El ‘caso Bormujos’: la luna de miel municipal de PSOE y Cs que el PP quiso convertir en divorcio

El Ayuntamiento logra la aprobación definitiva de su presupuesto tras revalidarse en junio pasado el pacto entre PSOE y Cs. Un acuerdo que PP y Vox trataron de dinamitar durante casi cuatro meses de parálisis municipal

El ‘caso Bormujos’: la luna de miel municipal de PSOE y Cs que el PP quiso convertir en divorcio
El ‘caso Bormujos’: la luna de miel municipal de PSOE y Cs que el PP quiso convertir en divorcio

El Boletín Oficial de la Provincia (BOP) de Sevilla publicaba este pasado lunes la aprobación definitiva del presupuesto de 2021 del Ayuntamiento de Bormujos, unas cuentas equilibradas cifradas en algo más de 15 millones de euros para un municipio con casi 22.000 habitantes.

El trámite no es cualquier cosa para esta localidad del Aljarafe sevillano, que entre otras cosas recupera la fluidez en la gestión y pondrá en marcha desde septiembre un plan de inversiones. Unas actuaciones entre las que se incluye la construcción de un centro de mayores (financiado por la Diputación de Sevilla), un centro de empresas y coworking para autónomos, cuatro nuevos parques públicos y un skate park y carril bici con cargo a la Edusi.

Además, el Ayuntamiento sacó una línea de ayudas en apoyo al comercio local y a empresarios de la localidad, pymes y autónomos, liberando una partida de 420.000 euros. E igualmente, ahora se ha liberado una partida para pagar los recibos de la luz de los comercios de la localidad durante los meses de julio, agosto y septiembre de este año, en los que España ha pagado el precio más alto por kilowatio hora de su historia.

Afrontar la segunda parte del mandato municipal con todos estos proyectos por delante y el paquete de medidas de apoyo social y económico no ha sido fácil. Hay que recordar que esta luna de miel municipal que vive desde finales de junio pasado el equipo de gobierno formado por PSOE y Cs trató de ser dinamitada por el PP (con la complicidad de Vox) para convertirla en divorcio. En marzo pasado, cuando Murcia vivía un conato de moción de censura que acercaba a socialistas y naranjas, y cuando Granada se preparaba para una operación similar, las presiones del centro derecha andaluz y su interés por absorber al partido que en Andalucía lidera Juan Marín puso contra las cuerdas, con inestimable apoyo mediático, al actual ejecutivo bormujero.

“Fue una estrategia de desestabilización por parte de la oposición para hacer caer a dicho gobierno de coalición, un intento clarísimo de acoso y derribo”, asegura a lavozdelsur.es el teniente de alcalde y portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de este municipio sevillano, Manuel Romero. En las pasadas municipales de 2019, el PSOE fue la lista más votada en Bormujos, obtenido siete concejales. Cs y PP se repartieron otros cinco ediles cada uno, mientras que Vox y Adelante obtuvieron otros dos miembros en la corporación local.

El alcalde delegará temporalmente la Alcaldía en Margarita Beltrán

Hasta marzo pasado, el Ayuntamiento había funcionado con un gobierno bipartito entre PSOE, con el alcalde Francisco Molina a la cabeza, y Cs. No obstante, las presiones y las estrategias orquestales en la oscuridad del PP vienen de lejos, pues ya en septiembre del año pasado, a través de un burofax al que ha accedido lavozdelsur.es, los populares ofrecieron registrar una moción de censura e incluso cedían la Alcaldía a Cs a cambio de su apoyo para derrocar a Molina. Aquello no fraguó y el pacto vigente en el Consistorio seguía en marcha. Sin embargo, el día 8 de marzo Cs dio por "finalizado" su acuerdo de gobierno con el PSOE, esgrimiendo la negativa del alcalde a dimitir por el juicio que afrontará en octubre por un presunto delito de prevaricación en relación con una obra, algo que él achaca a un “error administrativo”.

PP y Vox acordaron una moción de censura invitando a Cs —cada vez más debilitado en toda España y en sus expectativas electorales— a sumarse, sin que finalmente esta estrategia tampoco diese sus frutos. A finales de junio pasado, PSOE y Cs reanudaban su pacto para que la localidad recuperase la "estabilidad", reincorporándose los miembros de la formación naranja a la acción de gobierno y haciendo Molina "un paréntesis" hasta ver resuelta su situación judicial, cuya denuncia partió del propio PP. Así, los concejales de Cs han recuperado las delegaciones municipales y competencias a las que renunciaron en marzo al romper el pacto de gobierno, y Molina, una vez amarrados los presupuestos de este año, delegará la Alcaldía de manera "accidental" en la segunda teniente de alcalde, la socialista Margarita Beltrán Expósito.

“Ha vuelto la normalidad al Ayuntamiento de Bormujos. Una vez que ha fracasado la estrategia de acoso y derribo por parte de la oposición que tenemos, que quería hacer caer un gobierno que funciona, y una vez que el alcalde adquirió el compromiso de que una vez que se aprobaran los presupuestos iba a dar un paso al lado, podemos seguir avanzando y gestionando con normalidad el día a día de Bormujos, que es lo que necesitan de verdad nuestros ciudadanos, que avancemos y demos buenos servicios, y eso es lo que estamos haciendo”, ha insistido Romero.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído