La diputada de Cs por Cádiz se reafirma en su apoyo a Arrimadas, mientras el de Sevilla se hace 'guiños' con Vox

El goteo de bajas no para, con el PP como principal referencia para quienes se marchan, aunque también con gestos de Olona a Cambronero

La foto que acompaña Martínez a su mensaje de apoyo a Arrimadas.
La foto que acompaña Martínez a su mensaje de apoyo a Arrimadas.

María del Carmen Martínez, diputada de Cs en el Congreso por Ciudadanos, ha reafirmado su apoyo a Inés Arrimadas en plena desbandada de altos cargos del partido, que acumulan bajas en los últimos días como rechazo a los movimientos de la líder del partido. Martínez, elegida en 2019, muestra así un apoyo explícito en un momento delicado para la formación, cuando su diputado por Sevilla, Pablo Cambronero, ha abandonado la formación pero no el escaño, pasando al Grupo Mixto. "Normalmente en la vida el camino fácil no es el correcto, porque la vida está hecha para valientes. Mi máxima: corazón, dignidad, lealtad, esfuerzo, trabajo en equipo. Cada día que pasa estoy más orgullosa de ser de Ciudadanos. Trabajar a tu lado es un orgullo", decía Martínez mencionando a Inés Arrimadas en redes sociales. 

En el caso del diputado por Sevilla, el resto de partidos del Mixto van a dejarle en una posición secundaria y no podrá intervenir ni presentar enmiendas. Sin embargo, Vox ya ha lanzado piropos al diputado no adscrito, y éste ha comenzado a retuitear mensajes de la formación. Además, Vox ha hecho una reorganización de asientos para que esté al lado. "Vox cambiará un escaño a Pablo Cambronero para que se siente entre mi adorado Sergio Sayas (UPN) y nuestros grandes de Vox. No entro en temas internos de otros partidos. Pero no vamos a tolerar faltas de respeto a un diputado que es un gran servidor público. Ahora independiente", ha dicho la portavoz Macarena Olona. "Gracias. En tiempos de falsas insidias contra mí, que cedáis un escaño para facilitarme las cosas es un precioso detalle. Infinitamente agradecido", decía el ex de Cs, al que el partido sigue exigiendo el acta. 

El vicepresidente andaluz, Juan Marín, líder naranja en la comunidad, señalaba que "ser de Cs es muy complicado, yo eso lo entiendo, porque tener que estar tomando decisiones como las que tomamos habitualmente para poder favorecer la estabilidad, la normalidad e incluso apoyar gobiernos que puedan ser del PSOE o del PP, pues muchas veces es difícil de explicar". Así, en una intervención, ha insistido en que "lo que tiene que hacer sencillamente es entregar su acta" quien deje de estar de acuerdo con unas decisiones. "Quien no cumpla su palabra, evidentemente, no es de fiar, y desgraciadamente, estamos viendo estos días que hay personas que no son de fiar". "Quien entrega su acta y se marcha a donde le apetezca, para mí merece todos los respetos", ha recalcado. Rocío Ruiz, consejera de Igualdad y Políticas Sociales en la Junta, ha añadido, además de defender la "solidez del Gobierno andaluz" que "el que no tenga honor, ni dignidad se puede ir donde considere oportuno". "Me votaron no por Rocío Ruiz sino porque iba en una lista, con una marca y un proyecto político que era Cs". Así, "el que se quiera ir se puede ir pero que deje su acta si tiene dignidad y honor que es lo que me enseñaron mis padres",

Las bajas de Cs

Una de las últimas marchas del partido es la de Ángel Garrido, en muchos sentidos, simbólica. Fue presidente de la Comunidad de Madrid con el PP tras la dimisión de Cristina Cifuentes. Y una vez llamados a elecciones, en precampaña anunció que se presentaría por Cs, por detrás del líder en la Comunidad, Ignacio Aguado. Formaba parte del Gobierno de Ayuso hasta la crisis de hace una semana. Ha dicho que deja la política.

Quien no abandona la política es el senador andaluz Fran Hervías, que se integra en el PP aunque dejando su escaño en la Cámara Alta. Los primeros en salir de Cs fueron tres diputados de la Asamblea de Murcia, que han propiciado que no salga adelante la moción de censura -Isabel Franco, Valle Miguélez y Francisco Álvarez-, expulsados del partido el sábado pasado y a los que se considera tránsfugas. También muy sonada ha sido la baja de Toni Cantó, líder en la Comunidad Valenciana y procedente de UPyD. Tras exigir la dimisión de todo el Comité Permanente, salió de la reunión y dijo que dejaba sus cargos en Cs y su escaño, anunciando que quizás llegaría a acudir a algún mitin de Isabel Díaz Ayuso, aunque ha asegurado que buscará trabajo de nuevo como actor.

Desde entonces, el goteo de salidas en Ciudadanos ha continuado. Así, el martes se supo que dos diputados de la Asamblea de Madrid, Marta Marbán y Sergio Brabezo, que era el portavoz adjunto de Cs en la Cámara, se daban de baja como afiliados.  También el diputado de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid Enrique Martínez Cantero ha anunciado que deja la formación naranja por discrepancias con la dirección del partido y la forma de gestionar el Grupo Parlamentario.

El miércoles, los senadores Emilio Argüeso y Ruth Goñi, que en ambos casos se han quedado con sus escaños aunque ya no forman parte de Cs. Goñi ha dejado de ser militante porque considera que Arrimadas y el resto de la cúpula del partido se han "abrazado al sanchismo" y han incurrido en "transfuguismo" al "defraudar" a quienes votaron a Ciudadanos. Además, este jueves se ha conocido una nueva salida en el grupo de Cs en el Congreso, la de la diputada por Alicante Marta Martín, portavoz en la Comisión de Educación. 

El PP se frota las manos

A lo largo de la última semana ha habido otros cargos públicos y orgánicos de Ciudadanos en distintos lugares que han dejado el partido, concejales en Ayuntamientos pequeños y personas que ocupaban cargos en comités territoriales de la formación. También hay personas que no formaban parte de Cs desde hacía tiempo y que ahora se han unido al PP. El día en que se registraron las mociones de censura en Murcia, el Partido Popular visualizó formalmente su ruptura con Inés Arrimadas y lanzó una OPA a los dirigentes y votantes de Ciudadanos de toda España. "Hoy abrimos las puertas del PP a los simpatizantes de Cs que se han sentido huérfanos y defraudados", declaró el secretario general del PP, Teodoro García Egea.

Desde entonces se ha desarrollado un trasvase de cargos de Cs al PP y, aunque Génova no ofrece nombres de las personas que están llamando a su puerta, sí que está animando públicamente a "los activos" de Ciudadanos que "no están nada de acuerdo con la deriva" de Arrimadas a sumarse a sus filas. Mientras, desde la dirección de Cs sugieren que todas las bajas que está sufriendo el partido se deben a la operación del PP para captar a cargos de la formación naranja a cambio de "cargos, dinero o poder". Sin embargo, no todos los que se han marchado lo han hecho para irse al PP, y algunos ni siquiera se sienten próximos a este partido.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído