Moreno y Puig ponen la primera piedra para cambiar el modelo de financiación autonómica

El presidente de la Junta se muestra dispuesto a poner “un ángulo distinto a los problemas de España” y consigue en San Telmo una potente foto con el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig (PSOE), para solucionar la infrafinanciación de ambas comunidades

Moreno y Puig, este martes en el Palacio de San Telmo, en el encuentro entre ambos presidentes autonómicos.
Moreno y Puig, este martes en el Palacio de San Telmo, en el encuentro entre ambos presidentes autonómicos.

La complejidad de la estructura territorial de España vuelve a entrar en escena. Tras dos décadas donde los partidos nacionalistas e independentistas de País Vasco y Cataluña han monopolizado la agenda política y mediática, otras ‘Españas’ se están abriendo paso más allá de Madrid. Si en las últimas elecciones generales emergieron las reivindicaciones de la ‘España vaciada’, ahora son Andalucía y Comunidad Valenciana las que levantan la voz, de forma conjunta y oficial, para solicitar más recursos al Estado.

Con la expectación de una cumbre internacional, Juan Manuel Moreno, presidente de Andalucía, y Ximo Puig, presidente de la Comunidad Valenciana, han presentado en la Sala de los Espejos del Palacio de San Telmo un frente común para cambiar el modelo de financiación autonómica. Ambos han insistido en que prefiere el término ‘alianza’ porque “esto no va contra nadie, sino a favor de la cohesión”.

Aunque se trataba de una reunión para debatir sobre la financiación económica, durante muchos momentos de la comparecencia ha parecido una llamada al diálogo y a la convergencia entre los diferentes partidos políticos y las distintas administraciones. El propio presidente de la Junta manifestaba su deseo de que “dejen de ser noticia estas reuniones”.

Desde la complicidad casi plena con Puig, Moreno Bonilla ha mantenido su perfil andalucista y ha señalado, en una frase casi plurinacional, la importancia de que las Comunidades Autónomas tengan “un peso cada vez más relevante” en la idea de España. Más allá de la anécdota, el diálogo y la cohesión han sido los protagonistas de una comparecencia donde los presidentes han coincidido en la necesidad de avanzar en el desarrollo del Estado de las Autonomías. “Debemos tener instrumentos que acompañen a la federación del país”, ha sentenciado Puig.

Moreno y Puig ponen la primera piedra para cambiar el modelo de financiación autonómica
Moreno y Puig ponen la primera piedra para cambiar el modelo de financiación autonómica

En general, mismos diagnósticos y mismas soluciones, aunque con definiciones diferentes para no ahuyentar al electorado más ahuyentable. Con discursos medidos y palabras bien elegidas, cada uno a su manera ha solicitado un Estado menos centralizado donde haya menos dependencia del Gobierno central. Con otras palabras, más recursos para desarrollar las competencias asignadas. “Tenemos que decidir qué estado del bienestar queremos”, espetaba el presidente de la Generalitat. “Tres de las cuatro patas del estado del bienestar, educación, sanidad y servicios sociales, las gestionamos las comunidades autónomas”, completaba el de la Junta tras sacar las pensiones de la ecuación.

La situación podría catalogarse como excepcional por el tono, la forma, el tema, el mensaje e, incluso, los protagonistas ya que cada uno pertenece a una formación distinta. Sin embargo, no será la última. En las próximas semanas habrá reuniones con Fernando López Miras, presidente de otra de las comunidades infra financiadas, la Región de Murcia. Desde San Telmo, tanto Moreno como Puig abogaban por hacer ordinario lo extraordinario e invitaban al resto de actores políticos a fomentar más los encuentros de este tipo, empezando por las dos grandes formaciones a las que ellos pertenecen. "Hay cuestiones que necesitan pactos de estado", ha pregonado Puig. En el aire quedaba sostenida la reforma del CGPJ y el bloqueo actual por la falta de acuerdo.

1.700 millones anuales para Andalucía para compensar

De momento, Andalucía y la Comunidad Valenciana continuarán fortaleciendo sus relaciones en el futuro. El presidente Moreno abrió la comparecencia anunciando que será “el primero de muchos en los próximos meses y años”. Acto seguido, Puig recogía el guante de la hospitalidad y recordaba la dependencia comercial mutua que hay entre ambas comunidades y anunciaba “un puente permanente de diálogo”.

La intención no es otra que “poner un ángulo distinto a los problemas de España”, ha dicho Moreno Bonilla que poco después concretaba haciendo referencia a “una visión periférica”. Andalucía y la Comunidad Valenciana suman casi un tercio de la población del país. “Si un tercio del país tiene problemas de financiación, España tiene un problema”, apostillaba el presidente de la Junta en su versión más reivindicativa y mostrándose “seguro” de que esta unión “va a precipitar una reacción para atender los problemas”.

Entre las peticiones, ambos presidentes se suman a la creación de un fondo transitorio “que equipare a las comunidades infrafinanciadas con la media nacional” hasta que se apruebe una nueva ley “para taponar la hemorragia”. Una hemorragia que para Andalucía supone la pérdida de cuatro millones cada día. Según los cálculos de la Junta, serían necesarios 1.700 millones anuales para Andalucía para su compensación. Puig, por su parte, señalaba que los fondos covid han sido buen ejemplo de cómo “redistribuir más adecuada”.

Era prácticamente una obsesión del presidente de la Junta introducir este debate en la agenda política. Él mismo lo ha manifestado en diferentes ocasiones durante el día de hoy. El objetivo es “desatascar el ascensor territorial”, expresaba Puig. En forma de disculpa preventiva los dos presidentes repetían que “esto no va en contra de nadie” para continuar afirmando que “va en favor de la cohesión” y en busca de adaptar los recursos a la realidad actual postcovid y las nuevas necesidades sociales. Pese a ello, el presidente de la Generalitat se atrevió a ser más tajante que Moreno Bonilla mientras coincidían en la importancia de la equidad entre territorios “no debe permanecer el statu quo actual si genera injusticia”, dijo Puig sin concretar, pero sabiendo que era una referencia dirigida hacia la Comunidad de Madrid.

Aun así, ambos han hecho hincapié en que no se trata de un problema que afecte únicamente a las comunidades infrafinanciadas – Andalucía, Comunidad Valenciana, Castilla La Mancha y Murcia – sino una insuficiencia para el conjunto de las CCAA de régimen común, es decir, sin contar a País Vasco y Navarra, que ambas administraciones calculan en 16.400 millones de euros anuales.

Sobre el autor:

Emilio Cabrera

Periodista.

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído