglamento del Parlamento, que recoge esa posibilidad de suspender a un parlamentario de todos o algunos de sus derechos "cuando atentase de modo grave, en el ejercicio de sus funciones, al decoro parlamentario".

El portavoz socialista ha tachado el comportamiento del portavoz de Vox de "falta de respeto imperdonable hacia toda la Cámara andaluza y, por tanto, hacia la ciudadanía que está en ella representada", y ha aseverado que "no se pueden tolerar" en el Parlamento "actuaciones de este tipo, insultantes y agresivas" como la que, en su opinión, protagonizó este jueves Alejandro Hernández cuando pidió de forma airada la palabra en el Pleno después de que la secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, acusara al presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno, de haberse "abrazado a los herederos del franquismo", en alusión a Vox y a su pacto con el Gobierno andaluz de PP y Cs para aprobar los Presupuestos.

Al no concederle la presidenta del Parlamento a Hernández la palabra mientras hacía uso de su turno la líder socialista, el portavoz de Vox abandonó el Pleno visiblemente contrariado junto al resto de diputados de su grupo, lanzando improperios y expresiones soeces. El portavoz socialista ha considerado que lo sucedido con Hernández en el Pleno fue "indignante" porque el Parlamento "no puede permitir que la extrema derecha" lo convierta "en el escenario de sus insultos", así como "revelador" de la "actitud sumisa" del Gobierno andaluz, "con su presidente" a la cabeza "sin amparar" a Marta Bosquet tras ser "insultada", lo que "deja muy a las claras" que en el ejecutivo de coalición —PP y Cs— son "rehenes de Vox".

Además, Fiscal ha considerado "vergonzoso que el Parlamento de Andalucía sea noticia en el ámbito nacional por la actitud de la extrema derecha y la permisividad de los partidos que sostienen el Gobierno" de la Junta. Ha enfatizado que "no hablamos de una cuestión personal, sino de un ataque de un grupo político a la dignidad del Parlamento en la figura de su presidenta", por lo que "es una cuestión política que tiene que ver con la dignidad" de la Cámara, y los socialistas no se van a "quedar con los brazos cruzados para que la extrema derecha no convierta Andalucía en una tierra donde solamente haya crispación, enfrentamiento, violencia y denigrar la vida pública y las instituciones", según ha avisado.

 

De igual modo, Fiscal ha acusado a Hernández de haber "faltado el respeto" también a la presidenta del Grupo Socialista, Susana Díaz, porque su reacción fue "fruto" de la intervención de la secretaria general del PSOE-A, que "fue interrumpida" por el portavoz de Vox "impidiéndole el ejercicio de la legítima oposición que estaba llevando a cabo en la sesión de control" al Gobierno, según ha agregado. En esa línea, el representante del PSOE-A ha subrayado que "no se puede interrumpir a ningún diputado a la brava, porque no guste lo que se está diciendo", y esa es "una actitud antidemocrática que no extraña" viniendo de Vox, según ha añadido.

Además, Fiscal se ha reiterado en la acusación a Vox de que ese partido es "heredero del franquismo", algo de lo que "hay múltiples ejemplos que lo avalan", según ha añadido, recordando que el presidente nacional de la formación, Santiago Abascal, ha sostenido que el Gobierno de España actual es "el peor de los últimos 80 años", de forma que vino a decir que "los gobiernos del dictador Franco fueron mejores". En todo caso, ha apuntado que en Vox "lo tienen muy fácil" si no quieren ser considerados herederos del franquismo, y es que "condenen la dictadura de forma clara".

Por otro lado, Fiscal ha criticado que Moreno "tragara y agachara la cabeza", así como que el vicepresidente de la Junta, que es de Cs como Bosquet, permaneciera "callado, sin defender a la presidenta del Parlamento". Para el portavoz socialista, el también coordinador de Cs en Andalucía se comporta ya, "de hecho", como "un representante más" del PP.

Moreno y Marín dan por "superado" el incidente

Por su parte, el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, también ha pedido este viernes que haya "serenidad" en el Parlamento autonómico y ha dado por "superado" el incidente que se vivió entre Hernández y Bosquet. Ha querido dejar claro que no hay "ningún problema" en la mayoría de sustenta a su Ejecutivo de PP-A y Cs, apoyado por Vox. "Yo soy una persona serena y me gusta la serenidad en mi entorno, y pido que haya serenidad en vida pública, en sociedad y en el Parlamento, lo que nos ayuda en estos momentos difíciles y de muchas crisis", según ha indicado el presidente, en declaraciones a los periodista en Málaga.

Ha indicado que tiene conocimiento de que ha habido un diálogo "razonable" entre Hernández y Bosquet y, por tanto, eso está "superado". Ha añadido que en el ámbito parlamentario no ve "ningún tipo de problema ni dificultades de la mayoría que hay ahora mismo para sustentar al Gobierno (que es apoyado por Vox), y por lo tanto, ha expresado que no ve "problemas de futuro".

Igualmente, el vicepresidente de la Junta y consejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, Juan Marín, ha manifestado que la situación "bastante desagradable" que se vivió ayer en el Parlamento, con la decisión de Vox de marcharse del Pleno, fue consecuencia de una "estrategia" de la secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, para "desestabilizar" el Gobierno andaluz de PP-A y Ciudadanos (Cs), apoyado por Vox.

En declaraciones a los periodistas en Sevilla, Marín ha dicho que tuvo ocasión de hablar con el portavoz de Vox, Alejandro Hernández, sobre la situación tan "desagradable que se vivió" en la Cámara. Estuve hablando con él y le dije que se calmara un poco y entendiera que en un pleno la presidenta de la Cámara tiene que tomar decisiones en un momento determinado, y que todas las cuestiones se tienen que hablar siempre para que estos hechos no se vuelvan a producir", ha indicado.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído