Fran Molero, "preso político andaluz", obtiene el tercer grado tras más de 1.000 días entre rejas

El joven sindicalista malagueño fue condenado a cinco años y un día de prisión tras participar en la manifestación Rodea el Congreso en 2013, y ha permanecido desde mayo de 2018 en la cárcel de Archidona

Fran Molero, cuando salió de la cárcel en junio pasado para disfrutar de su primer permiso penitenciario. SAT
Fran Molero, cuando salió de la cárcel en junio pasado para disfrutar de su primer permiso penitenciario. SAT

Francisco Molero, el joven sindicalista natural de Cuevas de San Marcos (Málaga), condenado tras participar en la manifestación Rodea el Congreso el 25 de abril de 2013, ha obtenido este viernes el tercer grado, tras pasar entre rejas más de 1.000 días en la cárcel malagueña de Archidona. Después de que no prosperara ningún recurso ni petición de indulto contra la condena de la Audiencia Nacional de cinco años y un día de prisión, el joven malagueño, ha informado el SAT, logra al fin la libertad condicional.

"El saber que yo soy inocente y que se me ha hecho un proceso injusto me hace estar perfectamente tranquilo. Si yo hubiera hecho algún daño a la sociedad, también hubiera dado la cara desde primera hora, no como los políticos hoy en día que escurren todas sus sentencias. Doy la cara por algo que no he hecho", manifestó Molero, en mayo de 2018, a las puertas del centro penitenciario, cuando entró a cumplir condena. 

"Nos acaban de comunicar que después de más de 1.000 días entre rejas, este viernes le dan el tercer grado a nuestro compañero Francisco Molero, preso político andaluz. Ya era hora. Ni un preso más por defender los Derechos. ¡Fran Molero Libertad!", han escrito desde el SAT este mismo viernes.

En el momento de ingresar en prisión, el activista incidió en que estaba "contento porque esto demuestra que el sistema judicial está podrido y esto es una puntada más para que toda esta basura se caiga". No obstante, también dijo sentirse "indignado porque el sistema es corrupto e injusto", apuntando que la sentencia también, "ya que se produjeron palabras contradictorias de los agentes que me acusaron". El activista se refería al suceso ocurrido en 2013, "en el cual, obviamente, había gente infiltrada que reventó la manifestación y buscaron una excusa para detener a todos los activistas sociales que allí nos encontrábamos". "Hay montajes policiales en España para meter en la cárcel a las personas que económicamente somos menos pudientes", remarcó.

"Me acusan de atentado a la autoridad, daños y desperfectos. No tienen pruebas y los testimonios de los policías fueron contradictorios. Es más, si procede no tengo problema en presentar el DVD de la grabación del juicio en el que los policías se contradicen y por ello creo que debería haber quedado suspendida la condena", insistió Molero.

Por su parte, el portavoz del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) en Cuevas de San Marcos, José Blanco, remarcaba que se ha producido la "entrada en prisión de un inocente". "Fran no ha tenido abogado defensor en toda la fase de instrucción, solamente lo tuvo en el momento de la vista oral. En la fase de la investigación, donde se aportan pruebas, no tuvo abogado". "Entendemos que se vulneraron derechos humanos fundamentales y la tutela judicial efectiva, además de que los agentes dieron descripciones muy generales, lo que acredita que el sistema judicial está podrido".

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído