El 'cabreo' de Casado con Aznar: la dirección del PP lanza ya dardos contra el ex presidente por la corrupción

Miembros del partido señalan que "solo resta", y abren sospechas sobre su red cercana cuando estaba en Castilla y León, desde finales de 80

José María Aznar, en su entrevista en 'La Sexta' con Jordi Évole.
José María Aznar, en su entrevista en 'La Sexta' con Jordi Évole.

Esta semana se cumplen 25 años de la victoria electoral de José María Aznar, que tras 15 años de socialismo lograba romper la hegemonía de Felipe González en el Gobierno desde los 80. Por eso, el expresidente ha concedido varias entrevistas, entre ellas a Jordi Évole en LaSexta, y ha levantado ampollas en la dirección actual del PP. Pablo Casado fue asesor del gabinete del que gozaba Aznar en calidad de expresidente, e impulsó la carrera del actual dirigente. 

Sin embargo, varios detalles de esa entrevistas han sentado muy mal. Así, un periódico con el que la dirección popular se siente cómodo, La Razón, indica este martes que varios dirigentes cercanos a Casado lanzan ya dardos contra Aznar. Primero, porque dijo que sólo ponía la mano en el fuego sobre sí mismo, generando una polvareda que volvía a implicar a todo el PP, actual y anterior, respecto a la Gürtel y otros casos de corrupción cercanos que implicaron sobresueldos.

"Vive en una realidad paralela porque no ha asumido que ya no suma, sino que sólo resta", señalan desde fuentes cercanas a Casado. Y son esas mismas fuentes las que indican a La Razón que Aznar no debe olvidar sus años previos a saltar a la política nacional, cuando fue presidente de Castilla y León, en un periodo de dos años, entre 1987 y 1989, y sus relaciones con empresarios y fundaciones salpicadas por la Gürtel, o las relaciones de su yerno, Alejandro Agag, con los líderes de la trama de Francisco Correa. Además de todos ellos, Álvaro Lapuerta, ex tesorero del PP y también manchado de sospechas, anterior al condenado Luis Bárcenas.

Además, en el PP han sentado mal declaraciones de Aznar en las que se reafirmaba en que el 11-M no fue un atentado islamista al completo, sino que aún tira de teorías conspirativas que apuntan hacia el interior, en concreto con relaciones con ETA que nunca se han demostrado. Teorías que el PP y varios medios afines alentaron en la primera legislatura de Zapatero, y que Rajoy nunca capitalizó, pues cuando llegó al poder, en 2011, lo hizo con un discurso más moderado.

Por lo pronto, Aznar irá como testigo al juicio sobre la caja B del PP, toda vez que fue bajo su mandato cuando se habría producido su existencia, si bien Bárcenas nunca ha llegado a apuntar directamente hacia el ex presidente del Gobierno. Una situación que también incomoda a la actual dirección popular en el fondo, porque el asunto sigue sin cerrarse.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído