El inexplicable caso de la administración pública andaluza que 'hace pellas' con la Justicia

María Ángeles Carrasco, ex coordinadora del Instituto Andaluz del Flamenco, lleva tres años en una dura batalla judicial contra la Agencia Andaluza de Instituciones Culturales. A pesar de que el TSJA ratifica la sentencia sobre la nulidad de su despido, la Administración hace caso omiso y no acata la orden

El inexplicable caso de la administración pública andaluza que “hace pellas” con la Justicia. En la imagen, María Ángeles Carrasco desde la sede del IAF.
El inexplicable caso de la administración pública andaluza que “hace pellas” con la Justicia. En la imagen, María Ángeles Carrasco desde la sede del IAF.

María Ángeles Carrasco (Ubrique, 1976) fue cesada y despedida de su empleo público en el Instituto Andaluz del Flamenco (dependiente de la Agencia Andaluza de Instituciones Culturales de la Junta de Andalucía) cuando en 2019 llegó el nuevo Gobierno de Juan Manuel Moreno a Andalucía. En cierto sentido, el cese como directora no le cogió de sorpresa puesto que suelen ser cargos “de confianza” que cuando hay cambios políticos se ven alterados.

María Ángeles Carrasco estaba tranquila porque en su contrato se especificaba que si era cesada como directora, volvería a su trabajo como coordinadora, plaza que consiguió en 2006 y que desempeñó hasta 2010, año en el que pasó a ser directora. La sorpresa viene cuando en esa reunión, le comunican que no solo va a ser cesada como directora, sino despedida como coordinadora. En este momento, comenzó un arduo camino judicial que tras tres años de demandas, desgraciadamente vuelve al punto de inicio. Una especie de “día de la marmota” inexplicable y surrealista. 

María Ángeles Carrasco interpone en 2019 una demanda contra la Agencia por “vulneración de derechos fundamentales por ideología” (es militante del PSOE); en febrero de 2020 se produce el juicio y el despedido fue declarado nulo. La sentencia ordena la “reincorporación inmediata al puesto de trabajo”, pero de nuevo llegaron sorpresas, cuando en lugar de producirse en el puesto que le correspondía, el de coordinadora, se produce en un puesto técnico bastante inferior en el Ballet Flamenco de Andalucía. En este momento, María Ángeles Carrasco demanda por “incumplimiento de sentencia” y de manera inmediata el juez declara que efectivamente ha habido un incumplimiento y que le deben pagar su sueldo íntegro, y que de manera cautelar “se suspendía la relación laboral” a la espera de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia. 

En febrero de 2022 se produce la esperada vista del TSJA, que ratifica en todos los términos la sentencia del juicio anterior. Las dos opciones que quedaban, por tanto, para la Agencia de Instituciones Andaluzas era cumplir con la sentencia (lo lógico y esperado) o interponer un recurso al Supremo en caso de desacuerdo. Cuando parece que nada puede seguir sorprendiendo en este sinsentido, la cosa se sigue complicando, ya que la respuesta por parte de la Administración pública ha sido no cumplir con la sentencia, de manera que han vuelto a incorporar a María Ángeles Carrasco en la misma plaza técnica que hace dos años. 

La pregunta lógica que cualquier persona se hace en este punto es, ¿cómo puede la Junta de Andalucía a través de una de sus administraciones incumplir una sentencia? “¿Eso lo pueden hacer?”, preguntó la gestora a su abogado. “En la Administración deben ser los máximos garantes del cumplimiento de la ley y, sin embargo, son ellos los que no la cumplen”, explica. El abogado ha vuelto a presentar una demanda para exigir “el cumplimiento íntegro” de la sentencia. 

"Hay que defender la importancia de los proyectos independientemente de las ideologías"

“Es muy frustrante, son tres años muy duros de espera, y cuando por fin parece que termina la pesadilla, pues me pasa esto y volvemos al punto de partida. No me entra en la cabeza, me han puesto en el mismo sitio que en un principio y que el juez dijo que no era mi sitio”. La gaditana declara estar en “shock” ante un tema “absolutamente kafkiano”.

La ex coordinadora en este tiempo no ha querido hablar porque considera que es obvio que sienta enfado e indignación ante esta situación, pero sobre todo, se considera una “creyente de lo público”, y por supuesto, porque va contra una institución que “considera su casa”. “Es duro hablar mal de una institución de la que me siento parte. No hay que mezclar gestión y política bajo ningún concepto, hay que defender la importancia de los proyectos independientemente de las ideologías y los partidos de los ayuntamientos”, explica con una mezcla de asombro y perplejidad. 

Además, en estos años ha estado recibiendo el sueldo que le corresponde pero sin desempeñar su trabajo por instrucción del juez. Más allá de la pesadilla que está suponiendo este largo trámite judicial, Carrasco siente frustración ante la imposibilidad de seguir desarrollando su carrera. “Tengo 45 años y una carrera que desarrollar, y alguien se siente con el derecho de paralizarla”. 

Pero, ¿qué recoveco legal existe para que una Administración pública pueda desobedecer una sentencia? La realidad es que con una sentencia firme, han tenido que volver a poner una demanda. “Legalmente no es comprensible, están desoyendo lo que dice la Justicia, no están cumpliendo la ley”, explica.

“Es una situación surrealista, volver al mismo punto de partida”. Sobre su vuelta, de momento temporal, al puesto técnico del Ballet Flamenco de Andalucía, María Ángeles Carrasco declara su respeto y tranquilidad por sus compañeros, por el propio puesto y por el equipo: “Es un lugar precioso y un trabajo muy bonito, la historia es que no es mi puesto”.    

"Lo que uno no entiende no lo puede explicar"

Las expectativas para el futuro, no obstante, son positivas: “Tengo una sentencia firme que dice que tengo que volver en las mismas condiciones, así que tengo confianza en que esto finalmente se pueda resolver”. Mientras tanto, Carrasco seguirá sin salir de su asombro y con imposibilidad de contar de manera lógica lo sucedido: “Que alguien me lo explique. Yo te puedo contar lo que ha pasado pero no explicarlo: lo que uno no entiende, no lo puede explicar”, concluye. 

Sobre el autor:

Valeria Reyes

Valeria Reyes Soto

Licenciada en Historia del Arte por la Universidad de Sevilla y máster en Gestión Cultural por la Universidad Carlos III de Madrid, ha trabajado en la gestión y comunicación de proyectos como el Festival de Cine Africano de Tarifa-Tánger, la Feria del Libro de Sevilla, el Festival de Jerez o el Festival de Cine Europeo de Sevilla; en espacios como la librería Caótica y en proyectos como Luces de barrio. Con especial interés por los programas que unen diferentes puntos de la cultura a través del encuentro, la investigación y la mediación, así como plena vocación por el mundo editorial, librero y literario.

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído